Hacia un mayor uso de la biomasa en Europa

Se trata del uso del «Miscanthus» para la producción de biocarburantes / GRACE

Una iniciativa de la Unión Europea ha evaluado satisfactoriamente el uso del «Miscanthus» para la producción de biocarburantes. La tecnología utilizada podría ayudar a aprovechar todo el potencial de este prometedor cultivo energético.

 

Cordis / Aumentar la producción y la movilización de la biomasa es fundamental para combatir el cambio climático, garantizar la seguridad alimentaria, crear materias primas sostenibles y diversificar los recursos energéticos. En concreto, se espera que el desarrollo de cultivos industriales capaces de crecer en terrenos marginales o no utilizados tenga un papel importante en la transición de la economía basada en los combustibles fósiles a la basada en la biomasa.

Los socios del proyecto GRACE, financiado con fondos europeos, han probado una tecnología que convierte la biomasa de «Miscanthus» en azúcares lignocelulósicos y etanol

Para abordar esta cuestión, los socios del proyecto GRACE, financiado con fondos europeos, han probado una tecnología que convierte la biomasa de «Miscanthus» en azúcares lignocelulósicos y etanol. Según una nota de prensa del socio del proyecto INA-Industrija nafte, d.d. (INA), se cosecharon «Miscanthus» en una instalación de demostración en Croacia a principios de 2019. Entonces, se enviaron a Alemania, a la planta precomercial de la empresa de compuestos químicos especializados Clariant, donde se procesaron unas treinta toneladas de biomasa de las plantas.

«Gracias a una tecnología puntera, fue posible producir bioetanol avanzado, que se mezcla con combustibles fósiles», comenta Stjepan Nikolić, director de operaciones de refinería y comercialización de INA, a lo que añade: «Este es solo uno de los muchos pasos que deben considerarse para cumplir con los requisitos previos necesarios para el desarrollo de la biorrefinería en Sisak».

 

Potencial de ampliación

El «Miscanthus», una hierba perenne originaria del sudeste asiático, ha estado llamando mucho la atención, ya que su biomasa podría utilizarse para varios procesos como la combustión, la transformación en bioetanol y la producción de materiales de construcción y productos químicos básicos.

El «Miscanthus» y el cáñamo se cultivan en zonas que están abandonadas o que son menos favorables para la producción de alimentos debido a su bajo rendimiento o a la contaminación por metales pesados, por lo que no compiten con el cultivo de alimentos y piensos.

GRACE se centra en la ampliación de la producción de «Miscanthus» y cáñamo en terrenos con baja productividad, abandonados o contaminados

GRACE se centra en la ampliación de la producción de «Miscanthus» y cáñamo en terrenos con baja productividad, abandonados o contaminados. Según se señala en el sitio web del proyecto: «En el proyecto, se usan diez casos de demostración diferentes para mostrar cómo el cultivo de biomasa puede vincularse a la producción de diversos productos a una escala cercana a la industrial».

El proyecto en curso GRACE (GRowing Advanced industrial Crops on marginal lands for biorEfineries) se basa en los conocimientos adquiridos gracias a los proyectos OPTIMISC y MULTIHEMP, financiados con fondos europeos, que finalizaron respectivamente en 2016 y 2017. Estos proyectos también estudiaron la producción sostenible del «Miscanthus» y el cáñamo para usarlos de diversas formas.

En la ficha informativa del proyecto en CORDIS se afirma lo siguiente: «Sin embargo, ambos proyectos trabajaron con parcelas pequeñas y solo identificaron opciones de uso en laboratorio. Las variedades de “Miscanthus” y cáñamo que son adecuadas específicamente para terrenos marginales todavía no están disponibles.

La falta de información sobre el rendimiento a gran escala de tales variedades supone un gran escollo para su desarrollo. Por ello, el siguiente paso para desarrollar estos cultivos de biomasa para la creciente bioeconomía es demostrar que es viable aumentar su producción». El consorcio que participa en GRACE incluye a socios de universidades, del sector agrario y de la industria.

Dejar comentario

Deja tu comentario
Pon tu nombre aquí