Hitler y Franco se reunían en Hendaya

Hitler y Eberhard von Stohrer saludaron a Franco en Hendaya, segundos después de que descendiera de su tren alrededor de las 15:15. / Wikimedia- Heinrich Hoffmann

Tal día como hoy… 23 de octubre de 1940 se reunían en Hendaya Adolf Hitler y Francisco Franco

 

El 23 de octubre de 1940 se reunían en Hendaya, en la frontera hispano-francesa, los dictadores Adolf Hitler y Francisco Franco. El tema de la reunión: La entrada de España en la II Guerra Mundial al lado del Eje.

 

CV / Hitler estaba en su máximo momento. Acababa de derrotar fulminantemente a Francia y controlaba la práctica totalidad del continente europeo. Como había sentenciado el premier británico Winston Churchill: “La situación en el continente está muy clara: está todo ocupado por el ejército alemán, excepto España, que lo está por su propio ejército”.

Franco acababa de ganar una sangrienta guerra civil que había dejado al país exhausto, y había implantado una dictadura militar a medio camino entre el fascismo y el clericalismo más recalcitrante. Una guerra que había conseguido ganar gracias al apoyo material y humano aportado por Alemania e Italia. Todo hacía suponer que la guerra iba a ser corta. Pero entonces, con la guerra ganada ¿Para qué quería Hitler el concurso de una España empobrecida y hambrienta?

Los dos dictadores acudieron en tren hasta Hendaya y se entrevistaron en el vagón de Hitler. Sobre lo que se habló allí, se ha especulado mucho

Los dos dictadores acudieron en tren hasta Hendaya y se entrevistaron en el vagón de Hitler. Sobre lo que se habló allí, se ha especulado mucho. Hitler quería despachar rápidamente la guerra con Gran Bretaña, acaso con la idea de pactar con ella, para atacar luego a la URSS.

Contra lo que se ha dicho frecuentemente, Inglaterra no se había quedado sola. Disponía de las colonias de su inmenso imperio para obtener suministros, y del dominio del mar para garantizarlos. Su poderosa armada dominaba el Mediterráneo y controlaba sus dos puntos de acceso: Gibraltar y el canal de Suez. Si Hitler conseguía tomar Gibraltar, sería un serio contratiempo para Gran Bretaña y acaso la forzaría a un acuerdo de paz. Y  para tomar Gibraltar precisaba del concurso de aquel dictador con delirios de grandeza al que despreciaba por tonto: Franco.

Foto original del encuentro entre Franco y Hitler en Hendaya / Wikimedia

Al parecer, Franco le planteó a Hitler su disposición a entrar en guerra a cambio de ciertas compensaciones, tanto territoriales como materiales. Por un lado, le solicitó material militar que repusiera el de su herrumbroso ejército, así como la condición de que el ataque a Gibraltar fuera realizado por tropas exclusivamente españolas. También le reclamó a Hitler Marruecos y el Oranesado –parte occidental de Argelia-, que estaban bajo la administración de la Francia de Pétain.

Al parecer, Franco le planteó a Hitler su disposición a entrar en guerra a cambio de ciertas compensaciones, tanto territoriales como materiales

No parece a Hitler le preocupara demasiado molestar a los franceses colaboracionistas si accedía a las pretensiones de Franco, sino más bien que le parecieron delirantes. Por otro lado, tampoco se fiaba de la capacidad del ejército franquista para tomar Gibraltar con sus propios  medios; al menos sin cobertura alemana. Porque además, aun suponiendo que los españoles consiguieran tomar Gibraltar, la reacción inglesa no se iba a hacer esperar. Y ni el ejército, ni la marina, ni la aviación franquistas eran rivales para Gran Bretaña, por más ocupada que estuviera con Alemania.

De modo que se le iba a abrir un nuevo frente que para los ingleses iba a ser un paseo militar. Y esto le iba a suponer distraer tropas de sus proyectos de invasión de Inglaterra –que no estaban nada claros- y de la URSS. Estaba además Portugal, con una dictadura de corte fascistoide, pero tradicional aliada incondicional de Inglaterra.

En definitiva, Hitler, con buen criterio en este caso, no se fiaba un pelo de la capacidad militar española, de la cual además tenía referencias muy desfavorables por los informes de los oficiales de la Legión Cóndor.

Según algunas versiones, Franco se comprometió a entrar en la guerra, pero posponiendo los detalles para una ulterior reunión que Hitler no estaba dispuesto a aguantar

Según algunas versiones, Franco se comprometió a entrar en la guerra, pero posponiendo los detalles para una ulterior reunión que Hitler no estaba dispuesto a aguantar, y que nunca se produjo.  De acuerdo con otras versiones, Franco nunca tuvo intención de inmiscuirse en el conflicto. Sabía que su única posibilidad era que Alemania interviniera directamente en territorio español, y no estaba dispuesto a eso. Además, los nazis no podían garantizar territorios que Franco tenía un miedo cerval a perder, como las Canarias. Y él tampoco podría defenderlos. Una cosa era luchar contra milicianos inexpertos y sin equipo, y otra muy distinta contra el ejército y la armada británicos.

En otro orden de cosas, en el conglomerado de las «familias» del franquismo, había también monárquicos que no soportaban a los falangistas. Y la diplomacia y el espionaje británico movieron sus piezas a través de estos sectores. Parece también que Churchill le prometió a Franco la devolución de Gibraltar después de la guerra si no entraba en ella. Y hasta puede que se lo creyera. Luego, claro, «donde dije digo, digo Diego».

Dejar comentario

Deja tu comentario
Pon tu nombre aquí