‘Homage to Catalonia’

Sucesos de Mayo de 1937 / Foto: Anticapitalistas

Tal día como hoy… 25 de abril de 1938 George Orwell publicaba  ‘Homage to Catalonia’

 

El 25 de abril de 1938 se publicaba en Inglaterra ‘Homage to Catalonia –Homenaje a Cataluña-, obra escrita por George Orwell en la que narra sus propias experiencias en la Guerra Civil Española como miliciano del POUM, en el frente de Aragón y en los hechos de mayo del 37 en Barcelona.

 

CV / Eric Arthur Blair (1903-1950) –nombre real de George Orwell- llegó a Barcelona a finales de 1936 dispuesto a involucrarse como combatiente. Su amigo, el también escritor Henry Miller, le había dicho que era una idiotez, pero no consiguió disuadirle. El estallido de la guerra civil en España no se había visto desde muchos sectores izquierdistas europeos residuales como un golpe de estado contra una democracia, sino como una revolución social inédita hasta entonces, cuyos antecedentes se remontarían a la Comuna de París o a determinados episodios de la revolución de 1848. Corrió la leyenda romántica de que en Barcelona se había implantado la sociedad anarquista y la sociedad sin clases…

Corrió la leyenda romántica de que en Barcelona se había implantado la sociedad anarquista y la sociedad sin clases…

Se ha dicho muchas veces que la disputa entre los distintos partidarios del bando republicano fue si era una guerra entre la democracia y el fascismo o una revolución social, cuando en realidad era un golpe de estado que había derivado en guerra civil al fracasar. Los anarquistas y los paratroskistas del POUM eran partidarios de hacer la revolución; los republicanos, socialistas y comunistas, de ganar la guerra. La hegemonía de los anarquistas de la CNT-FAI en Cataluña era en aquellos momentos prácticamente absoluta tras el colapso del estado republicano con el golpe militar, y se convirtieron en los auténticos dueños de la situación. Si se hacía la revolución, pensaban, el fascismo caería por su propio peso. Craso error.

George Orwell / Wikimedia

Orwell era un izquierdista romántico. Se consideraba socialista y revolucionario, pero sentía una profunda aversión por el modelo estalinista que se había implantado en la URSS y que era hegemónico en aquellos tiempos entre los partidos comunistas europeos. Por esto no se alistó en las Brigadas Internacionales, controladas por los comunistas, sino en el POUM, un pequeño partido marxista revolucionario de inspiración vagamente trotskista que cayó en la órbita de la CNT-FAI. En Barcelona vio lo que había decidido venir a ver: la realización de la utopía autogestionaria, el paraíso anarquista. Pero sus raíces marxistas también le daban a entender que había una guerra por ganar. Como miliciano del POUM combatió en el frente de Aragón y vio de primera mano las colectivizaciones que los anarquistas habían llevado a cabo en las poblaciones ocupadas: abolición del dinero, colectivización de la tierra, autogestión… Años después afirmó que, de haberlo sabido, se hubiera alistado en las milicias de la CNT.

Como miliciano del POUM Orwell combatió en el frente de Aragón y vio de primera mano las colectivizaciones que los anarquistas habían llevado a cabo en las poblaciones ocupadas

Tras ser herido en el frente, regresó a Barcelona para recuperarse, y fue durante este periodo que asistió a los hechos de mayo del 37 en Barcelona, una guerra civil dentro de la guerra civil. En este caso, entre el gobierno de la República, la Generalitat de Cataluña y los republicanos, socialistas y comunistas, por un lado, y los anarquistas de la CNT-FAI y el POUM, por el otro. Desde el 19 de julio de 1936, los anarquistas controlaban Cataluña, siendo el gobierno de la República y el de la Generalitat meras comparsas testimoniales. Y uno de los sectores que controlaban a su antojo era muy delicado, especialmente en tiempos de guerra: las comunicaciones. Desde el edificio de Telefónica en la Plaza Cataluña, la CNT controlaba las comunicaciones, lo que significa controlarlo todo.

En mayo de 1937 el gobierno de la República decidió pasar a la acción y se propuso tomar por la fuerza el edificio de Telefónica. Contaba para ello con las fuerzas comunistas y tropas de élite republicanas que trajo a Barcelona de otros lugares de España. Hubo tiroteos, paseos, detenciones y batallas campales en plena calle. Al final, la Telefónica fue tomada y la CNT se resignó a perder influencia y poder. La República retomó el control, siendo los comunistas del PSUC los nuevos árbitros de la situación. Y empezó la represión interna, muy especialmente contra el POUM, que fue declarado ilegal y muchos de sus dirigentes perseguidos y asesinados, acusados de trotskistas y de complicidad con el fascismo.

Su propia situación en Barcelona se tornó insegura, y optó por regresar a Inglaterra en junio de 1937

Orwell vio estos hechos como una traición, afirmando que la República le temía más a la revolución que al fascismo. Su propia situación en Barcelona se tornó insegura, y optó por regresar a Inglaterra en junio de 1937. Un año después, publicaba ‘Homage to Catalonia’.

Siguió escribiendo y alcanzó la fama con obras maestras como ‘Animal Farm’ (1945) –Rebelión en la granja- y ‘Nineteen eighty-four’ (1949) -1984-, su novela más célebre. Aquejado de tuberculosis, que arrastraba desde sus días en París, murió el 21 de enero de 1950 en Londres.

Dejar comentario

Deja tu comentario
Pon tu nombre aquí