Horario escolar en peligro

Si ahora volvemos a un horario por la mañana y tarde, sería como un paso atrás en las mejoras de enseñanza / Pixabay

La Fundación Bofill ha propuesto un horario partido en los centros de enseñanza catalanes. Es decir, si ahora se hacía solo horario por la mañana se pasará en clases por la mañana y tarde. Esta idea no tiene en cuenta los informes donde se manifiesta que los conflictos en las aulas de Secundaria se daban fundamentalmente por las tardes.

 

David Rabadà | Catalunya Vanguardista  @DAVIDRABADA

Se sabe, y está en muchos estudios, que las trifulcas en clase acontecen cuando después de comer los adolescentes se sienten muy violentos al hacer sesiones por las tardes. Hay que añadir que la Fundación Jaume Bofill, defensora de la autonomía de centros, ahora quiera imponer un horario partido a todos los centros catalanes.

Todos ellos, y bajo la votada autonomía de centros, han podido escoger qué horario les convenía más. Si ahora volvemos a un horario por la mañana y tarde, sería como un paso atrás en las mejoras de enseñanza. Además, no se piensa en los meses infernales de mayo y junio que a menudo ostentan nuestra climatología. Durante los mismos se superan las temperaturas que la ley laboral prohíbe para trabajar. Hay que ver qué dice el Departamento de Educación, sabiendo que según el mismo se ha reducido el fracaso escolar desde la aplicación del horario intensivo por la mañana. Aun así la Fundación Jaume Bofill propone que se hagan por las tardes actividades extraescolares.

Los cambios bajo la política de innovaciones parecen más una alteración del sistema educativo que no una mejora real en enseñanza

La pregunta obvia es quién pagará todas estas sesiones. Por lo tanto es de suma preocupación que el antiguo horario partido, que antes se aplicaba a Secundaria, ahora se quiera aplicar de nuevo durante el próximo curso. No parece que esta medida acontezca demasiado innovadora, con el añadido que la Fundación Jaume Bofill siempre ha apostado por la innovación educativa.

Podríamos decir que la Bofill, y su afín, el Departamento de Educación, tiene prisa en hacer reformas a corto plazo y la educación no se puede mejorar con medidas inmediatas. De hecho este viejo horario partido no está siendo acordado ni publicado con tiempo suficiente. Los cambios bajo la política de innovaciones parecen más una alteración del sistema educativo que no una mejora real en enseñanza. Avanzar hacia el futuro no quiere decir repetir los errores pasados.

Dejar comentario

Deja tu comentario
Pon tu nombre aquí