La identificación de un nuevo gen no solo es importante para el diagnóstico; sino que también tiene gran trascendencia en el conocimiento molecular de la enfermedad y en el diseño de terapias eficaces

La UB y la ONCE impulsan la investigación sobre las distrofias degenerativas de la retina

.

UB / Identificar nuevos genes que causan distrofias hereditarias de la retina (DR) y mejorar el diagnóstico genético y las estrategias terapéuticas son los objetivos de un nuevo proyecto que ha recibido financiación de la UB y la ONCE y está liderado por la catedrática Roser González, del Departamento de Genética y del Instituto de Biomedicina de la UB (IBUB).

La catedrática Roser González, del Departamento de Genética y del Instituto de Biomedicina de la UB (IBUB)

La catedrática Roser González, del Departamento de Genética y del Instituto de Biomedicina de la UB (IBUB)

El proyecto, que lleva por título Aplicación de metodologías genómicas de última generación para la identificación de genes que causan distrofias de retina. Construcción y estudio de un modelo de ratón doble transgénico de retinosis pigmentaria, utilizará metodologías modernas de secuenciación masiva que permiten analizar en detalle grandes regiones del genoma —las regiones codificantes— y, mediante herramientas bioinformáticas y experimentales, establecer comparaciones con las regiones equivalentes de individuos sanos para identificar nuevos genes responsables.

Actualmente se conocen alrededor de doscientos genes que causan DR; pero se estima que todavía queda un número importante por caracterizar. Es evidente que este hecho limita el diagnóstico genético y afecta a un número considerable de pacientes (hasta al 30 o 40%, dependiendo de la enfermedad). Por esta razón, uno de los objetivos principales del proyecto es identificar nuevos genes DR, contribuir a ampliar el listado de candidatos para el diagnóstico genético y reducir el número de pacientes que todavía hoy no se pueden diagnosticar.

La identificación de un nuevo gen no solo es importante para el diagnóstico; sino que también tiene gran trascendencia en el conocimiento molecular de la enfermedad y en el diseño de terapias eficaces. Si consideramos el ojo como una maquinaria compleja, cada gen que interviene en el proceso de la visión es una de las piezas necesarias para que esta máquina de precisión funcione correctamente.

Los nuevos genes señalan moléculas e interacciones clave, difíciles de predecir, y por lo tanto a menudo inesperadas, que abren nuevos escenarios de estudio y facilitan el diseño de terapias. Los modelos animales, que se enmarcan en el segundo objetivo del proyecto, son una herramienta indispensable para estudiar in vivo los efectos de los genes que causan las patologías de la retina. Entender las causas y la evolución del estado patológico en un organismo vivo es un paso muy importante, a menudo indispensable, para identificar las dianas moleculares óptimas para la terapia.

 

El Grupo de Investigación Consolidado de Genómica Funcional de la UB

La Dra. Roser González dirige el Grupo de Investigación Consolidado de Genómica Funcional, especializado en el estudio de las bases genéticas y moleculares de patologías de la visión, en especial de las distrofias degenerativas de la retina. Una de las líneas de investigación del equipo es el diseño y construcción de chips de diagnóstico y la identificación de nuevos genes responsables de estas patologías.

El equipo investigador integrado por Rosa Andrés, Daniel Boloc, Marta de Castro, Roser Gonzàlez y Florentina Sava en la Facultad de Biología de la UB.

El equipo investigador integrado por Rosa Andrés, Daniel Boloc, Marta de Castro, Roser Gonzàlez y Florentina Sava en la Facultad de Biología de la UB.

El segundo gran ámbito de investigación del grupo es el estudio funcional de los genes responsables de las distrofias de retina más frecuentes. Últimamente, el esfuerzo investigador se ha centrado en el gen CERKL (ceramide kinase-like), que causa retinosis pigmentaria (RP) y distrofia de conos y bastones y que, tal como ha demostrado el equipo de la UB, tiene un papel importante en la protección de las células de la retina ante el estrés ambiental.

El equipo se ha especializado en la construcción de modelos celulares y animales para estudiar los efectos in vivo e in vitro de los genes mutantes. Los últimos estudios en modelos celulares, realizados en colaboración con Erwin Knecht y su equipo del Centro de Investigación Príncipe Felipe (CIPF) de Valencia, han reforzado la hipótesis de que el gen CERKL desempeña una función «protectora» de la retina en situaciones de estrés ambiental, formando unos complejos intracelulares diseñados para proteger o transportar ARN mensajero. Esta función, descrita por primera vez en un gen de RP, abre nuevos campos de estudio para conocer la enfermedad y diseñar nuevas terapias.

Estas líneas de investigación confirman la continuidad de las investigaciones iniciadas por el equipo de la UB hace más de veinte años en el estudio de las bases genéticas y moleculares de las distrofias de retina. Esta actividad investigadora ha generado más de un centenar de artículos científicos publicados en revistas de proyección internacional y cerca de una veintena de tesis doctorales.

 .