Identifican el riesgo de convulsiones tras un ictus

TAC que muestra un caso de accidente cerebrovascular hemorrágico. / DICYT

El desarrollo de convulsiones después del accidente cerebrovascular puede aumentar el riesgo de muerte

 

Las convulsiones pueden estar relacionadas con un mayor riesgo de muerte o discapacidad en adultos que han tenido un accidente cerebrovascular isquémico grave, según una investigación preliminar que ya se ha dado a conocer pero que se presentará en la Conferencia Internacional de Accidentes Cerebrovasculares 2020 de la American Stroke Association, del 19 al 21 de febrero en Los Ángeles, una importante reunión para investigadores y clínicos dedicados a la apoplejía y la salud del cerebro.

 

DICYT / El accidente cerebrovascular isquémico ocurre cuando los vasos sanguíneos que conducen al cerebro están bloqueados. Las convulsiones son actividades cerebrales anormales que pueden causar movimientos temblorosos incontrolables, pérdida de conciencia y confusión. Los pacientes con accidente cerebrovascular isquémico que tuvieron convulsiones dentro de los siete días posteriores a su accidente cerebrovascular tuvieron un mayor riesgo de recurrencia de ataques y de ser diagnosticados con epilepsia.

Las convulsiones son actividades cerebrales anormales que pueden causar movimientos temblorosos incontrolables, pérdida de conciencia y confusión

“En los Estados Unidos, el accidente cerebrovascular es la causa más común de epilepsia en adultos. En México, también se ha convertido en la principal causa de epilepsia en población adulta”, afirmó Erwin Chiquete, autor principal del estudio y neurólogo e investigador del Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán en la Ciudad de México. “Sin embargo, sospechamos que los médicos aún no reconocen las convulsiones y la epilepsia en pacientes con accidente cerebrovascular”, añadió.

En este estudio, los investigadores identificaron factores de riesgo que predicen la posibilidad de desarrollar convulsiones o epilepsia (convulsiones recurrentes) después de un accidente cerebrovascular grave, y luego evaluaron el impacto de las convulsiones posteriores al accidente cerebrovascular en la muerte o discapacidad hasta un año después del accidente cerebrovascular.

Los investigadores analizaron datos de registros médicos electrónicos de 1.246 pacientes de hospital sin epilepsia al ingreso, de 18 a 94 años (85% sobre 40) y tratados por accidente cerebrovascular isquémico agudo en 59 centros ubicados en México. Después de seguir a los pacientes durante 12 meses, los investigadores encontraron estos datos destacados:

Identificaron factores de riesgo que predicen la posibilidad de desarrollar convulsiones o epilepsia (convulsiones recurrentes) después de un accidente cerebrovascular grave

-El 8% de los sobrevivientes de accidente cerebrovascular sufrieron convulsiones agudas dentro de una semana de su accidente cerebrovascular, y casi el 5% de estos pacientes tuvieron al menos una convulsión más durante el período de seguimiento de 12 meses.

-Los pacientes de 18 a 40 años fueron el grupo más vulnerable de sobrevivientes de accidente cerebrovascular. Más del 13% de estos pacientes desarrollaron convulsiones recurrentes y fueron diagnosticados con epilepsia.

-Los pacientes menores de 65 años tenían un 69% más de probabilidades de desarrollar convulsiones que los pacientes mayores.

-Cuanto mayor es la lesión cerebral por el derrame cerebral, mayor es la probabilidad de sufrir una convulsión. Las probabilidades de desarrollar convulsiones fueron más de dos veces mayores en personas con lesión cerebral severa por accidente cerebrovascular y en aquellos que tuvieron un segundo accidente cerebrovascular.

-Aquellos que desarrollaron ataques agudos tenían un 37% más de probabilidades de morir o desarrollar discapacidades físicas y / o mentales dentro del año posterior a su accidente cerebrovascular.

-Otros factores que aumentaron significativamente el riesgo de muerte o discapacidad incluyeron ser mayor de 65 años, gravedad del accidente cerebrovascular, insuficiencia cardíaca y fibrilación auricular.

“Creemos que la prevención secundaria del accidente cerebrovascular isquémico y el control de las convulsiones con medicamentos antiepilépticos durante los doce meses posteriores al accidente cerebrovascular son muy importantes para prevenir la muerte y disminuir la discapacidad”, aseguró Chiquete. “Nuestra investigación sugiere que el accidente cerebrovascular isquémico severo puede causar epilepsia en un porcentaje mayor de pacientes de lo que originalmente pensamos o se demostró en estudios anteriores”.

Dejar comentario

Deja tu comentario
Pon tu nombre aquí