Identifican un nuevo fármaco para tratar el Alzheimer

El tratamiento con STX64 reduce la acumulación de agregados proteicos en el cerebro (puntos oscuros apreciables en esta fotografía). En estas imágenes de cerebro de ratón se pueden apreciar ratones tratados con placebo y con STX64.

El estudio muestra cómo ciertas hormonas esteroideas modificadas con un grupo sulfato mejoran los síntomas de enfermedades neurodegenerativas. Los investigadores disponen de la patente sobre el compuesto STX64 y, a través de la spin off Olavide Neuron STX S.L., realizarán un ensayo clínico en enfermos de Alzheimer en un periodo de un año.

 

Fuente: Universidad Pablo de Olavide

Un grupo de investigación de la Universidad Pablo de Olavide ha identificado que las hormonas esteroideas, las mismas que regulan procesos como los cambios asociados a la pubertad, afectan al desarrollo del Alzheimer. Este hallazgo ha propiciado la identificación de un fármaco para tratar esta enfermedad neurodegenerativa del sistema nervioso central, el STX64.

El estudio, que acaba de ser publicado en la revista científica Nature Communications con el título ‘Steroid hormones sulfatase inactivation extends lifespan and ameliorates age-related diseases’, está dirigido por el investigador de la UPO el Dr. Manuel J. Muñoz (Dpto. de Biología Molecular e Ingeniería Bioquímica), que desarrolla su labor de investigación en el Centro Andaluz de Biología del Desarrollo (centro mixto del CSIC, UPO, Junta de Andalucía).

El grupo ha identificado que las hormonas esteroideas, las mismas que regulan procesos como los cambios asociados a la pubertad, afectan al desarrollo del Alzheimer

El trabajo de investigación comenzó estudiando pequeños gusanos milimétricos, el organismo modelo Caenorhabditis elegans, a los cuales se les indujo la enfermedad de Alzheimer. Durante el desarrollo de este estudio descubrieron que determinadas hormonas esteroideas modificadas, a las cuales se les añade un grupo sulfato, mejoraban los síntomas de esta enfermedad en este nematodo. Esta modificación en las hormonas esteroideas con el grupo sulfato ocurre de forma natural a través de la acción de dos tipos de proteínas que están presentes en todos los animales, las sulfotransferasas que les ponen el sulfato, y las sulfatasas de hormonas esteroideas que los quita.

“Cuando en los gusanos se elimina el gen de la sulfatasa, se pierde la capacidad de eliminar el sulfato de las hormonas y se produce un aumento de hormonas sulfatadas en el organismo. Esto genera unos efectos sorprendentes: los nematodos con Alzheimer reducen sus síntomas y los que no tienen Alzheimer son longevos” explica el investigador Manuel J. Muñoz.

Un aspecto destacable es la existencia de un fármaco de uso oral que inhibe la actividad de la sulfatasa, el STX64. Con este fármaco se puede eliminar la actividad de esta proteína sin necesidad de hacer una modificación genética, simplemente con la ingestión de este compuesto. Los resultados en los gusanos son exactamente los mismos, mejoran los síntomas del Alzheimer e incrementa la longevidad en los sanos. Este compuesto también ha sido probado en ratones a los que se les ha inducido esta enfermedad. Estos animales, que se caracterizan por perder capacidad cognitiva con la edad, al ser tratados con STX64 recuperan la memoria a los mismos niveles que los ratones que están sanos.

La empresa Olavide Neuron STX S.L. ha sido constituida por los investigadores de la UPO (de izquierda a derecha) la Dra. Mercedes M. Pérez Jiménez, primera autora del trabajo, el Dr. Manuel J. Muñoz y el Dr. Ángel M. Carrión, quien ha dirigido los trabajos en el modelo de ratón.

La empresa Olavide Neuron STX S.L. ha sido constituida por los investigadores de la UPO (de izquierda a derecha) la Dra. Mercedes M. Pérez Jiménez, primera autora del trabajo, el Dr. Manuel J. Muñoz y el Dr. Ángel M. Carrión, quien ha dirigido los trabajos en el modelo de ratón.

Además, otra característica de esta enfermedad neurodegenerativa es la formación de placas de agregados proteicos en el cerebro, las cuales también se reducen después del tratamiento con este compuesto, por lo que, como indica Manuel J. Muñoz “estamos no sólo frente a un descubrimiento de un nuevo mecanismo que podría participar en la regulación de la aparición del Alzheimer, sino también frente a un posible tratamiento que podría ser usado en humanos”.

Se da la circunstancia de que el fármaco fue ensayado para tratar cáncer por una empresa multinacional, habiendo superado todas las fases de toxicidad, aunque se abandonó su uso

Con la intención de que estos resultados no se queden sólo en una publicación científica, los investigadores de la UPO, junto con personal experto en dirección de empresas biotecnológicas, han constituido recientemente una empresa con participación de esta universidad denominada Olavide Neuron STX S.L (ONSTX). El grupo de investigación ha obtenido una patente europea sobre el compuesto STX64, de la que es titular la Universidad Pablo de Olavide, y que se ha licenciado a su vez a esta empresa de base tecnológica.

Se da la circunstancia de que el fármaco fue ensayado para tratar cáncer por una empresa multinacional, habiendo superado todas las fases de toxicidad, aunque se abandonó su uso porque no mejoró el pronóstico de otros fármacos ya comercializados. Ahora el fármaco tiene una segunda oportunidad, pero esta vez para tratar Alzheimer. “Aprovechando que ya sabemos que no es tóxico en humanos, el objetivo de la spin off Olavide Neuron STX S.L. es realizar un ensayo clínico en enfermos de Alzheimer en un periodo de un año y, si todo va bien, poder ayudar a paliar el sufrimiento de millones de familias”, declara Manuel J. Muñoz.

Referencia bibliográfica:
Mercedes M. Pérez-Jiménez, José M. Monje-Moreno, Ana María Brokate-Llanos, Mónica Venegas-Calerón, Alicia Sánchez-García, Paula Sansigre, Amador Valladares, Sara Esteban-García, Irene Suárez-Pereira, Javier Vitorica, José Julián Ríos, Marta Artal-Sanz, Ángel M. Carrión & Manuel J. Muñoz. Steroid hormones sulfatase inactivation extends lifespan and ameliorates age-related diseasesNature Communications 12, 49 (2021).

Dejar comentario

Deja tu comentario
Pon tu nombre aquí