Imprimir una casa en 3D

BigDelta / WASP

WASP ha creado la impresora para que emplee materiales locales como tierra o arcilla y no consuma más de cien vatios

Un equipo italiano se propone imprimir una casa en 3D

.

El equipo italiano de la iniciativa WASP presentó el fin de semana pasado la impresora 3D más grande del mundo, capaz de imprimir una vivienda sencilla.

.

Cordis / Cada cierto tiempo surgen noticias sobre ropa, alimentos, modelos médicos e incluso armas imprimidas en tres dimensiones, pero hasta ahora pocos se habían propuesto imprimir una casa en 3D. El grupo World’s Advanced Saving Project (WASP, Italia) ha tenido esta idea y confían en ponerla en práctica.

Con unos sorprendentes doce metros de altura, la impresora ya está lista para generar la primera impresión en 3D de una casa sencilla

El fin de semana pasado, en un evento dedicado a este tema celebrado en Massa (Lombardía), WASP presentó BigDelta, la impresora 3D más grande del mundo. Con unos sorprendentes doce metros de altura, la impresora ya está lista para generar la primera impresión en 3D de una casa sencilla.

Según publicó The Independent: «La máquina funciona del mismo modo que una impresora 3D normal. Su enorme armazón metálico cuenta con un extrusor conectado a un ordenador del que sale arcilla siguiendo un patrón preprogramado. A medida que se desplaza, el extrusor va añadiendo capas de material a la estructura y de este modo se crea un refugio, rápida y fácilmente».

Según se apunta en Digital Trends, WASP ha creado la impresora para que emplee materiales locales como tierra o arcilla y no consuma más de cien vatios. En agosto, los propios investigadores de WASP informaron de la creación de la primera viga de hormigón armado modular. Usaron BigDelta para crear un sistema con el que producir elementos de hormigón capaces de unirse mediante barras de acero y vigas o generar pilares de hormigón armado.

BigDelta / WASP
BigDelta / WASP

El equipo del proyecto WASP considera que la impresora es un producto revolucionario que puede abastecer las necesidades de una población mundial creciente con respecto al acceso a viviendas dignas de coste reducido. Según explicaron fuentes del equipo: «Se calcula que hasta 2030 se producirá un crecimiento rápido de las necesidades de alojamiento para más de 4 000 millones de personas con ingresos inferiores anuales a los 3 000 dólares estadounidenses [2 700 euros]. En Naciones Unidas calculan que durante el próximo decenio y medio se necesitarán cien mil viviendas nuevas a diario para abastecer esta demanda.

Según se sugiere en The Independent, BigDelta podría emplearse en zonas catastróficas o en países en vías de desarrollo en los que es preciso contar con refugios sólidos y duraderos, en sustitución de tiendas de campaña o estructuras prefabricadas.

El equipo de WASP afirmó que su visión va más allá de la construcción de viviendas de coste reducido. Mediante BigDelta, WASP confía en fomentar una «economía de creadores» en la que cualquier objeto pueda fabricarse gracias a un intercambio de ideas. Según el equipo de WASP, el aprovechamiento de la impresión 3D permitirá a este modelo de economía de los creadores cubrir las necesidades básicas de trabajo, sanidad y vivienda.

Cabe reseñar que BigDelta puede ser la impresora 3D más grande del mundo, pero no es la primera que aborda la construcción por impresión en 3D. Según The Independent, La empresa Dus Architects de Ámsterdam se propone construir una casa típica de los canales de esta ciudad completamente por impresión tridimensional.

Cabe plantearse qué deparará el futuro. «¿Por qué deberíamos limitarnos? —plantean desde el equipo de WASP—. «En un futuro podremos imprimir estructuras más complejas, por ejemplo puentes. Y el espacio de creatividad será mucho más amplio».

.

Fuente:

Basado en información de WASP y noticias publicadas en medios.

.

Dejar comentario

Deja tu comentario
Pon tu nombre aquí