El profesor Antonio Quesada con los alumnos del IES Zaidín Vergeles / Imagen: Fundación Descubre

Impulsan un proyecto para reducir la contaminación de productos de limpieza

.

El proyecto ‘Contaminación Cotidiana’ del programa de ciencia ciudadana ‘Andalucía, mejor con ciencia’ de la Fundación Descubre analiza cómo afecta al medio ambiente el uso de detergentes, lejías o productos de higiene personal para reducir el impacto que tienen en el entorno y especialmente en la vegetación.

.

F. DESCUBRE  /  El proyecto ‘Contaminación cotidiana’ persigue investigar el efecto que tienen productos de uso doméstico como los suavizantes, el aceite usado, la lejía o los detergentes en el medio ambiente en general, pero especialmente sobre las plantas. La iniciativa de ciencia ciudadana se integra en el programa regional ‘Andalucía, mejor con ciencia’, impulsado por la Fundación Descubre, y supone la implicación activa de la comunidad educativa del centro Zaidín Vergeles y del barrio para dar respuesta a un problema de contaminación. Así, los estudiantes se involucran en la investigación y participan de manera activa en la resolución de un problema con conocimiento científico.

El estudio permitirá conocer qué porcentaje de residuos de productos de higiene personal o de limpieza afecta de manera directa al crecimiento de plantas o a su producción de clorofila

Los participantes en el proyecto, entre los que se incluyen la comunidad educativa y el Ayuntamiento, junto a las familias de más de un centenar de estudiantes, han comenzado a analizar cómo afectan los restos de productos cotidianos en el crecimiento de plantas. Lo hacen con recursos sencillos para extender sus acciones a todo el barrio, tras un programa de actividades de divulgación.

Este estudio permitirá conocer qué porcentaje de residuos de productos de higiene personal o de limpieza afecta de manera directa al crecimiento de plantas o a su producción de clorofila, una investigación que servirá para conocer el impacto real de prácticas también habituales como tirar el agua con lejía u otros productos en la calle o en un jardín público.

El proyecto ‘Contaminación cotidiana’ pretende además concienciar sobre el consumo de productos cada vez más corrosivos para motivar un cambio en la lista de la compra de los hogares y la apuesta por composiciones o marcas más respetuosos con el medio ambiente.

La iniciativa comenzó el pasado mes de diciembre con el objetivo de concienciar a la sociedad de la necesidad de hacer un uso responsable de productos que pueden contaminar el entorno natural y para ofrecer a la comunidad prácticas para su correcta eliminación. El proyecto cuenta con el asesoramiento científico del investigador de la Estación Experimental del Zaidín Manuel Espinosa, microbiólogo y doctor en Ciencias Biológicas, que ya ha explicado a los estudiantes de primero y cuarto de la ESO del IES Zaidín Vergeles las claves para que la iniciativa siga el proceso del método científico.

.

Primeros resultados
 ‘Contaminación cotidiana’ cuenta ya con los primeros resultados. Los estudiantes han demostrado que la aplicación de productos de limpieza tiene efectos negativos sobre la germinación de la semilla de lenteja, planta utilizada como modelo. Han comprobado que el agua mezclada con antical, antigrasa o detergente, aunque sea en proporciones bajas, ralentiza y dificulta que la semilla germine, incluso lo impide si estos productos de limpieza tienen una elevada concentración. De esta forma, advierten sobre la incidencia de prácticas cotidianas como arrojar agua con lejía o detergente por el sumidero o en jardineras.

‘Contaminación cotidiana’ es uno de los proyectos activos del programa de ciencia ciudadana de la Fundación Descubre ‘Andalucía, mejor con ciencia’ en Granada / Imagen: Fundación Descubre

Los participantes iniciaron el proyecto con un acercamiento a los procedimientos del método científico y el uso de material de laboratorio y comenzaron, en enero, el trabajo experimental con las semillas de lentejas. Para materializar este proyecto de ciencia ciudadana, colocaron en diferentes envases con papel absorbente 16 semillas de lenteja. Sobre una de las placas, dedicada al control, se añadió agua y en el resto, entre 5 y 20% de diferentes líquidos contaminantes disueltos en agua para comparar el efecto en la germinación de las lentejas.

Los estudiantes han comprobado, en una segunda fase, que los restos de estos contaminantes cotidianos también inciden negativamente en el crecimiento de la raíz y del tallo, que se produce más tarde y de manera más lenta. Para alcanzar estos resultados, han plantado en recipientes de yogur reciclados una nueva tanda de lentejas y han medido la longitud y fases de crecimiento de la planta expuesta solo a agua o a su mezcla con otros productos de uso doméstico.

Ahora, el alumnado ha trasladado el proyecto a casa y ha plantado lentejas y habichuelas para incrementar las muestras de su investigación, analizar cómo influyen estos productos contaminantes en la clorofila y el crecimiento de las hojas, a la vez que implican a sus familias. Durante el proyecto, los estudiantes realizarán una exposición científica con el rigor de una publicación real, presentarán sus conclusiones al resto del centro y desarrollarán unas jornadas de puertas abiertas para implicar a los vecinos y vecinas de su barrio en la iniciativa.

El IES Zaidín Vergeles celebrará además este trimestre un ‘Café con ciencia’ con investigadores de la Estación Experimental del Zaidín (EEZ—CSIC) para charlar sobre las tareas de descontaminación de suelo y las prácticas para mejorar la sostenibilidad ambiental. El centro prevé además acoger una exposición de la Fundación Descubre y participar en su ciclo de cine, participar en jornadas especializadas y mostrar sus resultados en la feria de ciencia que organiza el instituto.

Asimismo, los estudiantes aprenderán técnicas divulgativas para impartir talleres con sus compañeros, adaptar su mensaje a cada público, participar en un programa de radio o realizar un mini-documental para dar a conocer los resultados.
.

.

Share