Los datos de este programa revelan que el 12,6% de  las personas que han fallecido en las unidades de críticos lo han hecho en situación de muerte encefálica, siendo finalmente el 54,1% donante de órganos.

La donación de órganos sube un 14,5% y los trasplantes un 24% en los tres primeros meses del año

..

Ministerio de Sanidad, Política Social e Igualdad.

Son “datos esperanzadores”, en palabras de la ministra de Sanidad, Política Social e Igualdad, Leire Pajín que ha reconocido que “aún es pronto para saber si esta tendencia se consolida”, y que aunque persisten las causas que motivaron el descenso de las donaciones el año pasado. Así lo aseguraba durante la inauguración del Simposio ‘Estrategias de mejora en la donación de órganos: la hoja de ruta’, organizado por ONT y la Fundación Mutua Madrileña (FMM).

En este encuentro, la ONT ha presentado a la comunidad trasplantadora las bases de su nueva estrategia, en la que lleva trabajando tres años, para afrontar el reto de seguir incrementando las donaciones en un momento en el que el perfil del donante está experimentando grandes cambios.

La gran apuesta de la ONT para mantener las tasas de donación y así reforzar el liderazgo mundial de España en esta área es reorientar todo el sistema para adaptarse a los cambios en el potencial de donación, implicando a todo el hospital. Para lograrlo, nada mejor que extender a todo el sistema sanitario el ejemplo de aquellos hospitales y equipos que destacan en nuestro país por las mejores prácticas en este campo.

En su intervención, la ministra también ha subrayado “la gran capacidad del modelo español de donación y trasplante para saber adaptarse a los cambios sociales, manteniendo e incluso aumentando su eficacia”. “Lo ha demostrado ya con la incorporación de la población inmigrante a la donación de órganos, o de los donantes de edades avanzadas, en paralelo al envejecimiento de la población”, ha añadido.

Leire Pajín ha estado acompañada por el secretario general de Sanidad, José Martínez Olmos; el director de la ONT, Rafael Matesanz; el presidente del Consejo Asesor de Investigación Médica de la Fundación Mutua Madrileña (FMM), Enrique Moreno; y el director general de la FMM, Lorenzo Cooklin.

.

Nuevo escenario

En la actualidad, la red española de coordinación de trasplantes se enfrenta al descenso generalizado de la mayoría de las causas de muerte encefálica, que constituye la principal fuente de donación de órganos en nuestro país.

Entre los factores que pueden condicionar las donaciones, destacan aspectos sumamente positivos para la sociedad española, como el espectacular descenso de la siniestralidad vial, que ha situado las donaciones por accidentes de tráfico en 2010 en mínimos históricos – con un 5,7% del total de donantes-; el mejor manejo de los factores de riesgo del accidente cerebro-vascular (como la hipertensión arterial) y la mejora de los cuidados a los pacientes neurocríticos.

“Estamos ante un nuevo escenario, que obliga a la ONT a reconsiderar nuestro sistema de donación”, ha destacado Leire Pajín. En este sentido, ha recordado los programas para fomentar la donación en asistolia (parada cardiorrespiratoria) y la donación de vivo.

En 1998 la ONT puso en marcha el Programa de calidad de la donación de órganos, con la finalidad de analizar las historias clínicas de todas las personas fallecidas en muerte encefálica en las Unidades de críticos (UCIS) españolas, identificando los donantes potenciales y revisando las causas que determinan que se lleve o no a cabo la donación. Se trata de un programa de autoevaluación en el que participan 132 hospitales de todas las CCAA, y que en los últimos 12 años ha permitido analizar un total de 185.350 casos de personas fallecidas en UCI.

Los datos de este programa revelan que el 12,6% de  las personas que han fallecido en las unidades de críticos lo han hecho en situación de muerte encefálica, siendo finalmente el 54,1% donante de órganos. El análisis detallado de sus resultados ha permitido identificar entre las áreas de mejora, las negativas familiares y la detección de muertes encefálicas. Si bien nuestro sistema lleva años trabajando en estas áreas mediante el desarrollo de diferentes acciones estratégicas, los expertos consideran que aún existen posibilidades de mejora.

Dentro del Plan Estratégico Donación 40, la ONT decidió aplicar, en 2008 la metodología Benchmarking, por primera vez en el mundo de una forma reglada, al proceso de donación en muerte encefálica. Su objetivo: identificar la forma en que trabajan los equipos y hospitales con mejores resultados en el proceso de donación, aprender de ellos, y extender las mejores prácticas por todo el país.

Para ello, la ONT ha estudiado la actividad de 104 hospitales (68% de los centros autorizados en España para la donación) durante el periodo comprendido entre 2003 y 2007. Estos hospitales aportaron el 80% de los donantes en España durante el periodo estudiado. El análisis incluye el compromiso de mantener la confidencialidad de sus resultados.

.

Guía de buenas prácticas

Las conclusiones de este trabajo se recogen en ‘La Guía de Buenas prácticas en el proceso de donación de órganos’, en cuya elaboración ha participado toda la red de coordinadores españoles. La Guía se estructura en cuatro áreas: la detección y derivación de posibles donantes a las unidades de críticos, el manejo del posible donante dentro de estas unidades, la entrevista para la solicitud de la donación y la composición y perfil del equipo de coordinación.

El texto, que se ha presentado en este encuentro, incluye una serie de recomendaciones dirigidas a todos los profesionales implicados directa o indirectamente en el proceso de la donación (direcciones de los hospitales, responsables de las unidades hospitalarias y coordinadores de trasplante).Entre ellas destacan las siguientes.

  • Fomentar la donación dentro del hospital como un proceso médico que forma parte de los cuidados al final de la vida, y como una actividad compartida, no exclusiva de la coordinación de trasplantes.
  • Integrar la donación en la cartera de servicios de las Unidades de Críticos
  • Desarrollar un programa orientado específicamente al tratamiento del paciente neurocrítico, con la implicación de todo el hospital. Esto permite una mejor y más precoz identificación de los posibles donantes.
  • Establecer por escrito protocolos multidisciplinares de actuación tanto fuera como dentro de las UCIS, orientados hacia la detección, evaluación y mantenimiento del posible donante y al diagnóstico de muerte encefálica.
  • Considera fundamental la participación de los Servicios de urgencia, Neurocirugía, Neurología, Medicina Interna, y Servicios de Emergencia Extrahospitalaria, en la detección de posibles donantes fuera de las UCIS, así como la disponibilidad de especialistas que pueden ser necesarios en el proceso de donación.
  • Destaca como imprescindible la formación continua de todo el personal dentro y fuera de las UCIS en el proceso de donación.
  • La guía define el perfil idóneo del coordinador hospitalario de trasplantes y proporciona recomendaciones sobre la composición de los equipos. Aboga por la estabilidad profesional y por el reconocimiento profesional de la labor del coordinador hospitalario.
  • Para incrementar las donaciones, también se considera importante que  el  equipo de coordinación de trasplantes sea un referente dentro del hospital. Ha de disponer de los medios necesarios para facilitar el desarrollo del proceso, tener capacidad total de decisión en todas las fases del mismo, así como autonomía para solicitar las pruebas necesarias.
  • En cuanto a los medios materiales, destaca la necesidad de una adecuada gestión de recursos en las UCIS. Es recomendable disponer de doppler transcraneal, para facilitar el diagnóstico de muerte encefálica, y contar con un laboratorio de microbiología y de anatomía patológica o tener previsto el envío de muestras a un laboratorio de referencia.

.

Formación de coordinadores iberoamericanos

Asimismo, la ministra en su intervención ha hecho una referencia a los 36 participantes iberoamericanos de la 7ª Edición del Master Alianza, que hoy han terminado su formación en nuestro país. Estos profesionales, que también han participado en este simposio como tarea final,  serán los encargados de implantar el modelo español de trasplantes en sus países de origen.

Desde que se puso en marcha este programa, un total de 254 profesionales de la coordinación de trasplantes se han formado en España. Su labor se ha traducido en un incremento del 20% de las donaciones en Latinoamérica.