Informe sobre el desperdicio de alimentos

Los alimentos que se tiran con mayor frecuencia son la fruta y los vegetales, el pan y las comidas preparadas

Los hogares catalanes formados por una pareja con niños, los que más alimentos desperdician

.

El primer “Estudio sobre Hábitos de Aprovechamiento de Alimentación en los Españoles” elaborado por AECOC, la Asociación de Empresas de Gran Consumo, muestra que los hogares catalanes formados por una pareja con hijos son los que más alimentos desperdician, al contrario de aquellos hogares formados por personas sin vínculo familiar, que son los que menos desechan. En concreto, más de la mitad (el 56%) del total del desperdicio alimentario generado en los hogares catalanes se produce en núcleos familiares formados por una pareja con hijos.

.

Por franja de edad, los consumidores catalanes de entre 35 y 44 años son los que más alimentos tiran a la basura en su hogar. El estudio señala que las personas incluidas en esta franja de edad son responsables del 42% del desperdicio generado en los hogares catalanes, mientras que ese porcentaje se va reduciendo a medida que aumenta la edad del consumidor hasta llegar a solo el 12% en el caso de las personas que se encuentran en la franja de edad superior, entre 55 y 65 años.

Por franja de edad, los consumidores catalanes de entre 35 y 44 años son los que más alimentos tiran a la basura en su hogar

En total, el 13% de la población catalana asegura tirar grandes cantidades de alimentos y solo el 14% dice no desperdiciar ninguno de los productos que adquiere para su consumo. Los hogares españoles tiran actualmente 2.9 millones de toneladas de alimentos al año, por lo que AECOC –a través de esta iniciativa- pretende dar a conocer los hábitos de aprovechamiento alimentario e impulsar buenas prácticas entre consumidores, fabricantes y empresas.

En este sentido, el 71% de los catalanes afirma que desecha alimentos porque olvida los productos en la nevera, en la despensa o en el congelador de manera que caducan, se estropean o no resultan del todo fiables para el consumidor. Otra de las causas que provocan que un alimento acabe en la basura  es el poco valor que se le da a los alimentos,  que, como indica el 21%, “no merece la pena guardarlos”, no medir bien las cantidades en las comidas y cocinar más de la cuenta (11%), falta de tiempo para aprovechar los alimentos (16%) y, finalmente, falta de conocimiento sobre cómo aprovechar mejor  los productos sobrantes (9%).

cuadro1_edited

.

Además, existe la  clara convicción de que España es uno de los países con mayor desperdicio de alimentos por habitante. El 40% de los catalanes considera que el desperdicio en España es superior al de la media de los países desarrollados y otro 27% cree que está entre el top 10 de los que más desperdician, si bien según datos de la Comisión Europea nuestro país ocupa el séptimo lugar de Europa y desciende mucho más en el ranking mundial de países desarrollados.

.

Alimentos que más se desechan 

En cuanto a la categoría de alimentos que más se desecha en el hogar, las frutas y vegetales, el pan y las comidas preparadas encabezan la lista, seguidas de carnes, lácteos y pescados. En concreto, el 76% de los catalanes tira a la basura frutas y vegetales, el 53% desperdicia pan y el 40% hace lo mismo con las comidas preparadas y las carnes.

El 71% de los catalanes coincide en que el principal motivo por el que desechan comida es el olvido de alimentos en la nevera, despensa o congelador

El principal motivo para desechar la fruta es el deterioro (69%) y el aspecto (73%); en el pan, porque está seco o bien porque sobra poco (50%); en las comidas preparadas la razón es que sobra poca cantidad (31%), y el olor en las carnes y pescados (45%). Por otro lado, los alimentos que menos veces acaban en el cubo de la basura de los hogares catalanes  son bebidas como zumos, refrescos y vino (26%), huevos (28%) y snacks salados como patatas y aceitunas (28%).

.

Fecha de caducidad y de consumo preferente 

Las fechas de caducidad o de consumo preferente son sólo un primer indicador, una señal de advertencia, pero no suelen ser el último factor ni el más decisivo a la hora de tirar o no ese alimento y el consumidor toma la decisión basándose en sus propias exploraciones físicas y organolépticas del producto, en especial el aspecto, olor y sabor.

El consumidor no siempre sabe interpretar correctamente la fecha de caducidad y la fecha de consumo preferente: solo el 64% cree que una vez pasada la fecha de caducidad ya no es seguro consumir el producto y el 36% afirma consumirlo de todos modos. De la misma manera, el 12% de los catalanes cree que una vez pasada la fecha de consumo preferente ya no es seguro consumir el producto y decide desecharlo.

cuadro2_edited

.

Tipología del consumidor  

Según las diferentes actitudes analizadas en el primer “Estudio sobre Hábitos de aprovechamiento de alimentos de los catalanes” frente al desperdicio de alimentos, se han definido 5 perfiles tipo  de consumidor catalán:

  • El 29% de los encuestados forman parte de la categoría de “los reaprovechadores”: son un conjunto de personas que antes de tirar cualquier alimento a la basura hacen todo lo posible por sacarle el mayor provecho a las sobras con la elaboración de recetas creativas y nutritivas.
  • El 21% pertenece a la categoría de “los foodwaste generators”; una categoría que define a aquellas personas que son completamente conscientes de que tiran demasiada comida a la basura, y aunque guardan las sobras en la nevera, terminan tirándolas. Además, otras características que los definen a la perfección son que se dejan influenciar por las promociones que encuentran en los puntos de venta y cada vez más realizan su compra de alimentos por internet.
  • El 17% de los consumidores se clasifican en la categoría de “los busca caprichos”, un conjunto que admite no planificar con antelación la compra, así que son fácilmente influenciables en el punto de compra con novedades, descuentos y promociones.
  • El 20% pertenece a la categoría de “los eco-friendly”, un conjunto que se preocupa por el consumo de productos locales y de kilómetro 0, además de comprometerse con su entrono con la colaboración en acciones sociales.
  • Por último, el restante 13% lo forman los “los price-driven”, entre los que el precio es el factor decisivo para realizar la compra y consideran que, cada vez más, los alimentos son más caros, por eso cuando salen de casa se llevan la comida preparada.

cuadro 3_edited

.

Sobre “La alimentación no tiene desperdicio”

“La Alimentación no tiene desperdicio” es una campaña de colaboración para reducir el desperdicio alimentario impulsada por AECOC, la asociación de empresas de gran consumo, que ya cuenta con el apoyo de más de 300 empresas fabricantes y distribuidoras del sector del gran consumo, operadores logísticos y de transporte, organizaciones empresariales y administración pública. En los dos últimos años, las empresas españolas del gran consumo integradas en el proyecto han logrado incrementar en un 6% la cantidad de producto que, tras no ser comercializado, se ha donado a entidades benéficas, pasando del 27% al 32% del total de producto no comercializado apto para el consumo humano.

 

•La confusión entre fecha de caducidad y de consumo preferente por parte del consumidor contribuye a  reducir el aprovechamiento
La confusión entre fecha de caducidad y de consumo preferente por parte del consumidor contribuye a reducir el aprovechamiento

.

Sobre AECOC

Con cerca de 26.000 compañías asociadas, AECOC es una de las mayores asociaciones empresariales del país y la única en la que la industria y la distribución del gran consumo trabajan en colaboración para aportar más valor al consumidor. Engloba tanto a las mayores compañías como a las pequeñas y medianas empresas de sectores tan diversos como los de alimentación, textil, ferretería y bricolaje, productos farmacéuticos, deportes o sector sanitario. La facturación de sus empresas asociadas supone cerca del 20% del PIB nacional.

.

Dejar comentario

Deja tu comentario
Pon tu nombre aquí