«Este será un paso fundamental de cara a lograr un desarrollo sostenible de la investigación sobre la medicina tradicional china en todo el mundo»

Un marco europeo común de investigación sobre medicina china tradicional

.

La medicina tradicional china se basa en un método individual y holístico para describir la salud y la enfermedad y hace hincapié en la armonía de las funciones del organismo.

Aplicación de la moxibustión / Wikipedia

El proyecto financiado con fondos europeos GP-TCM («Good Practice in Traditional Chinese Medicine Research in the Post-Genomic Era») se creó para evaluar la actividad científica europea relacionada con el uso, la seguridad y la eficacia de este tipo de práctica médica. En concreto, el proyecto se dedicó a la fitoterapia y la acupuntura.

Los investigadores al cargo afirmaron que su estrategia basada en la aplicación de tecnologías emergentes como la genómica funcional y la biología de sistemas al análisis de la medicina tradicional china podría servir para que las empresas farmacéuticas europeas innoven y den con tipos de fármacos nuevos.

Así, estudiaron buenas prácticas y los obstáculos a los que se enfrenta la investigación sobre medicina tradicional china realizada en veintisiete Estados miembros. Fomentaron además el intercambio de opiniones, experiencia y capacidades entre científicos de Europa y China.

La información recabada sirvió para analizar los problemas y las soluciones en los ámbitos del control de calidad, la extracción y el análisis de datos ya existentes. Además los investigadores contribuyeron al acervo científico sobre este tipo de medicina mediante las siguientes acciones:

Meridianos / Wikipedia

El desarrollo de una red sinoeuropea de colaboración en investigación sobre genómica funcional;

La revisión de prácticas científicas vigentes, la identificación de problemas y la proposición de soluciones;

La proposición de protocolos metodológicos estandarizados;

La identificación de áreas prioritarias de cara a la puesta en marcha de estudios nuevos;

El desarrollo de recursos en línea que apoyen la utilización de buenas prácticas y la mejora de los estudios paneuropeos- y

El fomento de una colaboración europea sostenible a través de la creación de una sociedad europea dedicada a la investigación en este campo.

Las directrices del proyecto destinadas a la homogeneización de la actividad científica a escala europea se publicaron en la revista Journal of Ethnopharmacology. Desde el proyecto además se trabajó en el fortalecimiento de la colaboración entre Europa y China en este ámbito.

La «Asociación para las buenas prácticas en la investigación tradicional china» Good Practice in Traditional Chinese Medicine Research Association (GP-TCM) , creada por el proyecto, dará continuidad a la labor iniciada y su coordinación dependerá de su presidente fundacional, el profesor Rudolf Bauer de la Universidad de Graz (Austria).

Este afirmó que desde la asociación se tiene el convencimiento de que los retos a los que se enfrenta la investigación sobre medicina tradicional china solo pueden superarse mediante una red interdisciplinaria que se sirva de las metodologías más avanzadas de la era postgenómica.

Imagen: Cordis

Según explicó el profesor Bauer, la capacidad del consorcio de GP-TCM y las ideas aportadas por los miembros nuevos permitirán a los investigadores redactar y poner en marcha buenas prácticas de manera coordinada.

El Dr. Qihe Xu del Kings College de Londres y coordinador del consorcio GP-TCM declaró que uno de los hitos más importantes del proyecto ha sido la creación de la asociación científica dedicada al fomento de la investigación de alta calidad y basada en datos.

«Este será un paso fundamental de cara a lograr un desarrollo sostenible de la investigación sobre la medicina tradicional china en todo el mundo», añadió.

En el proyecto participaron doscientos científicos, médicos y profesionales de la medicina tradicional china de ciento doce instituciones de veinticuatro países. GP-TCM, que recibió de la Unión Europea una financiación de 1,1 millones de euros, llegó a su fin en octubre de 2012.