Instituto Tecnológico de La Marañosa

El Instituto cuenta con siete áreas tecnológicas: armamento, electrónica, metrología, defensa nuclear- biológica-química (NBQ) y materiales, optrónica y acústica, plataformas, y tecnologías de la información, comunicaciones y simulación (TICS).

Inaugurado el Instituto Tecnológico de La Marañosa, nuevo centro de referencia en investigación y tecnologías de la Defensa

.

Foto: Ministerio de Defensa de España.
Foto: Ministerio de Defensa de España.

El IT La Marañosa es un gran centro de investigación, desarrollo tecnológico e innovación; “una organización líder en España en investigación y desarrollo” en palabras de la titular de Defensa, Carme Chacón, que cuenta con 11 edificios temáticos repartidos en 44.000 metros cuadrados; 138 laboratorios organizados en siete áreas especializadas, y una plantilla de alrededor de 800 trabajadores e investigadores civiles y militares.

Un nuevo referente esencial en I+D para Defensa y las Fuerzas Armadas en materia de armamento, material y equipo, cuyas principales funciones se centran en la evaluación y ensayos de armas y municiones, el desarrollo de proyectos de investigación, experimentación, análisis y simulación, y actividades de metrología o calibración.

El Instituto, que ha requerido una inversión desde el inicio de las primeras obras en 2004 de alrededor de 80 millones de euros, supone una apuesta por la racionalización del gasto evitando duplicidades. Así, el punto de partida de este moderno campus tecnológico son seis centros tecnológicos cuyo personal y experiencia se integran ahora en el nuevo ITM.

Se trata del Centro de Investigación y Desarrollo de la Armada, el Polígono de Experiencias de Carabanchel, el Taller de Precisión y Centro Electrotécnico de Artillería creado en 1898 (los tres en Madrid), el Centro de Ensayos de Torregorda (en San Fernando, Cádiz), y el Laboratorio Químico Central de Armamento y la Fábrica Nacional de La Marañosa (ambos en la finca de La Marañosa).

Es precisamente sobre el solar de la antigua Fábrica Nacional de La Marañosa, derruida entre 2004 y 2005, donde se ha construido el campus tecnológico que hoy se ha inaugurado.

.

Siete áreas tecnológicas

Con la integración y potenciación de personal y tareas, se pretende impulsar las capacidades tecnológicas de interés para la Defensa de uso dual (civil y militar) trabajando asimismo en estrecho contacto con otros centros nacionales y empresas sobre proyectos de investigación y desarrollo que fortalezcan la capacidad de innovación. Así, el Instituto cuenta con siete áreas tecnológicas: armamento, electrónica, metrología, defensa nuclear- biológica-química (NBQ) y materiales, optrónica y acústica, plataformas, y tecnologías de la información, comunicaciones y simulación (TICS).

Como ejemplos concretos de las capacidades y proyectos que se desarrollan actualmente en el ITM, caben destacar  el análisis de los efectos sobre vehículos y personas de artefactos explosivos improvisados, la realización de ensayos de guerra electrónica, el desarrollo de demostradores tecnológicos para la evaluación de tecnologías emergentes aplicadas al combatiente, el diseño y desarrollo de sistemas para vehículos terrestres y marítimo terrestres, la mejora del camuflaje de equipos y personas, y el desarrollo de motores de simulación y escenarios de operaciones en un entorno virtual.

El ITM se configura por tanto como uno de los elementos del impulso del Ministerio de Defensa para mejorar la eficiencia de los recursos dedicados a la investigación, desarrollo tecnológico e innovación.

.

Otros dos centros tecnológicos

Además del nuevo Instituto Tecnológico La Marañosa, el Ministerio de Defensa cuenta con otros dos centros de investigación y tecnología: el Instituto Nacional de Tecnología Aeroespacial Esteban Terradas (INTA), especializado en el campo aeronáutico y espacial, y el Canal de Experiencias Hidrodinámicas de El Pardo (CEHIPAR), centrado en la experimentación e investigación de los aspectos hidrodinámicos de la construcción naval.

Estos tres centros tecnológicos se encuadran en la Estrategia de Tecnología e Innovación para la Defensa, que marca las líneas básicas de actuación para el mejor aprovechamiento del conocimiento científico y el desarrollo tecnológico en el ámbito del Ministerio de Defensa y de las Fuerzas Armadas

Dejar comentario

Deja tu comentario
Pon tu nombre aquí