Inteligencia artificial para estudiar a los neandertales

Abrigo de Navalmaíllo / CENIEH

El CENIEH lidera un trabajo que une la Arqueología y la Inteligencia Artificial sobre el yacimiento madrileño del Abrigo de Navalmaíllo, en el que se muestra la actividad de fracturación de los huesos de animales de tamaño medio por parte de grupos neandertales para el posterior consumo del tuétano.

 

CENIEH / Abel Moclán, arqueólogo del Centro Nacional de Investigación sobre la Evolución Humana (CENIEH), lidera un estudio que une Arqueología e Inteligencia Artificial, publicado en la revista Archaeological and Anthropological Sciences, sobre el yacimiento del Abrigo de Navalmaíllo, situado en la localidad madrileña de Pinilla de Valle, donde se muestra la actividad de fracturación de los huesos de animales de tamaño medio, como los ciervos, por parte de grupos neandertales para un posterior consumo del tuétano del interior de los mismos.

Por primera vez se ha utilizado la Inteligencia Artificial para discriminar qué agente fracturó los huesos en un yacimiento arqueológico, con resultados altamente fiables

La particularidad del estudio reside en el tremendo potencial estadístico que tiene. Por primera vez se ha utilizado la Inteligencia Artificial para discriminar qué agente fracturó los huesos en un yacimiento arqueológico, con resultados altamente fiables, que en el futuro podrán ser comparados con los de otros yacimientos y experimentos.

“Hemos podido demostrar cómo las herramientas estadísticas basadas en la Inteligencia Artificial pueden ser aplicadas al estudio de la fracturación de los restos fósiles de los animales que aparecen en los yacimientos”, señala Abel Moclán.

En este trabajo, no sólo se insiste en esta actividad realizada por los neandertales sino sobre todo en el aspecto metodológico desarrollado por los autores del estudio. En este sentido, Moclán insiste en la importancia de la Inteligencia Artificial puesto que “es sin duda la línea de trabajo perfecta para el futuro inmediato de la Arqueología en general y de la Tafonomía en particular”.

 

El mayor asentamiento neandertal

El Abrigo de Navalmaíllo, de unos 76.000 años de antigüedad, es una de las pocas ventanas de gran tamaño al comportamiento neandertal dentro de la meseta ibérica. Con sus más de 300 m2 es posiblemente el campamento neandertal más grande conocido en todo el centro peninsular, donde se han podido evidenciar diferentes actividades llevadas a cabo por estos homínidos, como la caza de animales de gran tamaño, la fabricación de herramientas de piedra y el uso sistemático del fuego.

El Abrigo de Navalmaíllo, de unos 76.000 años de antigüedad, es una de las pocas ventanas de gran tamaño al comportamiento neandertal dentro de la meseta ibérica

En este estudio, enmarcado dentro del proyecto Valle de los Neandertales, que incluye otros yacimientos que conforman el conjunto de yacimientos arqueológicos del Calvero de la Higuera, han colaborado los investigadores Rosa Huguet, del IPHES de Tarragona, Belén Márquez y César Laplana, del Museo Arqueológico Regional de Madrid, así como los tres codirectores del proyecto de Pinilla del Valle: Juan Luis Arsuaga, Enrique Baquedano y Alfredo Pérez González.

Referencia bibliográfica: 
Moclán, A., Huguet, R., Márquez, B., Laplana, C., Arsuaga, J. L., Pérez-González, A., & Baquedano, E. (2020). Identifying the bone-breaker at the Navalmaíllo Rock Shelter (Pinilla del Valle, Madrid) using machine learning algorithms. Archaeological and Anthropological Sciences12(2), 46. https://doi.org/10.1007/s12520-020-01017-1

Dejar comentario

Deja tu comentario
Pon tu nombre aquí