Internet a velocidad ultra alta

DISCUS actualizará la red al completo y mejorará la banda ancha servida a través de fibra óptica

Una transformación radical de Internet

.

No hace tanto que para descargar una canción era necesario esperar treinta minutos e incluso veintiocho horas en el caso de una película. Sin embargo la introducción de la banda ancha revolucionó el uso de Internet.

Este sistema de transferencia rápida de archivos va camino ahora de una transformación drástica gracias a la financiación europea destinada a las tecnologías de la información y la comunicación (TIC).

De ello se encargará el proyecto paneuropeo sobre TIC titulado DISCUS («Distributed Core for Unlimited Bandwidth Supply») dirigido por el CVTR, («Centro de investigación sobre telecomunicaciones de Irlanda») y relacionado con el Trinity College de Dublín, y en el que también participa el CTVR del University College de Cork.

El equipo responsable del proyecto confía en proporcionar una red más viable económicamente, sostenible en términos medioambientales y capaz de dar servicio a todas las actividades que tienen lugar en la red y que pudieran surgir en un futuro.

DISCUS actualizará la red al completo y mejorará la banda ancha servida a través de fibra óptica. De este modo proporcionará Internet a velocidad ultra alta en redes tanto urbanas como rurales y al mismo tiempo aumentará su calidad y disponibilidad hasta niveles imposibles de alcanzar mediante las redes actuales.

De este modo se podrá aumentar enormemente la cantidad de usuarios por red, de treinta y dos hasta mil, y la cobertura entre los hogares y los nodos centrales de entre los diez y veinte kilómetros actuales hasta más de cien kilómetros. Además se podrá hacer frente al aumento que ha experimentado la demanda de servicios como la transmisión de vídeo en alta definición y los juegos en Internet.

El Dr. Marco Ruffin, director del proyecto junto a David Payne, del CTVR explicó que el sistema de banda ancha actual se construyó sobre una infraestructura de red diseñada para servicios telefónicos de baja capacidad. Su actualización a la tecnología de fibra óptica, de capacidad mucho mayor, ha avanzado con lentitud debido al elevado coste de la inversión inicial y a la ineficiencia de las arquitecturas de red existentes.

«El proyecto DISCUS reúne a un equipo internacional de expertos que diseñará y propondrá nuevas arquitecturas de red que sirvan para construir una red de banda ancha más rentable y sencilla que permita disfrutar de Internet a velocidad ultra alta», explicó el Dr. Ruffin.

En el proyecto, de tres años de duración y financiado con 8,1 millones de euros procedentes de los fondos europeos (de un total de 11,7 millones de euros totales), participan 13 socios pertenecientes a los ámbitos académico e industrial especializados en las redes ópticas. La inversión restante necesaria para la consecución del proyecto procederá de otros socios como Telecom Italia y Nokia.

En el proyecto participan además entidades de Bélgica, Alemania, España, Italia, Reino Unido, Suecia y Francia. El CTVR también colaborará con destacadas empresas de telecomunicaciones y equipamiento de toda Europa, pequeñas y medianas empresas (PYME) y universidades.

La profesora Linda Doyle, directora del CTVR, afirmó: «Este proyecto nos resulta muy interesante debido a su escala. Nuestro propósito es diseñar las redes ópticas del futuro para que resulten más baratas y duraderas y sean capaces de evolucionar en paralelo a las necesidades que surjan a largo plazo».

Una prioridad para la Presidencia irlandesa del Consejo de la UE consiste en fortalecer la economía digital de Europa avanzando en aspectos como las redes de banda ancha de alta velocidad.

Dejar comentario

Deja tu comentario
Pon tu nombre aquí