Facilitar una investigación puntera sobre el Internet del Futuro

.

 

Imagen: Cordis

Imagen: Cordis

El principal problema de las investigaciones visionarias es que muchas de ellas no llegan siquiera a materializarse. En numerosos casos, sencillamente, no se dispone de las instalaciones necesarias o de los especialistas adecuados para poner a prueba las teorías científicas preconizadas. Así ocurre en varios campos de la ciencia, y uno de ellos es el de la reflexión más avanzada sobre el futuro de Internet. 

Precisamente para abordar estas cuestiones se puso en marcha el proyecto SMARTFIRE, programado para dos años y dotado de fondos de la Unión Europea. Comenzó en noviembre de 2013 y pretende establecer instalaciones experimentales a gran escala capaces de acoger investigaciones vanguardistas sobre el futuro de Internet y también de impulsar la colaboración entre la UE y Corea del Sur. De este modo se pretende asegurar que Europa se mantenga a la cabeza en este sector. 

En lo que a investigación sobre Internet concierne, es esencial que Europa no quede rezagada. Al fin y al cabo, cada vez se recurre más a Internet para realizar infinidad de tareas, desde banca online hasta vigilancia frente a tsunamis. Las redes del futuro serán más veloces, flexibles y cada vez más receptivas a las peticiones tanto de los ciudadanos como de las máquinas. En un futuro no muy lejano, podríamos disponer de aparatos inteligentes capaces de hablar entre sí, prendas de vestir capaces de vigilar la salud, y automóviles a prueba de colisiones. Por ello es crucial mantenerse a la vanguardia. 

El proyecto mencionado, beneficiario de fondos de la UE por valor próximo a 0,5 millones de euros, reúne a diez entidades asociadas de la UE, Corea del Sur y Australia. Su primer paso ha consistido en evaluar las expectativas que se depositan actualmente en Internet, con vistas a definir las posibilidades futuras de esta tecnología y también enfocar convenientemente las nuevas investigaciones. 

Se está construyendo una instalación experimental compartida, a caballo entre Europa y Corea del Sur

Se está construyendo una instalación experimental compartida, a caballo entre Europa y Corea del Sur, que favorecerá una labor común de experimentación entre los socios. Se pretende ofrecer a expertos punteros en este campo la oportunidad de concebir y aplicar ideas innovadoras, y también sacar partido a las instalaciones más avanzadas de las que se dispone. SMARTFIRE se propone, en definitiva, crear un modo común y unificado de investigar en una instalación experimental de grandes dimensiones como la proyectada. El uso compartido de recursos y conocimientos técnicos viene también a ser reflejo del alcance mundial y del poder unificador de Internet.


La infraestructura general de SMARTFIRE será validada mediante dos planteamientos realistas que se han diseñado para probar plenamente las posibilidades de interconexión de la investigación europea y surcoreana. Dichas situaciones se seleccionaron en atención a las tendencias actuales en la experimentación científica. 

El primer planteamiento consiste en una labor distribuida de recopilación y procesado de mediciones sobre el Internet de los Objetos, término que alude a la conectividad avanzada entre dispositivos, sistemas y servicios, posibilitada por el hecho de que los objetos se encuentran dotados de identificadores y pueden ser administrados por ordenadores. El objetivo más destacado de este planteamiento consiste en demostrar el modo de almacenar y procesar mediciones, realizadas desde ubicaciones dispersas y lejanas, en un sistema de computación en nube al que el usuario final podrá acceder de modo transparente sin conocimiento alguno de su ubicación. 

El segundo planteamiento versa sobre transmisión de vídeo empleando distintas tecnologías. El equipo del proyecto examinará en este caso las posibles interferencias causadas en las aplicaciones de transmisión por distintas tecnologías y obstrucciones causadas por los enlaces intercontinentales lejanos, y también estudiará soluciones al respecto.