Invasión de Bahía de Cochinos

Ofensiva lanzada cerca de la Playa Girón. / Wikimedia - Rumlin

Tal día como hoy… 17 de abril de 1961 anticastristas desembarcaban en Playa Girón, en Bahía de Cochinos

 

En la madrugada del 17 de abril de 1961, 1600 mercenarios cubanos anticastristas, financiados y entrenados por la CIA, desembarcaban en Playa Girón, en Bahía de Cochinos, Cuba. Fue un absoluto fracaso, mal planificado y peor ejecutado, que lo único que consiguió fue reforzar el apoyo popular al gobierno revolucionario y convertir a Fidel Castro en un héroe antiimperialista. A los EEUU les había salido una piedra en el zapato.

 

CV / En cualquier caso, todos han actuado consecuentemente y con unanimidad de acuerdo con esta concepción, cada vez que los intereses de los EEUU en alguno de estos países han estado en juego. Desde que empezaron despojando a México de más de medio país en la guerra 1846-1848, las intervenciones norteamericanas en la zona han sido constantes. Bahía Cochinos fue una más…CV / Con respecto a su posición por lo que refiere a Centroamérica, los mandatarios y élites de los EEUU han sostenido desde siempre dos posiciones. Mientras que un primer grupo siempre ha reconocido y manifestado abiertamente sin complejos que es su «backyard» -«patio trasero»-, un segundo grupo, en cambio, no lo admite explícitamente y se lo guarda para sus adentros.

La CIA puso manos a la obra y trazó un plan para derrocar a los revolucionarios e instalar, como siempre, a un régimen «amigo»

La revolución de los «barbudos» en Cuba había pillado a los EEUU a contrapie. El boicot al régimen revolucionario Pero el boicot y el bloqueo no consiguió otra cosa que reforzar y radicalizar al régimen cubano de Fidel Castro, Raúl Castro, Camilo Cienfuegos, el «Ché» Guevara…, que de vagamente «socializante» y antiimperialista, pasó a declararse marxista-leninista y, ante el bloqueo total occidental, buscó abrigo a la sombra de la Unión Soviética. Y esto era para los EEUU ir de «Guatemala» a «guatapeor». De modo la CIA puso manos a la obra y trazó un plan para derrocar a los revolucionarios e instalar, como siempre, a un régimen «amigo».

Se recurrió para ello a exoficiales del ejército y la policía del dictador Batista, reclutando como tropa a los exiliados sin oficio ni beneficio que merodeaban por Florida. Se formó un auténtico ejército, la «Brigada 2506», que sería la fuerza de choque que iba a llevar la guerra a Cuba. Se  estuvo entrenando a sus miembros durante meses en los EEUU y en Nicaragua. El proyecto de había estado llevando a cabo durante el mandato de Eisenhower. Kennedy, que acababa de acceder a la presidencia, se lo encontró todo hecho.

Pero como hay que cuidar las formas, había que evitar que en la fase inicial los EEUU se vieran comprometidos en el conflicto. Tenía que parecer una insurrección surgida del descontento de la población cubana que se alzaba en armas y, entonces, pedían formalmente ayuda a los EEUU que, muy diligentemente, la aportaría con sumo placer. Se dotó a la fuerza expedicionaria con 14 aviones de transporte -ocho C-46 y seis C-24-, 16 bombarderos A-26, ocho barcos y seis lanchas de desembarco, 5 tanques M41 y jeeps, camiones, cañones, morteros… En total, unos 2500 hombres directamente implicados.

El 15 de abril los aviones rebeldes empezaron a bombardear aeropuertos militares cubanos

El 15 de abril los aviones rebeldes empezaron a bombardear aeropuertos militares cubanos. Estaba también preparado que uno de los pilotos –exoficial de la antigua fuerza aérea cubana- volaría hacia los EEUU simulando ser un piloto cubano que desertaba y anunciaba una insurrección en el interior de país. Todo muy en la línea del ¨Tio Sam, como el «Maine».

La fuerza mercenaria desembarcaría en Bahía de Cochinos con la misión de consolidar una cabeza de playa penetrando en el interior, y aguantar 72 horas. Entonces, el «gobierno» provisional cubano pediría ayuda a los EEUU, que se implicarían directamente. Playa Girón se encontraba en una zona de difícil acceso, al sur de Cuba y a unos 150km de la Habana, rodeada de manglares y pantanos que dificultarían las operaciones del ejército cubano, privado de la aviación que los bombardeos previos habrían inutilizado.

Pero no fue así. Muy pronto la CIA empezó a constatar que los informes de que disponía dejaban mucho que desear, y que los mercenarios, también. Para empezar, los bombardeos apenas habían dañado un par de aviones obsoletos, de modo que la fuerza aérea cubana seguía totalmente operativa. Y tampoco la población cubana acogió a sus antiguos verdugos como libertadores, todo lo contrario, cerró filas con los revolucionarios. La brigada 2506 consiguió avanzar gracias al factor sorpresa hasta 10km, pero pronto tuvieron que retroceder, y sin posibilidad de retirada, hostigados por la aviación y con los barcos que les habían desembarcado hundidos, dañados o, simplemente, huidos. Quedaron sitiados en Playa Girón.

Dos días después se rindieron 1189 mercenarios. Habían muerto unos 200 y otros pocos vagaron por la ciénaga de Zapata durante los días siguientes, hasta ser apresados

Dos días después se rindieron 1189 mercenarios. Habían muerto unos 200 y otros pocos vagaron por la ciénaga de Zapata durante los días siguientes, hasta ser apresados. Los que eran antiguos policías de Batista con cargos pendientes en Cuba, fueron juzgados y, en muchos casos, ejecutados. La mayoría fueron canjeados por comida y devueltos a los EEUU en 1962. Bahía de Cochinos fue un estrepitoso fracaso, político y militar, de los EEUU. Kennedy empezaba con mal pie, aunque también hay que decir que llevaba pocas semanas en el cargo y se lo encontró todo hecho; vamos, que fue una encerrona.

Dejar comentario

Deja tu comentario
Pon tu nombre aquí