Una comprensión mejor de las actitudes de la población hacia las administraciones y los impuestos

.

Los mensajes de la administración podrían aumentar la recaudación de impuestos y mejorar los servicios públicos si, como advierte un equipo de investigadores financiados con fondos europeos, estos se realizan de manera planeada y sopesada.

.

Experimentos en torno al cumplimento normativo realizados por investigadores financiados con fondos europeos sugieren que la palabra «tasa» invita a un porcentaje elevado de la población a evadir impuestos. La investigación, realizada en el proyecto dotado de fondos de la Unión Europea WILLING TO PAY?, podría influir a largo plazo en la labor recaudatoria de impuestos.

Los sujetos a estudio participaron en una simulación de tareas en las que se les pidió indicar sus ingresos. Si bien podían responder con libertad, se les informó que deberían pagar una multa por el doble de valor de los impuestos si se descubría que mentían.

Los investigadores descubrieron que cuando los participantes leían la palabra «tasa» en lugar de «impuesto» pagaban de media una cantidad 10 % menor a los impuestos que en realidad les correspondían

Los investigadores descubrieron que cuando los participantes leían la palabra «tasa» en lugar de «impuesto» pagaban de media una cantidad 10 % menor a los impuestos que en realidad les correspondían. Además, cuando se brindaba la posibilidad de elegir entre pagar una «tasa» o un «impuesto» a un fondo que sería luego redistribuido de forma progresiva, se descubrió una preferencia muy acusada por el pago del impuesto.

Estos descubrimientos preliminares sugieren que la palabra «impuesto» podría no tener tantas connotaciones políticas negativas como creen los políticos, y que la palabra «tasa» podría ser la que más connotaciones negativas posea de las dos.

.

Actitudes frente al pago de impuestos

El proyecto WILLING TO PAY?, puesto en marcha en septiembre de 2012, se enmarca en una época en la que muchos países europeos se enfrentan a situaciones demográficas, económicas y fiscales complicadas como por ejemplo, las necesidades de cuidar de una población en proceso de envejecimiento, mantener una protección social adecuada y atender a la presión en pos de una reducción de impuestos.

Para comprender mejor las opciones políticas que poseen las administraciones europeas, el Instituto Universitario Europeo en Florencia (Italia) pretende estudiar los matices que existen en las interacciones entre las instituciones políticas, las políticas públicas y las preferencias de la población.

Los investigadores al cargo también pretenden conocer mejor el modo en el que las instituciones conforman y modifican las decisiones de la población y también cómo estas mismas instituciones podrían adaptarse para resultar más eficaces.

Desde el proyecto también se señalan las distintas actitudes hacia los impuestos que se observan a nivel europeo

Desde el proyecto también se señalan las distintas actitudes hacia los impuestos que se observan a nivel europeo. En Italia, por ejemplo, la ciudadanía suele presentar una actitud muy negativa con respecto a la responsabilidad de la administración y no suele confiar ella, una actitud muy diferente a la de países escandinavos como Suecia. El equipo del proyecto pondrá a prueba estos prejuicios para comprender mejor las motivaciones de las actitudes presentes en países tan distintos como Italia, Suecia, Reino Unido y Estados Unidos.

WILLING TO PAY? Espera ofrecer nuevos datos sobre las relaciones interactivas entre las instituciones y la población y explicar las diversas rutas y elecciones adoptadas en los distintos estados democráticos del bienestar. La investigación supone un progreso importante en el campo de la economía experimental gracias a los ensayos con ciudadanos que toman como modelo instituciones y opciones políticas reales.

Se espera que el proyecto, que finalizará en agosto de 2017 y que cuenta con financiación del Consejo Europeo de Investigación (CEI) a través del Séptimo Programa Marco de la Unión Europea, obtenga resultados que puedan aplicarse para mejorar los regímenes fiscales de toda Europa. En WILLING TO PAY? Explican que sólo a través de un conocimiento de las opiniones de los ciudadanos sobre su administración se pueden contemplar posibles reformas de los sistemas políticos.