Isaac Asimov

Su obra más famosa es la trilogía de la Fundación -‘Fundación’ (1951), ‘Fundación e Imperio’ (1952) y ‘Segunda Fundación’ (1953)

Tal día como hoy…  6 de abril de 1992 fallecía Isaac Asimov

.

El 6 de abril de 1992 fallecía en Nueva York Isaac Asimov autor de fama mundial por sus novelas y relatos de ciencia ficción, así como por sus escritos de divulgación científica e histórica. Fue profesor de Bioquímica en la Universidad de Boston; a lo largo de su vida se licenció y doctoró en Química, Filosofía, Ciencias Naturales y Artes. En cierta ocasión le preguntaron qué sentía al saber de «todo»; respondió que mucha «inquietud»… por el hecho de que la gente pensara que sabía de todo.

.

CV / Asimov nació en Smolensk (URSS) el 2 de enero de 1920 en una familia de origen judío. A los tres años de edad emigró con sus padres a los Estados Unidos y adquirió la nacionalidad norteamericana. Si en algunas biografías figura 1919 como el año de su nacimiento, es porqué su madre falsificó su edad para que ingresara en la escuela un año antes, a la vista de la asombrosa precocidad intelectual que su hijo manifestaba.

Asimov acuñó términos que luego fueron recogidos por el Oxford English Dicctionary, así como sus famosas «tres leyes de la robótica» y ciencia de la Psicohistoria

Se inició en la literatura de ciencia ficción con relatos, hasta que en 1950 publicó su primera novela ‘Un guijarro en el cielo’, que años después integró en el Ciclo de Trántor como una precuela al margen. Desde entonces y hasta su muerte, público 429 libros. Fue un intelectual racionalista y humanista de posiciones progresistas, que siempre mantuvo, pese a su distanciamiento de la izquierda activista, por lo que consideró su creciente irracionalismo, así como por su oposición a la energía nuclear, cuyo uso para fines pacíficos Asimov defendía.

Su obra más famosa es la trilogía de la Fundación -‘Fundación’ (1951), ‘Fundación e Imperio’ (1952) y ‘Segunda Fundación’ (1953)- que fue Premio Hugo a la mejor serie de ciencia ficción de todos los tiempos, añadiendo posteriormente secuelas –‘Los Límites de la Fundación’ (1982) y ‘Fundación y Tierra’ (1986)- y precuelas –‘Preludio a la Fundación’ (1988) y ‘Hacia la Fundación’ (1993, póstuma)-. Todo el conjunto constituye el ‘Ciclo de Trántor’, que a su vez enlaza con otra saga, la de los robots –‘Bóvedas de Acero’ (1954), ‘El Sol desnudo’ (1957) ‘Los Robots del Amanecer’ (1983) y ‘Robots e Imperio’ (1985) – convergiendo en esta última y concluyendo en ‘Robots y Tierra’.

A lo largo de su obra, Asimov acuñó términos que luego fueron recogidos por el Oxford English Dicctionary, así como sus famosas «tres leyes de la robótica» y ciencia de la Psicohistoria.  Las tres leyes de la robótica son 1) Un robot no hará daño a un ser humano, ni permitirá con su inacción que sufra daño; 2) Un robot debe cumplir las órdenes dadas por los seres humanos, excepto si entran en conflicto con la primera ley; 3) Un robot debe proteger su propia existencia siempre que no entre en conflicto con la primera o la segunda ley.

.

La Psicohistoria y el rutilante Imperio Galáctico 

Algo más complejo es explicar la Psicohistoria, el meollo de todo el ciclo de Trántor. Se trata de una ciencia que matematiza la psicología, la sociología y la historia, hasta superar la estadística y la probabilidad matemáticas, convirtiéndolas en una ciencia certeramente predictiva. Veamos. Las acciones de un individuo son impredecibles; las de un grupo de individuos también, pero en cálculo de probabilidades son más aproximativas. A mayor número de individuos tomados como universo, más probabilidades de predecir su comportamiento colectivo. Entonces, con el suficiente número de individuos, la historia podrá predecirse con certeza absoluta.

A mayor número de individuos tomados como universo, más probabilidades de predecir su comportamiento colectivo. Entonces, con el suficiente número de individuos, la historia podrá predecirse con certeza absoluta

Y resulta que la humanidad ha colonizado toda la galaxia, más de cien millones de estrellas con sus respectivos planetas, constituyendo un imperio galáctico. La población humana se calcula en miles de trillones, o sea, a partir de 1027, una cifra más que suficiente para la Psicohistoria. Y lo que descubre su creador, un matemático llamado Hari Seldon, es que, aunque todavía no sea perceptible, el rutilante Imperio Galáctico camina hacia su  descomposición y a su caída le seguirán 10.000 años de anarquía galáctica. Se propone entonces establecer una Fundación en un planeta perdido, llevando allí a expertos en todas las ramas del conocimiento humano y todas las bases de datos disponibles, para conservar el conocimiento que en el resto del universo se perderá y, desde allí, iniciar la reconstrucción de un nuevo imperio, reduciendo el periodo de caos a solo 3.000 años.

Claro que hay también una Segunda Fundación, pero aquí ya no nos queda espacio… tampoco para aclarar qué pintan los robots en todo este entuerto… Eso sí, recomendamos efusivamente su lectura. A ser posible, desde la primera precuela hasta la última secuela.

.

También un 6 de abril se cumplen estas otras efemérides

.

.

Dejar comentario

Deja tu comentario
Pon tu nombre aquí