Jack el destripador

Dibujo publicado el 13 de octubre de 1888 en el periódico “Illustrated London News”, y al que se tituló “Un personaje sospechoso” (“A Suspicious Character”), en relación al caso de “Jack el Destripador”.

Tal día como hoy… 31 de agosto de 1888 se encontraba el cadáver de la primera víctima de Jack el destripador

.

El 31 de agosto de 1888, a las 3:45 de la madrugada, la policía londinense encontraba en Durward Street, en el barrio de Whitechapel, el cadáver de «Polly» Nichols», una prostituta que frecuentaba aquella zona, tras el aviso de un carretero que se dirigía a trabajar al mercado. Está considerada la primera de las cinco víctimas «canónicas» de Jack el destripador, el asesino en serie más famoso del siglo XIX, que aterrorizó Londres durante tres meses, aunque posteriormente hubo otros asesinatos que eventualmente se relacionaron también con él.

.

CV / A finales del siglo XIX el barrio de Whitechapel no era precisamente un paraíso. Era, como el East End en conjunto, una zona misérrima con superpoblación, hacinamiento, insalubridad, inmigración, alcoholismo, prostitución y más que frecuentes asesinatos con violencia. De no haber sido por las características que presentaban las víctimas, dichos asesinatos no hubieran tenido mayor trascendencia. Pero al hecho de haber sido asesinadas se le añadían mutilaciones con extirpaciones de órganos genitales. Y a medida que se iban produciendo, la policía entendió que estaban cometidos por un mismo asesino. Llegó a enviar tres cartas a la policía mofándose de sus investigaciones, firmando una de ellas como «Jack de Ripper», quedándosele desde entonces el sobrenombre de Jack el destripador. La identidad real del asesino es todavía hoy un misterio.

Las mutilaciones indujeron a pensar que podía tratarse de un carnicero o un cirujano. La propia reina Victoria manifestó su convicción de que se trataba de algún carnicero. Las pesquisas de la policía llevaron hasta más de cien sospechosos, liberados por falta de pruebas e inconsistencia de las descripciones de los testigos. Alguno de ellos con probado historial delictivo, anterior y posterior a los hechos.

Cadáver de Mary Jane Kelly. / Wikimedia

.

Entre los principales, Montague Druitt, un abogado arruinado que había perdido su trabajo de maestro, cuyo suicidio en el Támesis coincidió con el final de los crímenes. Severin Klosowiski, un inmigrante polaco que se hacía llamar George Chapman, ejecutado en 1903 por el asesinato de sus tres sucesivas esposas. O Aaron Kosminski, un judío huido de los pogromos rusos que ejercía como barbero en Whitechapel, liberado por falta de pruebas. Tampoco faltaron desequilibrados mentales que se atribuyeron la identidad de Jack el destripador, siendo una de las hipótesis de la policía que algunos de los asesinatos, especialmente los seis o siete posteriores a los «canónicos», fueran cometidos por criminales mentalmente débiles que actuaran por pura mímesis.

En años posteriores surgieron nuevos sospechosos, muy especialmente por parte de la prensa, algunos de los cuales merecen especial atención: William Bury, Thomas Neill Cream  y Frederick Deeming.

Nunca, hasta el día de hoy, se ha sabido con certeza definitiva quién pudo ser el auténtico Jack el destripador

William Bury fue ejecutado en Escocia un año después, convicto de haber asesinado a su esposa, que ejercía la prostitución. Según cierta prensa, la caligrafía de la carta en que confesaba haber asesinado a su esposa era concordante con la de las cartas atribuidas al destripador. A otros se les relacionó posteriormente con Jack el destripador.

Thomas Neill Cream era un médico que fue ahorcado en Londres en 1892. Fue convicto de haber asesinado a varias mujeres –entre ellas su propia esposa- mediante envenenamientos o provocándoles intencionadamente la muerte al practicarles abortos. En el momento de su ejecución proclamó “Yo soy Jack el…”, pero no pudo concluir la frase porque se abrió la trampilla de la horca. El principal problema es que Cream estaba en una prisión norteamericana cuando se cometieron en Londres los asesinatos atribuidos a Jack el destripador. Pese a ello, el periodista Donals McKornik difundió la peregrina idea de que había dejado en la cárcel a un doble mediante soborno y cruzó el Atlántico para cometer los asesinatos. Finalmente, Federick Deeming fue un marino mercante ejecutado en Australia en 1892 por haber asesinado a sus dos esposas y a sus cuatro hijos. Estaba en Londres durante la época de los crímenes y se sabe que frecuentaba los prostíbulos de Whitechapel.

En fin, fuera o no Jack el destripador alguno de ellos, se trata de una distinguida colección de psicópatas no muy distintos del popular asesino. Luego, el fabulismo literario especuló libremente, y delirantemente, con otros personajes, algunos de ellos políticos, aristócratas, escritores… Pero nunca, hasta el día de hoy, se ha sabido con certeza definitiva quién pudo ser el auténtico Jack el destripador.

.

También un 31 de agosto se cumplen estas otras efemérides

.

.

Dejar comentario

Deja tu comentario
Pon tu nombre aquí