Jack London

Jack London / Wikimedia - publicado por LC Page and Company Boston 1903

Tal día como hoy… 22 de noviembre de 1916 fallecía Jack London

 

El 22 de noviembre de 1916 fallecía a los 40 años de edad, en su rancho de Glen Ellen (Sonona, California, EEUU), Jack London, escritor norteamericano de renombre, famoso por sus novelas de exaltación de la naturaleza, y otras novelas de carácter social y autobiográfico. Se especuló con un posible suicidio.

 

UB / En cierto modo, Jack London sigue la estela marcada por otros autores norteamericanos anteriores a él, como Ferimore Cooper (1789-1851) –autor de ‘El Último Mohicano’ (1826)-, o Herman Melville (1819-1891) –autor de ‘Moby Dick’ (1851)-. Una estela ciertamente marcada y caracterizada por su propia vida y las circunstancias que le tocó vivir. Es decir, la contraposición entre la civilización y el progreso, por un lado, frente a la naturaleza y lo salvaje; en un país que había sido, y todavía era en cierto modo en los primeros tiempos de London, tierra de frontera.

Se sabe poco de su infancia y adolescencia. Aficionado a la lectura desde niño, frecuentaba la biblioteca pública de San Francisco

Había nacido en San Francisco, probablemente el 12 de enero de 1876. Se sabe que su madre se llamaba Flora Wellman, y que no conoció a su padre. Se  ha especulado con que pudo ser un conocido astrólogo de San Francisco, llamado William Chaney. El propio Jack London debió tener conocimiento de ello ya mayor, y le escribió una carta a Channey inquiriéndole sobre el tema. El «astrólogo» le respondió que no podía ser su padre porque, aunque ciertamente había convivido con Flora Wellman, era impotente. Se ignora qué figuraba en su partida de nacimiento, porque la práctica totalidad de documentación civil de San Francisco desapareció con el terremoto que asoló esta ciudad en 1906.

Se sabe poco de su infancia y adolescencia. Aficionado a la lectura desde niño, frecuentaba la biblioteca pública de San Francisco y, según él mismo reconoció posteriormente, quedó muy impresionado por la lectura, en 1883, de ‘Signa’ (1875), una novela de la autora inglesa Ouida –seudónimo de Marie Louise Ramé-, especialista en literatura infantil, en la cual un niño italiano pobre y autodidacta, llega a ser un famoso compositor de ópera. Él también tuvo una formación básicamente autodidacta.

En 1893, con 18 años, se embarcó como marinero –como lo será su personaje Martin Eden- en la goleta Sophia Sutherland, que hacía la ruta hacia el Japón

En 1893, con 18 años, se embarcó como marinero –como lo será su personaje Martin Eden- en la goleta Sophia Sutherland, que hacía la ruta hacia el Japón. De vuelta a San Francisco, se encontró con conflictos sociales y laborales, en los que tomó parte, siendo detenido, y que despertaron su conciencia social y sus simpatías hacia el socialismo. Llevó un tiempo una vida nómada, trabajando en molinos, centrales eléctricas, en el ferrocarril, hasta que, con motivo de la fiebre del oro de Kondike (1897), se embarcó hacia Alaska en busca de fortuna.

En Alaska no encontró oro, y pasó por penalidades de todo tipo, padeciendo el escorbuto y estando al borde de la muerte. Pero encontró todo el material que desarrollará luego en sus novelas más famosas, como ‘The call of de wild’ –traducida al castellano como La llamada de la selva’, o de lo salvaje, o de la naturaleza‘- o ‘White Fang’ (1906) – Comillo Blanco-.

Tras su fallida experiencia como buscador de oro, regresó a Oakland decidido a convertirse en un escritor de éxito. Y, aunque lo costó, esta vez sí consiguió su objetivo. Se casó en dos ocasiones y acabó comprando un rancho de 4 km2  en Glen Ellen (California). Intentó convertirlo en un negocio, pero no lo consiguió; tuvo que seguir viviendo del éxito de sus escritos.

En la obra de London hay novelas de exaltación romántica de la naturaleza, relatos autobiográficos, y también futuristas y de ciencia ficción

En la obra de London hay novelas de exaltación romántica de la naturaleza, relatos autobiográficos, y también futuristas y de ciencia ficción. En el primer campo entrarían las citadas ‘La llamada de la selva’ y ‘Colmillo Blanco’, en el segundo ‘Martin Eden’ –una especie de «pijoaparte» avant la lettre-, y en el tercero, relatos distópicos, por lo general, en los que la civilización humana ha colapsado y ha vuelto a sus orígenes salvajes y primitivos, como sería el caso de ‘The Road’. Todas ellas han sido posteriormente objeto de numerosas adaptaciones cinematográficas.

Jack London murió en extrañas circunstancias. El hecho de que el suicidio fuera una constante en sus relatos, dio pábulo al rumor de que se hubiera quitado la vida intencionadamente, inyectándose una sobredosis de morfina. No parece que fuera así. La causa oficial de su muerte fue por uremia. Padecía terribles dolores y tomaba ciertamente morfina para calmarlos. Acaso una sobredosis contribuyó a matarlo, pero no puede saberse si fue intencionada o no. Está enterrado junto a su segunda esposa, Charmian Kittredge, en el “Parque Histórico Jack London” de Glen Ellen.

Dejar comentario

Deja tu comentario
Pon tu nombre aquí