Jacques-Yves Cousteau

Jacques Cousteau / Wikimedia - Peters, Hans / Anefo.

Tal día como hoy… 25 de junio de 1997 fallecía Jacques-Yves Cousteau

 

El 25 de junio de 1997 fallecía en París a los 87 años de edad Jacques-Yves Cousteau, «el comandante Cousteau», explorador e investigador submarino. Él y su buque oceanográfico, el «Calypso”, son hoy un hito. Es, sin duda alguna, el más famoso y mediático divulgador científico de la vida submarina a través de sus documentales. Fue de los primeros en denunciar la sobrepesca y la amenaza de extinción de especies marinas, así los problemas de contaminación en los océanos.

 

CV / Jacques-Yves Cousteau nació en Saint-André-de-Coubzac, en la Aquitania francesa, cerca de Burdeos, el 11 de junio de 1910. De salud frágil, los médicos le recomendaron evitar los deportes bruscos y le aconsejaron la natación. Siempre consideró que allí había nacido su vocación por los mares. Se aficionó al buceo en los EEUU, donde residió temporalmente al haber sido su padre destinado allí. En 1930 ingresó en la Escuela Naval de la Armada francesa. Durante la II Guerra Mundial trabajó con la Resistencia y obtuvo, entre otras condecoraciones, la Legión de Honor.

Cousteau se aficionó al buceo en los EEUU, donde residió temporalmente al haber sido su padre destinado allí

En 1943, junto al ingeniero Émile Gagnan, desarrolló el Aqualung –literalmente: pulmón acuático-, una escafandra autónoma con aire comprimido que hizo que el hombre pudiera desplazarse por primera vez en la historia libremente bajo el agua, sin cables ni suministros de oxígeno desde la superficie. Gagnan y Cousteau adaptaron un regulador-compresor que servía para los motores de gasógeno, el RouquayrolDenayrouze, que aplicaron entre una botella de aire comprimido y los pulmones del buceador. La válvula constaba de una membrana flexible que se abría cuando el buceador aspiraba. Fue el inicio del submarinismo tal como se conoce actualmente.

Tras finalizar la II Guerra Mundial, la marina francesa utilizó sus conocimientos de buceo para la desactivación de minas. En 1948 emprendió la búsqueda de un barco romano hundido en el siglo I aC, el Mahdia. Fue la primera expedición arqueológica subacuática de la historia que utilizó equipos autónomos de inmersión. En 1949 abandonó la Marina como capitán de corbeta y empezó a dedicarse de lleno a la exploración e investigación.

En 1950 consiguió hacerse con un viejo dragaminas norteamericano, que se convirtió en su casa su laboratorio, su transporte y su compañero de aventuras para el resto de su vida

En 1950 consiguió hacerse con un viejo dragaminas norteamericano, que se convirtió en su casa su laboratorio, su transporte y su compañero de aventuras para el resto de su vida: El Calypso, que se convirtió en el buque oceanográfico más famoso del mundo. Un mecenas francés, Loël Guinnes, lo compró para Cousteau y se lo alquiló al simbólico precio de 1 franco al año. El buque llegó a contar con un laboratorio móvil, helipuerto, vehículos de propulsión para buceo, minisubmarinos y cámaras de filmación acuática.

En 1953 publicó ‘El Mundo del Silencio’, un libro con fotografías sobre la vida submarina, que vendió en poco tiempo más de cinco millones de ejemplares. Aficionado como era al cine, entró en contacto con un joven y entonces aún desconocido director, Louis Malle (1932-1995), con el cual rodó un largometraje documental con el mismo título ‘El Mundo del Silencio’, que obtuvo en 1956 la Palma de Oro en el Festival de Cannes y, al año siguiente, el Óscar al mejor largometraje documental. Entre 1968 y 1972 rodó más de 155 programas que se emitieron por las televisiones de todo el mundo: ‘El Mundo Submarino de Jacques Cousteau’.

Entre 1968 y 1972 rodó más de 155 programas que se emitieron por las televisiones de todo el mundo: ‘El Mundo Submarino de Jacques Cousteau’

Cousteau nunca abandonó su faceta creadora. Diseñó unos platillos de buceo –que parecían ovnis- para poder descender a mayores profundidades, propulsores a hélice para que los buceadores se desplazaran a mayor velocidad, construyó la primera base humana en el fondo marino y permaneció en ella con un equipo de expertos durante 30 días…

También denunció los perniciosos efectos de la pesca abusiva, promovió acciones contra la energía nuclear, advirtió sobre el peligro de la contaminación y de superpoblación de la Tierra. En cierta ocasión, en los años sesenta del siglo XX, en medio de una campaña antinuclear, una manifestación detuvo en Francia un tren cargado de residuos nucleares con Cousteau presente. Tiempo después, en un acto en que coincidió con el presidente De Gaulle, éste le dijo a Cousteau que debería ser más comprensivo con las investigaciones nucleares; Cousteau le replicó que eran las investigaciones las que deberían ser más comprensivas con «nosotros». En 1979 publicó la ‘Carta de Derechos de las Generaciones Futuras’…

Un año antes de la muerte de Cousteau, el Calypso se hundió en el puerto de Singapur al colisionar con una barcaza. Fue reflotado y remolcado a Francia, pero una serie de litigios judiciales han ido demorando indefinidamente su segunda botadura.

Dejar comentario

Deja tu comentario
Pon tu nombre aquí