Jaime Rosales: “En España gusta mucho la humillación y la burla”

Tras su debut en el pasado Festival de Cannes este fin de semana llega a los cines “Petra”, una “tragedia griega” con elementos folletinescos que Jaime Rosales traslada a una familia de la burguesía catalana contemporánea de la mano de Bárbara Lennie, Marisa Paredes o Álex Brendemühl.

 

Magdalena Tsanis / EFE

A través de las relaciones en el seno de esa familia el director de “La soledad” (2007) explora temas como el perdón, la búsqueda de la verdad, la motivación del arte, el destino, la violencia o la lucha entre el bien y el mal.

“La película permite muchas reflexiones, sobre las diferencias generacionales, las clases sociales o sobre el trato; en España el trato en general es desagradable, gusta mucho la humillación y la burla”, ha señalado hoy a Efe el cineasta.

La película permite muchas reflexiones, sobre las diferencias generacionales, las clases sociales o sobre el trato

Si hay un personaje que condensa ese maltrato es Jaume, el cabeza de familia, un célebre artista plástico, poderoso y cruel, que siembra la desgracia a su alrededor, un villano de libro, cuya radicalidad contrasta con la sutileza de la interpretación de un debutante Joan Botey.

“He seguido el ejemplo de Hitchcock, que decía que una buena película se basa en un buen villano, me di carta blanca para ir a fondo”, afirma Rosales, que dice haberse inspirado en el entorno de Miquel Barceló para entender cómo vive un artista de esa talla.

“Sólo que Miquel es una gran persona y simpatiquísima que no tiene nada que ver desde el punto de vista psicológico con el personaje”, aclara.

“Lo que me interesaba era traducir la tragedia griega a la época actual y entregar al espectador algo muy preciso”, explica Rosales

La trama arranca cuando Petra (Lennie) llega a la casa de campo de Jaume con el pretexto de realizar una residencia artística y la intención real de buscar a su padre, cuya identidad desconoce. Allí conoce también a su mujer (Paredes) y a su hijo Lucas (Brendemühl).

“Lo que me interesaba era traducir la tragedia griega a la época actual y entregar al espectador algo muy preciso”, explica Rosales, “aunque la trama es muy rocambolesca, se contrasta con un planteamiento estilístico minimalista y muy personal”.

Rosales se sirve del suspense y los giros inesperados para atrapar al espectador y de una estructura temporal no lineal.

“Toda mi filmografía se alinea con el cine moderno, en esta quise hibridar lo clásico y lo moderno”, explica, “por un lado este guion exageradamente folletinesco (escrito junto a Clara Roquet y Michel Gaztambide), y por otro algo más moderno como romper el tiempo”.

A través de los personajes reflexiona además sobre las distintas motivaciones del arte: atraer al público y vender (Jaume), explorar las propias obsesiones y miedos (Petra) o el compromiso político (Lucas). Personalmente dice situarse un poco en todos ellos.

Rosales se sirve del suspense y los giros inesperados para atrapar al espectador y de una estructura temporal no lineal

“A mí me gusta que mi obra se venda y se vea; tengo algo de compromiso político, más evidente en películas como ‘Tiro en la cabeza’ y mi trabajo me permite reflexionar sobre mis inquietudes, así que estoy en todos los personajes y en ninguno”, afirma.

Frente al personaje de Lennie que busca la verdad, el de Marisa Paredes, que este año ha recibido el Goya de Honor por su trayectoria, vive deliberadamente de espaldas a ella.

“La verdad es demasiado dura y oscura para ella”, explica la actriz, “se ha resignado, pero la llegada de Petra tambalea toda esa aparente seguridad que tiene”.

Con todo, tanto Paredes como Lennie, que va por su cuarto estreno cinematográfico este año (después de “La enfermedad del domingo”, “Todos lo saben” y “El reino”), coinciden en que son las mujeres quienes finalmente aportan algo de esperanza a tanta tragedia.

“Las mujeres son más consecuentes, tratan de que las cosas cambien, apuestan por el encuentro y el diálogo, cosas que los hombres han sido incapaces de hacer en este caso y creo que es bastante extensible a la realidad”, asegura Lennie.

Dejar comentario

Deja tu comentario
Pon tu nombre aquí