Jóvenes musicando la crisis

Estos estilos de música híbridos se contemplaron como la banda sonora de la revolución, y también como un factor motivador de las protestas / UPF

El rol de la música como expresión política y social

 

Songs that Sing the Crisis: Music, Words, Youth Narrativas and Identities in Late Modernity, es el título de un monográfico de la revista Young (Nordic Journal of Youth Research) que se publicará el 1 de febrero, disponible ya en línea, que reflexiona sobre el rol de la música como expresión de la crisis. Contiene estudios de caso sobre las formas musicales rap, punk, folk metal, black metal, fado, reggaeton y mahraganat, en países como España, Portugal, Finlandia, Irlanda y Egipto.

 

UPF / Este monográfico incluye un par de estudios de miembros del Grupo de Investigación Consolidado sobre Juventud, Sociedad y Comunicación (JOVIS.com) del Departamento de Comunicación de la UPF: un estudio de Mónica Figueras (junto con las profesoras de la URV Nuria Arauna y Iolanda Tortajada) sobre el reggaeton feminista en España, y un segundo estudio de los investigadores José Sánchez García y Carles Feixa sobre el rap y el mahraganat en Epigto después de la revolución.

Carles Feixa Pàmpols (UPF) es, además de autor, editor de la monografía, conjuntamente con Paula Guerra (Universidade de Porto, Portugal), Shane Blackman (Canterbury Christ Church University, UK) y Jeanette Østergaard (The Danish National Centre for social Research, Denmark).

 

La expansión del reggaeton en España

El artículo de Núria Araüna, Iolanda Tortajada y Mònica Figueras-Maz se centra en un estilo musical no occidental, el reggaeton, que se globalizó y mercantilizó a finales del siglo XXI, pero que en España, tras la crisis, adoptó una posición más politizada. Se originó como un estilo híbrido subterráneo perteneciente a clases subalternas de una región periférica -el Caribe-, y se consideró territorio masculino (y subclase), pero se extendió rápidamente desde sectores marginados hasta clase media y central.

El estudio analiza la expansión del reggaeton en España desde el punto de vista de las relaciones de género y la mainstreamization del feminismo popular

El estudio analiza la expansión del reggaeton en España desde el punto de vista de las relaciones de género y la mainstreamization del feminismo popular. Se centra en tres jóvenes artistas populares:  Brisa Fenoy, Ms. Nina y Tremenda Jauría, que han apropiado el estilo como herramienta subversiva para transmitir mensajes feministas, a través de las letras y las actuaciones del cuerpo.

Tanto en la tendencia comercial de los dos primeros como en la tendencia alternativa de la última, la letra y su difusión en contextos políticos, como las demostraciones de #MeToo del 8M 2018, permiten a los autores concluir que el reggaeton se puede ver como un ejercicio de renuncia y empoderamiento, una táctica para subvertir representaciones discriminatorias de género: “estas canciones y actuaciones son una manifestación de un proceso subyacente complejo (…) el llamado renacimiento de los movimientos feministas en España a raíz de la crisis que provocó más precariedad , y la pobreza de las clases trabajadoras (pero especialmente en mujeres y jóvenes) “, explican las autoras del trabajo.

 

Un análisis de la música de la primavera árabe

El artículo de José Sánchez-García y Carles Feixa se centra en la política de una música popular mundial – el rap – y una glocal – mahragan – en Túnez y Egipto, respectivamente. A partir de un proyecto de investigación comparativa dentro del proyecto europeo TRANSGANG, el estudio combina el análisis de las letras de las canciones con datos etnográficos de los dos países, después de la llamada primavera árabe. Estos estilos de música híbridos se pueden ver como la banda sonora de la revolución, pero también como un factor motivador de las protestas.

En Túnez, durante la Revolución de los Jazmines (junio 2011), el rap fue la manera de difundir el malestar con el régimen autoritario de Ben Ali

En Túnez, durante la Revolución de los Jazmines (junio 2011), el rap fue la manera de difundir el malestar con el régimen autoritario de Ben Ali, como bien expresaban las canciones de El General, incluso si había una división de género y de clase: política media institucionalizada de clase media ante los jóvenes marginada. En Egipto, el mahragan cairota fue una transformación de la música y la danza sufí, mezclada con ritmos comerciales y electrónicos, popular en los barrios pobres, pero considerada como de “mal gusto”, vulgar y de influencia occidental por las clases dirigentes.

Las letras de las canciones cambiaron con el levantamiento anti-Mubarak que estalló el 25 de enero de 2011: las canciones de mahragan fueron politizadas y atrajeron diferentes grupos y generaciones sociales. Como dice un cantante: “Hicimos música que hiciera bailar a la gente, pero también hablamos de sus preocupaciones”. En ambos casos, estos estilos musicales se volvieron a significar desde una perspectiva generacional, de género y clasificado, pasando entre la resistencia a la resiliencia: la música rap en Túnez y el maharagan en El Cairo permiten a los jóvenes de las clases bajas imaginar la esperanza y significan un foco crítico de múltiples marginaciones.

 

Un monográfico que enlaza música, identidad, protesta política y artística

En la presentación que introduce el monográfico, se dice que “los jóvenes suelen estar al frente de un cambio social y político contemporáneo importante, y consideran que la música ha sido un elemento central en estos eventos, ya sea como potenciador de la movilización política o como importante indicador de los cambios profundos y las reconstrucciones identitarias de los jóvenes de la modernidad tardía”.

Por lo tanto, este número especial de Young ha buscado explorar las cuestiones planteadas por este dilema, cruzando nociones de música, identidad, protesta política y artística, a través de un análisis interdisciplinario en los campos de la sociología, la antropología, la literatura, los estudios culturales, los medios de comunicación y la historia, entre otros, y, lo más importante es que permite situar la música en el centro de los estudios sobre juventud.

Referencia bibliográfica: 

Paula Guerra, Carles Feixa Pàmpols, Shane Blackman, Jeanette Østegaard (2020), “Introduction: Songs that Sing the Crisis: Music, Words, Youth Narratives and Identities in Late Modernity”, Young, 14 de enero, 28(1) 5-13. https://doi.org/10.1177/1103308819879825

Núria Araüna, Iolanda Tortajada, Mònica Figueras-Maz (2020), “Feminist Reggaeton in Spain: Young Women Subverting Machismo Through ‘Perreo’”, 14 de enero, 28(1) 32–49. https://doi.org/10.1177/1103308819831473

José Sánchez García, Carles Feixa Pàmpols (2020) “In My Name and the Name of All People Who Live in Misery: Rap in the Wake of Revolution in Tunisia and Egypt”, Young, 14 de enero, 28(1) 85–100, DOI: 10.1177/1103308819868334.

Dejar comentario

Deja tu comentario
Pon tu nombre aquí