Juegos Olímpicos de Barcelona 1992

Infraestructuras deportivas en la montaña de Montjuic, Barcelona / Wikimedia – Amadalvarez

Tal día como hoy… 25 de julio de 1992 se inauguraban los XXV Juegos Olímpicos de Barcelona 1992

.

El 25 de julio de 1992, 22:40 hora local, el legendario jugador de baloncesto Juan Antonio San Epifanio, Epi, encendía con el fuego de la antorcha olímpica la flecha que el arquero Antonio Rebollo lanzaba a continuación encendiendo la llama del pebetero olímpico. Habían comenzado los XXV Juegos Olímpicos de Barcelona 1992.

.

España, el país anfitrión, quedó en sexto lugar obteniendo 13 medallas de oro, 7 de plata y dos de bronce, un total de 22. Todo un éxito histórico

CV / Quizás merezca la pena repetirlo aunque sea un tópico. Se ha dicho en ocasiones que el reencuentro de España con el mundo, después de siglos de aislamiento, se produjo en el trayecto de diez años que media entre dos eventos deportivos, el Mundial de fútbol España 1982 –el de «Naranjito- y las Olimpíadas de Barcelona 92 –las de Cobi-. Si el primero fue la presentación en sociedad, el segundo significó la confirmación. Sin duda una afirmación muy simplista, pero sin menoscabo del carácter emblemático que dichos Juegos tuvieron para España y, muy particularmente, para la ciudad de Barcelona, que organizaba por primera vez unas Olimpiadas tras haber aspirado a hacerlo en tres ocasiones anteriores, 1924, 1936 y 1940. Si a la tercera no fue la vencida, sí pudo serlo esta vez a la cuarta: 1992.

La idea había arrancado 11 años antes, en 1981, cuando el entonces alcalde de Barcelona, Narcís Serra, solicitó formalmente al rey de España, Juan Carlos I, el correspondiente permiso para optar en nombre de la ciudad de Barcelona a la organización de los Juegos de Verano de 1992. El proyecto siguió adelante con su sucesor en la alcaldía de la ciudad, Pasqual Maragall, y Barcelona acabó formalizando oficialmente su candidatura ante el Comité Olímpico Internacional, presidido por el español y catalán José Antonio Samaranch. El 17 de octubre de 1986, El COI designaba a Barcelona sede de los Juegos.

Antorcha de los Juegos de Barcelona / Wikimedia (IVF)

La ciudad entera se volcó en la organización de lo que sabía que era acaso la puesta en escena internacional más importante de su historia. Se aprovechó también para recabar inversiones de modernización de infraestructuras y todo el país se preparó para que España estuviera deportivamente a la altura de lo que se suponía de ella; es decir, que a diferencia de los Mundiales del fútbol del 82, esta vez no se hiciera el ridículo. Y la verdad es que se consiguió no hacerlo, lo cual ya es en sí mucho más de lo que hoy en día podría parecer.

Los Juegos se celebraron entre el 25 de julio y el 9 de agosto, con subsedes también en Lleida, Zaragoza, Girona y Valencia. En total, se batieron 32 récords mundiales. Los EEUU, que se presentaron con el atractivo añadido de que por primera vez se autorizó la participación de jugadores de la NBA en baloncesto, fueron los primeros en el medallero. España, el país anfitrión, quedó en sexto lugar obteniendo 13 medallas de oro, 7 de plata y dos de bronce, un total de 22. Todo un éxito histórico –no repetido- si tenemos en cuenta que era el mismo número de medallas que las obtenidas hasta entonces en unos Juegos de Verano: 22.

Como anécdota, digamos que la flecha lanzada por Rebollo no cayó en el pebetero, sino que produjo dicho efecto óptico a partir de la posición de las cámaras de televisión. La flecha pasó de largo según estaba previsto. Fue un montaje concebido por el especialista en efectos cinematográficos Antonio Abades, que es, según parece, quien sigue teniendo a día de hoy bajo su custodia la codiciada flecha.

.

También un 25 de julio se cumplen estas otras efemérides

.

.

Dejar comentario

Deja tu comentario
Pon tu nombre aquí