Kamala, la niña criada por lobos

Las leyendas de los niños ferales no son nuevas / Pixabay

Tal día como hoy… 14 de noviembre de 1929 fallecía Kamala la niña criada por lobos

 

El 14 de noviembre de 1929 fallecía en Midnapore (Bengala Occidental, India), Kamala, la niña que se hizo póstumamente famosa por haber sido supuestamente criada por lobos. Se calcula que tenía entre dieciséis y diecisiete años. Su probable hermana, Amala, había muerto ocho años antes, aproximadamente a los dos años de edad. Un siniestro montaje con las dos niñas como víctimas.

 

CV / Las leyendas de los niños ferales no son nuevas. Desde los gemelos Rómulo y Remo amamantados por la loba capitolina, los niños gacela o Mowgli, el niño-lobo fabulado por Rudyard Kipling en ‘El Libro de la Selva’ –por no hablar de Tarzán, el hombre-mono-, la idea de humanos criados entre animales, curiosamente lobos en muchos casos, ha sido un lugar común en muchas civilizaciones. De muchos se han dicho cosas sobre sus características anatómicas que van mucho más allá del delirio. De los niños-gacela se decía que tenían las articulaciones de las rodillas al revés, para así poder saltar y correr como estos antílopes. De los niños-lobo que tenían los dientes afilados…

Se sabe de algún caso real, pero mucho más prosaico y sin tan rápida adaptación morfológica, ni mucho menos. Está documentado, por ejemplo, el caso de Víctor de Aveyron, que fue hallado y capturado por unos cazadores en el Languedoc francés en 1800. Había sobrevivido en las montañas pirenaicas, más que probablemente después de haber sido abandonado. Manifestaba un carácter asocial y fue incapaz de aprender nada. El director de cine François Truffaut se inspiró en él para su película ‘L’Enfant Sauvage’ (1970).

Según Joseph Armito Lal Singh un hombre le había dado dos niñas que habían sido rescatadas de la selva. Las niñas tenían un olfato que le permitía oler la comida a kilómetros, aullaban y comían solo carne cruda

El caso de Kamala y Amala es, si cabe, más sórdido. En 1926, Joseph Armito Lal Singh, clérigo y director del orfanato local de Midnapore, escribió un informe en un diario de Calcuta afirmando que un hombre le había dado dos niñas que habían sido rescatadas de la selva, y que había anotado en su diario personal todas las observaciones llevadas a cabo para intentar rehabilitarlas. Posteriormente afirmó que él mismo las había rescatado de una manada de lobos. Según él, las niñas tenían un olfato que le permitía oler la comida a kilómetros, aullaban y comían solo carne cruda. Si se les ponían ropas, se las arrancaban a mordiscos…

También añadía que las niñas tenían una perfecta visión nocturna, que solo andaban a cuatro patas, que sus articulaciones eran rígidas, que tenían los colmillos afilados…. Singh publicó su supuesto diario en 1935, seis años después de la muerte de Kamala, apoyado por el fraudulento antropólogo norteamericano Robert M. Zingg, que también escribió su propio libro al respecto: ‘Wolf-children and feral men’. Según testimonios fiables obtenidos en posteriores investigaciones, Singh golpeaba a Kamala ante los visitantes para obtener los comportamientos que describía en sus diarios.

Fue todo un montaje urdido a partir de las dos infelices niñas que, según los científicos del momento, lo más probable es que fueran autistas y con algún defecto congénito

Fue todo un montaje urdido a partir de las dos infelices niñas que, según los científicos del momento, lo más probable es que fueran autistas y con algún defecto congénito. Posteriormente,  el médico del orfanato negó las afirmaciones de Singh. El psicólogo Bruno Bettleheim consideró que se trataba de dos niñas nacidas con discapacidades mentales y físicas, pero nada de lobos ni fantasías por el estilo.

Hoy se sabe que Robert M. Zingg, pagó cantidades de dinero a Singh a cambio de colaborar en su libro y cobrar por él, además de hacerse famoso con el suyo propio. Cuando todo se desveló, fue despedido de la Universidad de Denver y nunca más pudo volver a ejercer la docencia.

Hoy en día, se considera que Kamala –de Amala no se sabe nada- sufría muy probablemente un trastorno del desarrollo neurológico que se conoce como Síndrome de Rett. Fue la infeliz víctima de dos gañanes que intentaron hacerse ricos a su costa de su desgracia.

Digamos, para concluir, que el mito de los niños-lobo, o sea, criados y amamantados por lobas, no solo es esto, un mito, sino que es además técnicamente imposible por la simple razón que la leche de loba no es digerible por los humanos. Rómulo y Remo hubieran muerto a la primera succión.

Dejar comentario

Deja tu comentario
Pon tu nombre aquí