Karl May

Karl May, en 1906. / Wikimedia

Tal día como hoy… 25 de febrero de 1842 nacía Karl May

 

El 25 de febrero de 1842 nacía en Hohentstein-Ernstthal (Sajonia, Alemania) Karl May, escritor de novelas juveniles sobre el Oeste americano, cuyas novelas contribuyeron en buena medida a la creación de un imaginario colectivo sobre los indios norteamericanos, tan falso como indocumentado. Es el padre literario del jefe apache Winnetou.

 

CV / Se acostumbra a situar a Karl May como el novelista equivalente en Alemania a Emilio Salgari, en Italia, o a Julio Verne, en Francia. En algo puede parecerse a Salgari, pero en casi nada a Verne. Ello no obstante, es uno de los escritores alemanes más vendido y traducido de todos los tiempos; unos doscientos millones de copias.

Aunque solo visitó los Estados Unidos después de haber publicado sus novelas más famosas, y nunca llegó más al oeste de Buffalo, en el estado de Nueva York, se le considera, junto a Zane Grey, como uno de los primeros novelistas que convirtieron en tema literario el Far West.

Se acostumbra a situar a Karl May como el novelista equivalente en Alemania a Emilio Salgari, en Italia, o a Julio Verne, en Francia

En su caso, a través de su alter ego, Old Shatterhand, un aventurero alemán que se hace amigo de un guerrero apache, en unos escenarios cuya descripción evoca mucho más a los indios de las praderas, que a los desiertos de Nuevo México y Arizona, los espacios históricamente frecuentados por los apaches protagonistas de sus novelas.

Karl May fue el quinto de catorce hermanos, hijo de una familia de tejedores alemanes de clase media. Quedó ciego al poco de nacer, y no recuperó la vista hasta los cinco años tras una intervención quirúrgica. Durante este tiempo, su abuelo le contaba historias que crearon en él una vida interior que posteriormente desarrolló en sus novelas.

A los 19 años se convirtió en maestro de escuela, pero se le retiró la licencia para enseñar al poco tiempo debido a un oscuro incidente relacionado con el robo de un reloj en la escuela donde trabajaba. Estuvo varias veces en la cárcel por delitos menores contra la propiedad. Fue durante sus estancias en prisión que se aficionó a escribir. Y se convirtió en un autor de éxito.

En 1875, con 33 años, empezó a trabajar como colaborador en algunos periódicos locales escribiendo relatos sobre Oriente

En 1875, con 33 años, empezó a trabajar como colaborador en algunos periódicos locales escribiendo relatos sobre Oriente. Sus artículos tuvieron muy buena acogida y empezó a publicar relatos por entregas que muy pronto le hicieron famoso y rico.

Los escenarios favoritos de sus novelas fueron el Medio Oriente y el Oeste americano. El Oeste americano que nos describe Karl May no tuvo nunca nada que ver con el que realmente existió. Pero en su descargo hay que decir que tampoco se le parecía en nada el de los relatos que por entonces se escribían en los mismos EEUU, ni en ningún otro lugar del mundo.

El Oeste fue en realidad un lugar literario, y posteriormente el cinematográfico; un lugar imaginado que nunca existió fuera de los relatos que sobre él se escribieron. El mérito de May, en este sentido, fue que no se dedicó a describir un lugar real, sino la ficción imaginada que el público quería leer.

En cierto modo, lo que hizo Karl May con sus novelas sobre indios fue la expresión comercial de lo que Kafka escribió en ‘Deseo de convertirse en piel roja’

En cierto modo, lo que hizo Karl May con sus novelas sobre indios fue la expresión comercial de lo que Kafka escribió en ‘Deseo de convertirse en piel roja’, un texto que May no pudo leer –se publicó poco después de su muerte-, pero que expresaba a la perfección la sublimación de las frustraciones de una sociedad victoriana que se proyectaban en la imaginada tierra de frontera, en todo lo que no era y creía haber dejado atrás: la nueva expresión del buen salvaje de Rousseau.

Karl May murió en Dresde, el 30 de marzo de 1912, a los 70 años. Nos dejó el mito de Winnetou.

Dejar comentario

Deja tu comentario
Pon tu nombre aquí