La acción de genes en la mutación tumoral

ADN

Identifican el mecanismo de acción de genes con alta frecuencia de mutación en cáncer

 

US/DICYT

Después del gen del supresor tumoral p53, los genes que se encuentran más veces mutados en cáncer son los que codifican dos proteínas del complejo remodelador de cromatina SWI/SNF. La función de este complejo es “acomodar” las histonas que cubren el ADN de los cromosomas para que puedan ocurrir los procesos de transcripción, reparación y replicación del ADN o de segregación cromosómica según el caso.

Un grupo de la Universidad de Sevilla ha demostrado en CABIMER que la inactivación de BRG1, el factor responsable de la actividad enzimática de los complejos SWI/SNF, conduce a una alta inestabilidad genética, característica común a la gran mayoría de tumores.

El trabajo resuelve un problema de suma relevancia en biología molecular y celular aportando una nueva función al complejo SWI/SNF

La aportación más relevante de este estudio es que logra descifrar el mecanismo por el que esto ocurre. El complejo SWI/SNF es necesario para que las células puedan resolver los conflictos que se dan en los cromosomas cuando las maquinarias de transcripción y replicación colisionan en un mismo sitio obstaculizándose mutuamente. Si algún miembro del complejo SWI/SNF está mutado, la replicación del ADN es defectuosa y se producen roturas cromosómicas promovidas en gran parte por la acumulación de híbridos de ADN-ARN en los sitios donde ocurren los conflictos.

El trabajo resuelve un problema de suma relevancia en biología molecular y celular aportando una nueva función al complejo SWI/SNF, y abre la posibilidad de que este remodelador de cromatina pueda ser un supresor tumoral y de que los híbridos de ADN-ARN constituyan una fuente importante de tumorigenicidad. El estudio se enmarca dentro del proyecto ERC Advanced del catedrático de Genética Andrés Aguilera, siendo su autor principal el doctor Aleix Bayona-Feliu, contratado por el programa Juan de la Cierva, y se publica en la prestigiosa revista Nature Genetics.

Dejar comentario

Deja tu comentario
Pon tu nombre aquí