Grupo de dromedarios en el desierto del Neguev, Israel / Imagen: Wikipedia

La genética de los dromedarios, modulada por las antiguas rutas de comercio

.

Un equipo de científicos ha descubierto que la diversidad genética de uno de los animales más domesticados del mundo, el dromedario, ha sido influenciada por las antiguas rutas de comercio. La diversidad genética del dromedario es, probablemente, mucho más adaptable ante los cambios del entorno, en comparación con otros animales domesticados y criados en ganadería.

.

© Shutterstoc

© Shutterstoc

Cordis / El dromedario se usa desde hace miles de años como medio de transporte tanto de personas como de mercancías. Incluso bien entrado el siglo XX, caravanas de comercio formadas por varios miles de animales aún atravesaban serpenteantes los desiertos del norte de África y Oriente Próximo. El dromedario es la especie ganadera de mayor tamaño, y su domesticación fue trascendental para el desarrollo de la sociedad humana en los entornos desérticos, muy adversos e inhóspitos. Pero en la actualidad sigue habiendo incógnitas acerca de esa domesticación del dromedario y su evolución histórica.

Durante el proceso de domesticación, los humanos suelen criar los animales seleccionando aquellas partes del genotipo que resultan más ventajosas. El equipo investigador, coordinado por la Universidad de Medicina Veterinaria de Viena, ha demostrado por primera vez que esto no fue así en el caso del dromedario. A diferencia de otros animales domesticados, donde la norma es una diversidad genética reducida, el dromedario presenta una diversidad genética muy amplia.

Los investigadores recabaron muestras de casi mil cien dromedarios vivos y las compararon con muestras de origen arqueológico procedentes de animales salvajes o bien en etapas incipientes de la domesticación. Analizando el ADN, determinaron que la diversidad genética del dromedario está relacionada de forma directa con su uso como animal de carga a lo largo de rutas de comercio antiguas que cruzaban Oriente Próximo y el norte de África. En consecuencia entraron en contacto poblaciones diferentes de dromedario y se produjo un flujo genético más regular y se mantuvo la diversidad genética de esta especie. Únicamente una población de dromedario se desviaba de la diversidad genética observada en el resto de la especie, al estar aislada durante cierto tiempo, a causa de obstáculos de tipo geográfico y cultural.

Analizando el ADN, determinaron que la diversidad genética del dromedario está relacionada de forma directa con su uso como animal de carga a lo largo de rutas de comercio

A raíz del flujo genético constante del dromedario, que solo es equiparable al observado en animales no domesticados, resultaba difícil determinar la forma salvaje de la cual ha descendido el dromedario domesticado actual y, por tanto, cuándo se domesticó por primera vez. Pero el equipo científico ha conseguido despejar esta incógnita.

Analizaron ADN de hasta siete mil años de antigüedad obtenido de los huesos de dromedarios salvajes o bien domesticados en una etapa inicial, y compararon las muestras con los perfiles genéticos de poblaciones modernas de dromedarios procedentes de todo el mundo. Por primera vez ha sido posible determinar que la región donde se produjo la domesticación por primera vez fue el litoral sureste de la península Arábiga (lo que hoy es Omán y los Emiratos Árabes Unidos).

«Aparentemente, nuestros resultados confirman que la primera domesticación de dromedarios salvajes se habría producido en la costa suroriental», señaló Pamela Burger, integrante del equipo del proyecto y ubicada en Viena. «A continuación se produjo una cría reiterada de dromedarios salvajes cruzándolos con las primeras poblaciones domesticadas. El antepasado salvaje del dromedario actual existió en una zona geográfica limitada y se extinguió hace unos dos mil años».

La diversidad genética del dromedario es, probablemente, mucho más adaptable ante los cambios del entorno, en comparación con otros animales domesticados y criados en ganadería. Incluso se ha especulado que, por efecto de la subida de las temperaturas, los patrones meteorológicos más extremos y, por tanto, que cada vez más áreas dejan de ser idóneas para la ganadería, estos camélidos podrían acabar sustituyendo al ganado vacuno, incluso al ovino, como fuente primordial de leche y carne para consumo humano.

.

Fuente:
Basado en noticias aparecidas en medios
.

 

.

Share