Imágenes: la chef, Carme Ruscalleda y un momento del acto / UB

Carme Ruscalleda apadrina la primera promoción de Nutrición Humana y Dietética y de Ciencia y Tecnología de los Alimentos

.

La primera promoción de los grados de Nutrición Humana y Dietética (NHD) y Ciencia y Tecnología de los Alimentos (CTA), así como del máster de Seguridad Alimentaria, se ha graduado con el apadrinamiento de la chef Carme Ruscalleda, en un acto que tuvo lugar el 20 de octubre en el Auditorio de Can Roig i Torres, en Santa Coloma de Gramenet.

.

UB / El acto contó con la asistencia de la regidora de Economía, Innovación y Universidad del Ayuntamiento de la población, Lídia Guinart; el director del campus de la Alimentación de Torribera, Màrius Rubiralta; el decano de la Facultad de Farmacia, Joan Esteva, y las jefas de estudios de los grados de Nutrición Humana y Dietética y de Ciencia y Tecnología de los Alimentos, Susana Buxaderas y Carmen Vidal, respectivamente.

Carme Ruscalleda, que por problemas de agenda no pudo asistir al acto, dejó grabado un vídeo en el que animaba a los estudiantes a enamorarse de su profesión: «Es crucial que el trabajo te apasione. Con esta pasión, acabarás dedicándole más tiempo, más horas, más esfuerzos, y harás un trabajo de más provecho, más interesante. Tú no notarás que trabajas, y en cambio lo harás, y eso te hará feliz».

”El mundo universitario nos aportará luz, conocimiento y ciencia, y podremos llamar a su puerta cuando nos bloqueemos”

La chef celebró el reconocimiento actual que la ciencia culinaria y gastronómica recibe en el ámbito de la formación universitaria: «La nuestra es una profesión en la que hay mucho de intuición, mucha investigación por nuestra cuenta. Muchas veces das palos de ciego y te encuentras investigando en caminos que no tienen salida. Por tanto, el mundo universitario nos aportará luz, conocimiento y ciencia, y podremos llamar a su puerta cuando nos bloqueemos».

Asimismo, Ruscalleda se congratuló por la colaboración entre el campus de la Alimentación de Torribera y el restaurante Sant Pau, establecimiento que regenta la chef en su pueblo natal, Sant Pol de Mar, y que tiene tres estrellas Michelin: «Es una suerte inmensa tenerlo tan cerca y que realmente investigue todo el ecosistema que nutre nuestra cocina. Estoy convencida de que podrá ayudar, incluso, a analizar detenidamente todas las manipulaciones científicas y genéticas que se hacen en los alimentos. Que no solo tienen que buscar más productividad y más belleza, sino que tienen que ir a la raíz del sabor».

En relación con la filosofía del Sant Pau, Carme Ruscalleda afirmó que se trata de hacer una cocina que apueste por la naturaleza, la emoción y la salud. Asimismo, y refiriéndose al territorio, la chef explicó que la catalana es una cocina que viene de muy lejos y que siempre ha trabajado con aquella tradición culinaria que existe en el entorno. «De hecho, si repasamos todo el mapa de Cataluña, cada comarca tiene su propia cocina. Por eso es importante apostar por tu kilómetro cero, ese kilómetro cero que te hace diferente, interesante». Por último, Ruscalleda destacó la importancia de que la cocina contribuya a proteger el círculo económico de su territorio, el «de los pescadores de tu zona, los agricultores que trabajan con ganado de corral y los que trabajan la huerta», concluyó.

Share