La alimentación vegetal disminuye el riesgo de deterioro cognitivo

Imagen de silviarita en Pixabay

El deterioro cognitivo y la demencia están fuertemente asociados a factores modificables de nuestra vida diaria, como la dieta, y numerosos estudios evidencian el papel protector de ciertos alimentos. Así lo ha demostrado un trabajo del grupo de Biomarcadores y Metabolómica Nutricional de los Alimentos, de la Universidad de Barcelona (UB) y pertenecientes al CIBER de Fragilidad y Envejecimiento (CIBERFES), que concluye que una dieta rica en productos de origen vegetal disminuye este riesgo en personas mayores.

 

CIBER / Esta investigación se ha publicado en la revista Molecular Nutrition and Food Research y ha sido dirigido por la catedrática de la UB Cristina Andrés-Lacueva en el marco de la European Joint Programming Initiative-Healthy Diet for Healthy Life, llevado a cabo en personas de más de 65 años a las que se ha seguido durante 12 años, en dos ciudades de las regiones francesas de Burdeos y Dijon.

Según explica la investigadora del CIBERFES en la UB Mireia Urpí-Sardà, se ha estudiado la relación entre el metabolismo de los componentes de la dieta, la microbiota intestinal, el metabolismo endógeno y el deterioro cognitivo, “analizando el papel modulador que tiene la alimentación en el riesgo de sufrir deterioro cognitivo en las cohortes analizadas en este trabajo, de un total de 842 personas, y obteniendo una asociación significativa con ciertos metabolitos”.

El deterioro cognitivo se ha evaluado mediante cinco pruebas neuropsicológicas, mientras que el metaboloma circulante relacionado con los alimentos y derivado de la microbiota se ha estudiado en pacientes sin demencia al inicio del estudio de casos y controles a lo largo de 12 años, sometiendo muestras de suero a análisis metabolómicos cuantitativos a gran escala.

En este estudio se ha encontrado una asociación protectora entre los metabolitos derivados del cacao, café, setas, vino tinto, el metabolismo microbiano de los alimentos ricos en polifenoles

En este estudio se ha encontrado una asociación protectora entre los metabolitos derivados del cacao, café, setas, vino tinto, el metabolismo microbiano de los alimentos ricos en polifenoles (como manzana, cacao, té verde, arándanos, naranjas o granada) y el deterioro cognitivo en personas mayores.

El análisis de las muestras plasmáticas indicó que ciertos metabolitos de nuestro día a día están relacionados con la progresión de este deterioro y la demencia. Según explica Cristina Andrés-Lacueva, “por ejemplo, la 2-furoilglicina, y la 3-methylxantina (biomarcadores del consumo de café y cacao) presentaban un papel protector, mientras que la sacarina (derivada del consumo de edulcorantes artificiales), presentaba un rol perjudicial”.

Tal y como detalla la catedrática Mercè Pallàs, de la misma facultad y del Instituto de Neurociencias (UBNeuro): “El estudio de la relación entre el deterioro cognitivo, el metabolismo de la microbiota, el de los alimentos y el metabolismo endógeno es imprescindible para la elaboración de estrategias preventivas y terapéuticas que nos ayuden a cuidar nuestra salud cognitiva”.

 

Cambios en la alimentación para un envejecimiento cognitivo saludable

Así pues, los cambios en el estilo de vida y la alimentación resultan decisivos como estrategia de prevención del deterioro cognitivo y su progresión en enfermedades neurodegenerativas, tales como la enfermedad de Alzheimer y otras demencias. “Un mayor consumo de frutas, verduras y alimentos de origen vegetal proporcionan polifenoles y otros compuestos bioactivos que podrían ayudar a reducir el riesgo de sufrir deterioro cognitivo a causa de la edad avanzada”, apunta la coordinadora de grupo del CIBERFES en la UB Cristina Andrés-Lacueva.

Un mayor consumo de frutas, verduras y alimentos de origen vegetal proporcionan polifenoles y otros compuestos bioactivos que podrían ayudar a reducir el riesgo de sufrir deterioro cognitivo

El trabajo se ha llevado a cabo con la colaboración del Departamento de Genética, Microbiología y Estadística y del Departamento de Farmacología, Toxicología y Química Terapéutica de la UB, así como de la Universidad de Bordeaux y el INRA de Clermont-Ferrand (Francia), el King’s College London (Reino Unido), la Universidad de Ámsterdam (Países Bajos) y la Universidad Paracelsus Medical (Austria). La financiación se ha obtenido a través de las Acciones de Programación Conjunta Internacional PCIN-2015-229, los Fondos Europeos de Desarrollo Regional (FEDER) y del anterior Ministerio de Economía, Industria y Competitividad (MINECO) a través de la Joint Programming Initiative – En Healthy Diet for en Healthy Life.

Dejar comentario

Deja tu comentario
Pon tu nombre aquí

Ver más

  • Responsable: Eva Serra Sánchez.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a Nominalia que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.