La apatía, un indicador de la enfermedad de Huntington

El estudio podría contribuir a definir perfiles de la enfermedad de Huntington a través del espectro de la apatía. / Pexels - UB

Algunas modificaciones en la conectividad de la materia blanca del cerebro se asocian a la naturaleza heterogénea de la apatía —una de los síndromes psiquiátricos más comunes en la enfermedad de Huntington—, según destaca un artículo publicado en la revista Neuroimage: Clinical.

 

UB / En el trabajo han participado expertos del Grupo de Investigación de Cognición y Plasticidad Cerebral del Instituto de Neurociencias de la Universidad de Barcelona (UBNeuro) y del Instituto de Investigación Biomédica de Bellvitge (IDIBELL).

El objetivo principal de la investigación era estudiar la apatía «como un síndrome multidimensional y explorar, por primera vez, la relación entre los distintos subtipos de apatía y la conectividad de la materia blanca en la enfermedad de Huntington», detalla la coordinadora del trabajo, Estela Cámara, que es profesora de la Facultad de Psicología de la UB y miembro del UBNeuro y del IDIBELL.

El nuevo estudio plantea una metodología innovadora «que utiliza medidas de apatía específicas y un protocolo optimizado para estudiar el síndrome con precisión

En palabras de la experta Audrey DePaepe (IDIBELL), estudiante del programa Fulbright y primera autora del estudio, «distinguir la configuración de la materia blanca asociada a cada subtipo de la enfermedad de Huntington nos puede permitir definir perfiles de la enfermedad a través del espectro de la apatía, y así facilitar el diagnóstico y el tratamiento de esta última».

El nuevo estudio plantea una metodología innovadora «que utiliza medidas de apatía específicas y un protocolo optimizado para estudiar el síndrome con precisión y a la vez considerar la heterogeneidad subyacente de la enfermedad de Huntington a escala individual», detalla la investigadora Joanna Sierpowska (UB- IDIBELL).

El Hospital Universitario de Bellvitge, el Hospital de la Santa Creu i Sant Pau, el Hospital Clínico de Barcelona y el Hospital Mare de Déu de la Mercè, entre otras instituciones, también han participado en este estudio.

Dejar comentario

Deja tu comentario
Pon tu nombre aquí