La compra de Alaska

Wikimedia - Frank K. de Anchorage, Alaska, EE.UU.

Tal día como hoy… 20 de junio de 1867 se formalizaba por contrato la compra de Alaska

 

El 20 de junio de 1867 se formalizaba por contrato la compra de Alaska por parte de los Estados Unidos a Rusia, su anterior propietaria, que se hizo efectiva dos meses después. El precio, 7,2 millones de dólares estadounidenses de la época. La población actual de Alaska es de tres cuartos de millón de personas, con una densidad de 0,49 hab/km2, de las más bajas del mundo.

 

CV / Alaska es un vastísimo territorio en el extremo noroeste del continente americano, y con una extensión de 1.717.856km2 es el mayor estado de los que forman los Estados Unidos. Limita al norte con el oceano Ártico, al este con Canadá, al sur con el oceano Pacífico y al oeste con el mar de Bering, que configura el estrecho del mismo nombre y que separa en su punto más estrecho unos 82km el cabo Dehnev -en Siberia, el punto más oriental de Asia- con el cabo Príncipe de Gales, en Alaska, el más occidental de América.

Según una de las hipótesis más plausibles, los primeros pobladores de América llegaron por Alaska y, de allí, se extendieron por el resto del continente

Según una de las hipótesis más plausibles, los primeros pobladores de América llegaron por Alaska y, de allí, se extendieron por el resto del continente. Habría ocurrido durante la última glaciación, hace aproximadamente unos 15.000 años. El estrecho de Bering, actualmente de una profundidad media de entre 30 y 50m, habría sido practicable debido a la acumulación de hielo en otras zonas. En otras palabras, Asia y América estaban comunicadas por tierra. Otras hipótesis más recientes sostienen que fue mediante canoas siguiendo la línea del Pacífico más o menos en la misma época.

Pero en cualquier caso, la hipótesis de Alaska no es nueva. A raíz de los escritos de Fray Bartolomé de las Casas y la disputa sobre si los indios eran o no seres humanos y, en consecuencia, dotados de alma, el fraile dominico, teólogo y jurista Francisco de Vitoria (1483-1546) sostuvo la indudable condición humana de los indígenas y los derechos que como tales les eran inherentes. El problema era, en unos tiempos en que el monogenismo era hegemónico, y si todos éramos descendientes de Adán y Eva, cómo podían los indios haber llegado hasta América, un continente aislado, sin disponer de tecnología alguna en navegación. Vitoria apuntó entonces la «necesidad» de que, en algún ignoto punto del extremo norte, hubiera un paso accesible. Sin saberlo, se estaba refiriendo a Alaska.

La primera historia documentada sobre Alaska data de la expedición rusa encabezada por el danés Vitus Bering en 1728

La primera historia documentada sobre Alaska data de la expedición rusa encabezada por el danés Vitus Bering en 1728. El primer asentamiento europeo dataría de 1741 en Chitka, fundada por el también ruso Aleksei Chirikov. España reclamó el territorio como propio, y lo mismo hizo Inglaterra, al tiempo que Rusia intentó expandirse hacia el sur por la costa del Pacífico, entrando en colisión con los ingleses en los actuales estados de Washington y la Columbia Británica, y con España en Oregón. Al final los rusos quedaron limitados a Alaska, que explotaban fundamentalmente con el comercio de pieles. Como siempre, la peor parte se la llevaron los indígenas, los naui, que entre los contagios de enfermedades y guerras de exterminio, prácticamente se extinguieron.

Pero en 1867 Rusia estaba a punto de implosionar con una grave crisis económica y política tras la derrota en la Guerra de Crimea. Los EEUU, por el contrario, se encontraban en una época de impulso expansivo sin freno. La Guerra Civil (1861-1865) había concluido apenas dos años antes sin que, pese a ser la guerra con más norteamericanos muertos –cerca de medio millón-, apenas afectó económica y demográficamente. Abraham Lincoln había sido asesinado y gobernaba como presidente su sucesor, Andrew Johnson. El país se expandía con el objetivo de unir el este y el oeste, pero también se interesó por Alaska. Y se la compraron a los zares rusos.

Desde el 3 de enero de 1959, Alaska se convirtió en estado de la Unión, el número 49

Es posible que el algún momento Johnson, un declarado expansionista, hubiera acariciado la idea de una progresión hacia el norte por la costa del Pacífico, uniendo Alaska con los EEUU. Pero la presencia británica en Canadá resultaba altamente disuasoria. De haber sido territorios españoles o mexicanos, seguro que se hubiera hecho como con California, Texas o Cuba, pero con Gran Bretaña ya se sabe, bromas las justas. Así que tuvo que contentarse con Alaska y que Canadá quedara entremedio.

La llegada de los primeros colonos norteamericanos obligó a crear una administración, con un gobernador desde 1884, nombrado directamente por el gobierno. Desde 1906 se elegía a un representante para el Congreso, pero sin derecho a voto. Luego vino, a principios del siglo XX, la fiebre del oro, con un auténtico aluvión de colonos en busca del preciado metal; más tarde fue el oro negro, el petróleo. Desde el 3 de enero de 1959, Alaska se convirtió en estado de la Unión, el número 49.

Dejar comentario

Deja tu comentario
Pon tu nombre aquí