El escritor chileno, Jorge Edwards en la UIMP / Fotografía: Juan Manuel Serrano

“Los escritores quieren ser empresarios y estos escritores”

.

UIMP / El jazz, género musical que ha descubierto hace no mucho tiempo, la ópera y las novelas del siglo XVIII son algunas de las aficiones de Jorge Edwards. Uno de los pocos escritores de “envergadura desinteresada”, como le ha descrito el pintor Eduardo Arroyo y que, como ha destacado el periodista Carlos Pagni, hace con su obra una “escritura plástica de imprecisión deliberada”. Un autor que “escribe con el subconsciente, pero también con la conciencia”, ha afirmado Rafael Gumucio, y que, como ha añadido Fernando Iwasaki, “tiene una sensibilidad extraordinaria capaz de prestar atención hasta a las portadas de sus libros”.

Todos ellos han participado en la clausura del encuentro Diálogos con Jorge Edwards que durante esta semana se ha celebrado en la UIMP y que en su última jornada planteaba la relación de la obra del escritor chileno con las artes en general. “La mirada que tiene Jorge hacía la pintura demuestra ternura y comprensión”, ha señalado Arroyo, quien ha añadido que “estamos viviendo momentos irrecuperables en el que los sectores no se relacionan entre sí, por eso me gusta mucho que en su obra haga un retrato extraordinario donde todo el mundo está mezclado”

El escritor, Premio Cervantes 1999, ha detallado anécdotas de su vida durante la clausura del encuentro dirigido por Eduardo San José, profesor de literatura hispanoamericana en la Universidad de Oviedo, y se ha considerado “fiel a las cosas de la vida real”. Además, ha reconocido su pasión por escribir sobre artistas: “Me gusta narrar historias de los artistas que están en el margen, personas que no han llegado a su realización completa”, ha destacado Edwards. “Son los tipos de personajes que me hacen escribir”, ha añadido.

Edwards también ha hablado de las nuevas generaciones, a las que ha lanzado algunos consejos: “En el arte tienes que darle valor a lo que se considera inútil, perder el tiempo y caminar para no para llegar a un lugar”, ha señalado. Una actitud, que como ha considerado “se está perdiendo”. Sin embargo, como ha reflexionado, existen cosas que sí que hacen perder el tiempo de verdad, como la política. “Hay mucho fanatismo y eso significa que podemos caer en una trampa política en cualquier momento”, ha apuntado.

“Parece que el mundo está condenado a la frustración, los escritores quieren ser empresarios y estos escritores”, ha mencionado Edwards que en la clausura del encuentro ha dado importancia a “la curiosidad” como actitud esencial para llegar lejos en el mundo de la literatura. “Muchos jóvenes quieren, nada más empezar, tener nombre y que les inviten a cosas y eso hace que la curiosidad esté muy amenazada”, ha concluido.