La danza de un cuarteto magnético

En esta nueva configuración, tres de los cuatro satélites de la formación se mantendrán juntos a baja altitud, lo que permitirá optimizar el rango de observaciones científicas

Los satélites Clúster de la ESA danzan más juntos que nunca

.

SEA / Los cuatro satélites del cuarteto Clúster de la ESA llevan estudiando la  magnetosfera terrestre en tres dimensiones desde el año 2010. La semana pasada dos de ellos se situaron a tan sólo 4 kilómetros, un récord para la misión. Esta nueva separación les permitirá obtener nuevos datos con un nivel de detalle sin precedentes.

Clúster / Créditos: ESA

El pasado día 19 de septiembre, dos de los cuatro satélites de Clúster se acercaron a tan sólo 4 kilómetros mientras orbitaban la Tierra a 23.000 km/h, alcanzando una nueva configuración orbital que permitirá alargar la duración de la misión.

“Estamos optimizando la configuración de Clúster para que la separación entre los satélites Clúster 1 y la pareja formada por Clúster 3 y 4 – que están situados en órbitas prácticamente idénticas – se mantenga por debajo de los 100 metros cuando crucen el ecuador magnético de la Tierra”, explica Detlef Sieg, miembro del equipo de dinámica de vuelo de Clúster en el centro de operaciones de la ESA (ESOC) en Darmstadt, Alemania.

En esta nueva configuración, tres de los cuatro satélites de la formación se mantendrán juntos a baja altitud, lo que permitirá optimizar el rango de observaciones científicas.

.

Un nuevo récord para la misión

“Tras la aproximación del pasado día 30 de agosto, la misión batió un nuevo récord el día 19 de septiembre a las 09:12 GMT, cuando los satélites C1 y C3 se situaron a 4.0 km”, comenta Juergen Volpp, Responsable de las Operaciones de los Satélites en el ESOC.

La conexión del Sol con la Tierra / Créditos: NASA

El mayor reto de esta maniobra consistía en reducir el riesgo de colisión y en evitar la necesidad de realizar maniobras adicionales, que podrían interrumpir las actividades científicas.

“Somos capaces de determinar las órbitas de los satélites con una precisión de menos de 0.1 kilómetros”, aclara Detlef Sieg, “por lo que pudimos alcanzar la nueva configuración con un margen de seguridad más que suficiente”.

Esta nueva configuración se mantendrá hasta principios de noviembre, cuando la formación volverá a separarse más de 1.000 km.

.

Observaciones con un nivel de detalle sin precedentes

“Cuando comenzó la misión Clúster, pensábamos que las observaciones científicas no requerirían una separación inferior a los 500 kilómetros”, comenta Phillipe Escoubet, Científico de la Misión Clúster para la ESA.

“Sin embargo, descubrimos que los procesos físicos a pequeña escala juegan un papel muy importante, por lo que decidimos reducir la separación de la formación un factor de 100 hasta los 4 kilómetros, lo que nos permitirá estudiar las ondas electromagnéticas en los cinturones de radiación con un nivel de detalle sin precedentes”.

Dejar comentario

Deja tu comentario
Pon tu nombre aquí