La depresión a juego

Los juegos tienen la misión de mejorar las funciones ejecutivas y otras basadas en circuitos neuronales similares o coincidentes. / Sinc

Juegos de ordenador para tratar la depresión en ancianos

.

SINC / Un estudio publicado esta semana en la revista Nature Communications revela que los juegos de ordenador cognitivos pueden aliviar los síntomas de depresión en ancianos que no responden bien al tratamiento con fármacos.

Según señala a Sinc Sarah Shizuko Morimoto, del Instituto de Psiquiatría Gerátrica en Nueva York y autora principal del trabajo, “alrededor del 40% de las personas mayores con depresión tienen deterioro en las funciones ejecutivas, aquellas relacionadas con la planificación y la organización de la conducta”.

La investigadora, en colaboración con Bruce Wexler, de la Universidad de Yale, y otros colegas de universidades de EE UU y China, han desarrollado juegos de ordenador “para entrenar a los pacientes en la mejora de estas disfunciones que impiden que los fármacos antidepresivos funcionen en estas personas”.

“Los juegos tienen la misión de mejorar las funciones ejecutivas y también otras basadas en circuitos neuronales similares o coincidentes”, añade la investigadora.

El programa de entrenamiento cognitivo ha sido probado con once ancianos resistentes a tratamientos con medicación, cuyas edades iban de los 60 a los 89 años. Los científicos comprobaron que los juegos mejoraban los síntomas en la misma medida que lo hace el escitalopram, el fármaco antidepresivo estándar para estas terapias.

Shizuko explica que los juegos se diseñaron “para adaptarse al nivel de habilidad de cada individuo y se puso especial énfasis que fueran adecuados, atractivos y retadores. Cuando la capacidad del individuo mejoraba, se corregía el nivel de dificultad con objeto de que permaneciera en el rango indicado para inducir la neurogénesis”, agrega.

Además, los programas fueron diseñados para que fueran capaces de registrar cada respuesta de los participantes y generar información sobre si los juegos se realizaban según lo previsto. “Nuestros pacientes deprimidos fueron entrenados en el juego durante treinta horas en un periodo de cuatro semanas, es decir, aproximadamente ocho horas semanales”, dice.

« Aproximadamente el 70% de los ancianos expuestos tuvo una remisión completa de la depresión »

Los investigadores encontraron que los pacientes que previamente no habían respondido a  los antidepresivos mejoraron en sus déficits ejecutivos y también se redujeron los síntomas de depresión. “De hecho –añade Shizuko Morimoto–, aproximadamente el 70% de ellos tuvo una remisión completa de la depresión”.

.

Funciones ejecutivas

En su opinión, “la recuperación de las funciones ejecutivas es particularmente importante porque hay evidencias que indican que, aunque los pacientes mejoren con la terapia con antidepresivos, si su disfunción ejecutiva se mantiene, se quedan vulnerables ante futuras recaídas”.

El refuerzo en las funciones ejecutivas también se transfirió a otros aspectos cognitivos que no estaban previstos en el experimento. Los efectos se mantuvieron durante tres meses después del tratamiento, añade la experta.

«Los efectos se mantuvieron durante tres meses después del tratamiento », añade la experta.

Para la científica, la depresión en el contexto de un envejecimiento del cerebro es una enfermedad multifactorial, con múltiples etiologías y resultados. “Las nuevas terapias con juegos de ordenador cognitivos podrán ser de gran utilidad en aquellos casos en los que los pacientes no respondan bien a tratamientos con fármacos e incluso se podrán aplicar para mejorar la eficacia de los medicamentos existentes”.

Otro hallazgo destacado de la investigación es que la salud y el funcionamiento de los circuitos cerebrales responsables de las funciones ejecutivas son importantes para la recuperación de la depresión.

También se ha demostrado que la rehabilitación cognitiva es un nuevo enfoque no invasivo en el tratamiento de la depresión, que, hasta el momento, se afrontaba principalmente con medicamentos y psicoterapia.

“Nuestra perspectiva se puede extender a otros trastornos mentales mediante la reprogramación dirigida a los circuitos cerebrales afectados por esos trastornos”, concluye.

Por ahora, los juegos no están disponibles en el mercado. “Cuando tengamos datos de ensayos más definitivos podremos lanzarlos”, dice Sarah Shizuko Morimoto. No obstante, la investigadora anima a cualquier investigador que quiera colaborar o probar sus juegos a que se ponga en contacto con ella. Los pacientes “deberán esperar, excepto si viven cerca de Nueva York, en cuyo caso podrían participar en el ensayo clínico que estamos llevando a cabo ahora”, añade.

Dejar comentario

Deja tu comentario
Pon tu nombre aquí