La dieta durante la gestación

Este trabajo ahondará en si una dieta perjudicial, rica en grasas, durante la gestación puede agravar el riesgo de que los hijos padezcan enfermedades a edades adultas

Investigación sobre los efectos de una dieta deficiente en la descendencia a edades avanzadas

.

¿Es posible determinar el riesgo de sufrir enfermedades cardíacas y diabetes a edades avanzadas? Un equipo de investigadores británicos ha puesto en marcha un estudio con el que pretende investigar si el riesgo de sufrir estas dolencias se puede averiguar estudiando los vasos capilares.

Los expertos en la materia creen que mantener una dieta adecuada durante el embarazo repercute de manera positiva en la salud del bebé. El consumo de alimentos grasos durante la gestación, por ejemplo, podría afectar a la descendencia a edades avanzadas.

Algunos estudios anteriores se centraron en el efecto de la dieta de la madre sobre el funcionamiento de los vasos sanguíneos mayores en sus hijos. Ahora investigadores de la Universidad de Southampton y del King’s College de Londres, dirigidos por la profesora Geraldine Clough de la primera institución, indagan en la manera en que una dieta rica en grasas durante el embarazo repercute en la red de vasos capilares, lo que se llama la microcirculación. Mediante este estudio se esclarecerá si los vasos sanguíneos menores se ven afectados por el hecho de que la madre siga una dieta deficiente durante la gestación.

«Estos vasos capilares, que son diez veces más finos que un cabello humano, suministran oxígeno y nutrientes importantes a órganos vitales como son el corazón, el cerebro y los músculos», explicó Clough. «Se sabe que se encuentran alterados en enfermedades de la adultez como la obesidad y la diabetes, pero se desconoce cómo les afecta la dieta materna. Así pues, este trabajo ahondará en si una dieta perjudicial, rica en grasas, durante la gestación puede agravar el riesgo de que los hijos padezcan enfermedades a edades adultas.»

«En segundo lugar, puesto que esta microcirculación se puede medir de manera sencilla y no invasiva en los humanos, el estudio nos indicará el modo de aprovechar mejor tales mediciones para poder asesorar mejor a niños, madres y mujeres en edad de procrear.»

En referencia al estudio, el Dr. Shannon Amoils, consejero científico en la Fundación Británica del Corazón, institución que financia el estudio con más de 100 000 libras esterlinas, declaró que este proyecto «nos servirá para conocer más a fondo de qué manera la salud del niño se puede ver afectada por la dieta de la madre durante el embarazo. Sabemos que si una madre sigue una dieta sana durante la gestación, los beneficios para su hijo se pueden extender incluso hasta la adultez y edades medianas. Esta investigación con ratones mostrará la manera en que una dieta materna deficiente repercute en el funcionamiento de los vasos capilares. Así se podrá dilucidar si comer de modo inadecuado durante la gestación aumenta el riesgo de que los hijos sufran enfermedades cardiovasculares y metabólicas como la hipertensión y la diabetes a edades avanzadas.»

Dejar comentario

Deja tu comentario
Pon tu nombre aquí