Ayala ha defendido la clonación de genes, que será “un gran beneficio para la humanidad”. Se ha mostrado contrario a clonar individuos: una persona no se puede clonar porque “la influencia del ambiente es drástica”

Francisco J. Ayala reivindica los beneficios de la clonación terapéutica

.

El biólogo Francisco José Ayala ha sido investido doctor honoris causa por la UAB. Sus dos padrinos, Víctor Gómez Pin, y Antoni Fontdevila, lo han presentado como “un ejemplo del fértil tipo de colaboración que debe darse entre las humanidades y las ciencias”.

.

UAB / El biólogo Francisco J. Ayala ha sido investido doctor honoris causa en una ceremonia en la que, en su lección magistral, ha contrapuesto “la idea errónea” de clonar humanos al potencial beneficioso de las clonaciones terapéuticas.

Ayala, profesor de la Universidad de California, ha comenzado su parlamento afirmando que “no hay base científica” para cuestionar, como se ha oído decir a veces, que “la evolución biológica de la humanidad se ha detenido, o casi”, debido al progreso de la medicina.  A partir de ahí, ha reflexionado sobre las más de 4.000 enfermedades y malformaciones humanas que tienen una causa genética, refiriéndose a algunas concretas como la acondroplasia (“la enfermedad de los enanos de Velázquez”), la dislexia, la fenilcetonuria o el retinoblastoma.El nuevo doctor honoris causa se ha referido a continuación a las enfermedades genéticas que están siendo investigadas y ha entrado en el tema de la clonación aclarando que “hay que distinguir entre clonar genes y clonar individuos”. Por un lado, ha explicado, “clonar genes es algo que hacemos desde hace dos décadas” y es una práctica “rutinaria” y “fácil”. En cuanto a los individuos, el caso es “muy diferente”.Aunque, según ha explicado, “las plantas se clonan muy fácilmente”, se ha referido a la dificultad de clonar un animal, poniendo el ejemplo de la famosa oveja Dolly, que fue precedida por “270 abortos antes de tener éxito”,”envejeció muy rápidamente”, tuvo problemas de funcionamiento de los órganos y, finalmente, tuvo que ser sacrificada.
El biólogo ha recordado que “un individuo es la interacción de la genética y el ambiente” En cuanto a la clonación de seres humanos, Ayala afirmó que “no se puede hacer, no se hace y no se debe hacer”. El biólogo ha recordado que “un individuo es la interacción de la genética y el ambiente”. Una persona, pues, no se puede clonar porque “la influencia del ambiente es drástica”. Y citó una frase de George W. Beadle según la cual, no se puede descartar que Hitler, en circunstancias diferentes, hubiera sido un líder positivo para la humanidad y Einstein, en cambio, un “político malvado”.Al contrario, Ayala ha defendido la clonación de genes, concretamente la clonación terapéutica, que será “un gran beneficio para la humanidad”. Ha puesto especial énfasis en la clonación de órganos para trasplantes y la de neuronas para reparar lesiones de la médula espinal, algo que “se podrá hacer en unos años”.
.

Progreso científico y social

En la clausura de la ceremonia, el rector de la UAB, Ferran Sancho, ha alabado tanto la “brillante contribución científica” de Ayala como su “generosidad” en formar a jóvenes investigadores y en divulgar los conocimientos científicos. Ha destacado su “implicación en el debate social”, el fomento del “pensamiento crítico” y el “combate contra prejuicios que, desgraciadamente, hipotecan a veces el progreso social”.Sancho ha remarcado también el hecho de que Ayala se fuera a los Estados Unidos de joven y haya desarrollado allí toda su carrera: “la situación de la universidad y la ciencia en España en los años sesenta limitaba las oportunidades de los jóvenes investigadores” y, más de cincuenta años después, “aunque la evidente sima científico del país, algunos elementos todavía están presentes, especialmente la insuficiencia de recursos”. Según el rector, “nuestros gobernantes aún no entienden que la inversión en ciencia es la mejor manera de contribuir al progreso social y económico”.El acto ha contó también con la actuación del Coro de Cámara de la UAB, que ha interpretado Teorema de Thales, de Les Luthiers, e Insalata italiana, de Richard Genée, además del tradicional canto universitario Gaudeamus igitur.
.
Más información

“Entender la evolución nos ayudaría a vivir más plenamente” (entrevista a Francisco J. Ayala)

.