Martínez abogó por unos principios y valores que impliquen compromiso y ética / UB

La profesión, más allá de una mera ocupación laboral

.

«La misión de la universidad no puede limitarse únicamente a preparar personas para ocupar un puesto en el mundo laboral. El ejercicio de la profesión implica un impacto en nuestra manera de ser, de pensar y de hacer las cosas. Es necesario entender la profesión como un ejercicio de ética y compromiso».

.

UB / Este es el principal mensaje que el catedrático de Teoría e Historia de la Educación Miquel Martínez transmitió durante la entrega de premios extraordinarios, que distinguen a los estudiantes de la UB cuya calificación media al finalizar los estudios de grado o máster el curso pasado fue igual o superior a 9. El acto, presidido por el rector Joan Elias, tuvo lugar ayer por la tarde en el Paraninfo del Edificio Histórico, y a él asistió buena parte de los premiados (en total, más de doscientos), acompañados de sus familias.

Martínez destacó que, hoy en día, la educación y la formación deben entenderse como un proceso que se desarrolla a lo largo de toda la vida

Martínez destacó que, hoy en día, la educación y la formación deben entenderse como un proceso que se desarrolla a lo largo de toda la vida: «En la era actual, los conocimientos y técnicas de cada profesión cambian rápidamente y, en consecuencia, hay una formación continuada que no acaba nunca».

En este sentido, habló de la misión de la universidad: «Como institución de educación superior, debe orientar la formación de graduados y másteres hacia una práctica profesional basada en unos principios y valores que impliquen compromiso y ética».

Convencido de que ejercer una profesión no es meramente una ocupación laboral, Martínez concluyó afirmando que hay que desarrollarla con compromiso y ética, y que es responsabilidad de la universidad hacerlo posible y de los profesionales hacerlo realidad.

.

Share