La «Enciclopedia»

Cuando se completó la primera edición, contenía 72.000 entradas y habían participado en ella más de 140 colaboradores / En la imagen, detalle de la portada del primer tomo (Wikimedia)

Tal día como hoy… 1 de julio de 1751 se publicaba en París el primer tomo de la «Enciclopedia»

.

El 1 de julio de 1751 se publicaba en París el primer tomo de la «Enciclopedia», es decir, ‘Enciclopedie ou Dictionaire Raisonné des Sciences, des Arts et des Métiers’ –Enciclopedia, o Diccionario Razonado de las Ciencias, las Artes y los Oficios-. Estaba publicado por el editor André Le Breton, y dirigida por Denis Diderot y  Jean Le Rond D’Alembert. Se iniciaba con ello un proyecto no exento de dificultades de todo tipo, que solo culminaría 21 años después, con la publicación del volumen 17 que completaba la primera edición. Se fue ampliando a partir de entonces en sucesivas ediciones posteriores.

.

Portada de L’Encyclopédie (1751).

CV / El proyecto de la Enciclopedia surgió a partir del encargo de la traducción al francés de la obra inglesa ‘Cyclopaedia’, de Ephraim Chambers, publicada en 1725 con el subtítulo ‘Diccionario Universal de las Ciencias y las Artes’. Tras un primer encargo fracasado, Le Breton (1708-1779) encomendó el proyecto a Diderot (1713-1784)  y a D’Alembert (1717-1783), bajo la dirección de los cuales el proyecto cambió radicalmente de dirección, dejando de ser una traducción, para convertirse en una obra que iba a marcar toda una época y que representaría un hito en la historia: la Ilustración.

Cuando se completó la primera edición, contenía 72.000 entradas y habían participado en ella más de 140 colaboradores: matemáticos, filósofos, físicos, literatos… muchos de ellos hoy en día considerados clásicos, como Voltaire, Rousseau, D’Holbach, Condillac, Turgot… Para la ordenación temática, Diderot y D’Alembert tomaron como referencia la estructuración de las distintas ramas del conocimiento expuesta en el Novum Organum (1620) de Francis Bacon (1561-1626) y el Discurso del Método (1637), de Descartes. No lo tuvieron nada fácil. La Enciclopedia suscitó fuertes controversias desde la aparición del primer volumen que hoy conmemoramos, por las críticas de la Iglesia al enfoque racionalista y «ateo» que le imprimieron sus autores. Ya el mismo ‘Prospecto de la Enciclopedia’, publicado por Diderot un año antes, fue objeto de las iras de los Jesuitas.

Una de las primeras polémicas fue el denominado «Caso Prades». Jean-Martin de Prades era un abate que en 1752 presentó una tesis en la Universidad de la Sorbona sobre el Discurso Preliminar de Diderot. Como consecuencia de ello, Prades fue acusado de ateísmo y tuvo que refugiarse en Berlín. Entonces se intentó acabar con el proyecto editorial de la Enciclopedia, y Diderot fue encarcelado durante cuatro meses.

Aun así, Diderot y sus enciclopedistas tuvieron más suerte que uno de sus admiradores, el joven y aristócrata François-Jean Lefebvre, quemado por una multitud enfervorizada en la plaza de Abbeville (Somme, Francia), justo 15 años después, por no haber saludado el paso de una procesión religiosa. Pero no murió del fuego, sino de la espada con la que se fijó en su pecho el Diccionario Filosófico de Voltaire, como si fuera el pasaporte al infierno. Así las gastaban.

.

Dejar comentario

Deja tu comentario
Pon tu nombre aquí