La exclusión social favorece la radicalización extremista

La investigación ha explorado las interrelaciones neurales y de conducta / Pixabay

La exclusión social favorece el surgimiento de radicalizaciones violentas en jóvenes, según un estudio pionero hecho con técnicas de neuroimagen por investigadores de la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB) y del Instituto de Investigación del Hospital del Mar (IMIM).

 

Efe / La investigación ha explorado las interrelaciones neurales y de conducta entre los valores sagrados-aquellos a los que no se renuncia bajo ninguna condición-, el extremismo violento y la exclusión social, en una muestra de jóvenes marroquíes escolarizados en Barcelona y sus alrededores.

El trabajo ha confirmado mediante neuroimagen la relación entre una mayor actividad de esta zona del cerebro con la voluntad de luchar y morir por valores sagrados

El trabajo, que publica la revista Frontiers of Psychology, ha estudiado la actividad cerebral asociada a la voluntad de luchar y morir en defensa de valores sagrados, así como los efectos de la exclusión social sobre esta actividad, en una región del cerebro previamente relacionada con estos valores y el procesamiento de reglas, denominada giro frontal inferior izquierdo.

El trabajo ha confirmado mediante neuroimagen la relación entre una mayor actividad de esta zona del cerebro con la voluntad de luchar y morir por valores sagrados, ha explicado el coordinador del trabajo, Óscar Vilarroya.

El estudio también muestra cómo la exclusión social, inducida a través de un juego interactivo, tiene efectos apreciables tanto a nivel neuronal como conductual.

“Esto lleva a pensar que la exclusión social puede tener un efecto sacralizador sobre estos valores comunitarios, haciéndolos más similares a los sagrados, tanto a nivel de actividad cerebral como a nivel de la disposición de luchar y morir para defenderlos”, ha indicado la investigadora de la UAB y primera autora del artículo, Clara Pretus.

Según la UAB, este trabajo es el primero en encontrar esta actividad en un grupo de jóvenes vulnerables a la radicalización

Según la UAB, este trabajo es el primero en encontrar esta actividad en un grupo de jóvenes vulnerables a la radicalización y también el primero en demostrar los efectos de la exclusión social sobre la actividad cerebral.

“El estudio se ha hecho en un grupo de jóvenes marroquíes, pero los resultados pueden ser extrapolables a cualquier otro grupo de jóvenes vulnerables a la radicalización”, según Vilarroya.

El estudio se llevó a cabo entrevistando a más de 500 jóvenes marroquíes para detectar aquellos con mayor vulnerabilidad a la radicalización y se consideraron vulnerables si se manifestaban dispuestos a defender valores sagrados promovidos por grupos yihadistas, ya sea por la aceptación de acciones y protestas violentas, apoyando económicamente a milicias, enrolándose en uno de estos grupos o luchando y muriendo por ellos.

“El estudio se ha hecho en un grupo de jóvenes marroquíes, pero los resultados pueden ser extrapolables a cualquier otro grupo de jóvenes vulnerables a la radicalización”

Los 38 participantes que cumplieron estos criterios y se mostraron dispuestos a participar en el experimento bajo condiciones de anonimato total fueron invitados a una sesión de neuroimagen.

A un grupo de ellos se les sometió mediante un juego a condiciones de exclusión social y el otro sirvió de grupo de control para comparar.

Al finalizar el juego midieron la actividad cerebral de todos los participantes en una máquina de resonancia magnética, mientras respondían sobre hasta qué punto estarían dispuestos a luchar y morir en defensa de los valores sagrados y no sagrados identificados al inicio de la sesión.

Dejar comentario

Deja tu comentario
Pon tu nombre aquí