El proyecto TRACE, amparado en el 7PM, pretende precisar quiénes son los perpetradores y las víctimas de la trata de seres humanos en Europa / Wikipedia

Los aspectos económicos de la trata de seres humanos

.

Europa es una de las regiones más estrictas del mundo por lo que se refiere a garantizar el respeto a los derechos humanos, pese a lo cual hay varios cientos de miles de personas que, cada año, caen víctimas de la trata de seres humanos, dentro de la Unión Europea o con destino a la misma, según información de la propia Comisión Europea. Las formas más extendidas de esa trata de seres humanos son la explotación sexual y económica, la extracción de órganos y actividades ilícitas forzosas como el hurto.

Eurostat publicó el año pasado un informe que arrojó algo de luz sobre el estado de esta cuestión en Europa y que aseguraba que «sigue habiendo retos notables por lo que concierne a abordar los distintos aspectos de la trata de seres humanos». Pero, aparte de la situación que cuentan las cifras, ¿qué se sabe sobre este negocio, sobre las personas que lo organizan, los factores que permiten su florecimiento y el perfil de las víctimas? Sin duda, no mucho. Lo cierto es que, para hacer frente a la trata de seres humanos en Europa se necesita un conocimiento más profundo de sus causas. Consciente de esta laguna de conocimiento, la Comisión Europea ha concedido financiación en el marco del 7PM al proyecto TRACE, una iniciativa de dos años de duración e iniciada en mayo de 2014 que pretende conocer mejor a los perpetradores y a las víctimas y averiguar cómo se produce el proceso de captación.

Existen amplios indicios de que internet sirve a los traficantes para consolidar sus redes e intensificar su actividad

El equipo del proyecto se interesará principalmente por comprender cómo funciona la trata de seres humanos como negocio. Los integrantes del equipo crearán un mapa conceptual del sector de la trata de seres humanos para apreciar mejor sus condiciones marco y sus rasgos definitorios en Europa. Investigarán los vínculos entre la trata de seres humanos y otras formas de delincuencia organizada; estudiarán el modus operandi de los traficantes por zonas geográficas; y analizarán los factores que han influido en este negocio, como la crisis económica, los conflictos y la inestabilidad de índole política, la corrupción y la tecnología (existen amplios indicios de que Internet sirve a los traficantes para consolidar sus redes e intensificar su actividad).

Otro aspecto fundamental de la investigación será el análisis de las características específicas de los individuos involucrados, es decir, quiénes son los traficantes, por qué algunas víctimas pasan a ser traficantes y qué terceros entran en juego para facilitar el negocio.TRACE contará con la pericia de un consorcio multidisciplinar en la que participa una pyme especializada en investigación sobre tecnología y seguridad (Trilateral Research & Consulting), dos universidades (VUB de Bélgica y la Universidad de Tilburgo en los Países Bajos), la Secretaría del Consejo de Estados del Mar Báltico (Suecia), el Cuerpo de Policía de Chipre y dos organizaciones de la sociedad civil (La Strada International en los Países Bajos y el Comité Francés contra la Esclavitud Moderna en Francia).

Una vez se hayan recogido todos los datos, el consorcio divulgará sus hallazgos y participará de forma activa en varias actividades internacionales, como congresos, talleres y diversos encuentros, que sean pertinentes para sus fines y objetivos. Además, el equipo responsable tratará de difundir sus descubrimientos publicando sus resultados en revistas científicas, prensa generalista e informes dirigidos a varios grupos interesados.