La flexibilidad salarial podría ser perjudicial

La flexibilidad salarial podría ser perjudicial para estos países y que la solución a la alta tasa de desempleo pasa por medidas de expansión de la demanda agregada / UPF

¿Cuándo es beneficiosa la flexibilidad salarial en una unión monetaria?

.

La flexibilidad de salarios a menudo se considera como un sustituto de la flexibilidad del tipo de cambio en países que se han incorporado a una unión monetaria. Pero un artículo firmado por Jordi Galí (UPF) y Tommaso Monacelli (Universidad de Bocconi) concluye que la flexibilidad salarial podría ser perjudicial para estos países y que la solución a la alta tasa de desempleo pasa por medidas de expansión de la demanda agregada.

.

UPF / Cuando un choque asimétrico externo impacta de manera desigual en diferentes regiones de la unión, los países más afectados, sometidos a una política monetaria común y bajo los límites de la política fiscal, ven reducidas las opciones para responder. La gran recesión y la crisis de la deuda soberana se pueden calificar como choques asimétricos para la zona euro, después de haber afectado el sur de Europa mucho más que los países del norte.

Un aumento de la flexibilidad de los salarios podría ser incluso perjudicial para el bienestar social en una economía que es parte de una unión monetaria

El Banco Central Europeo y otros organismos internacionales mantienen que, para compensar los efectos negativos de un choque agregado adverso sobre el empleo y la producción, se requieren reformas estructurales y, especialmente, un aumento de la flexibilidad de los salarios.

En la medida que la flexibilidad salarial actúa como un sustituto de la flexibilidad del tipo de cambio, esta flexibilidad es vista como particularmente deseable en las economías que se han añadido a una unión monetaria.

El trabajo de Jordi Galí, catedrático del Departamento de Economía y Empresa de la UPF y director del Centro de Investigación en Economía Internacional (CREI-UPF), y Tommaso Monacelli, profesor del Departamento de Economía de la Universidad de Bocconi (Italia), sostiene que la lógica anterior puede ser errónea, y que un aumento de la flexibilidad de los salarios podría ser incluso perjudicial para el bienestar social en una economía que es parte de una unión monetaria.

.

Dos mecanismos tradicionales para estimular la economía

En el artículo, publicado recientemente en la American Economic Review, los investigadores obtienen sus resultados utilizando un modelo perteneciente a una economía pequeña y abierta dentro de un área incluida en una unión monetaria. Tradicionalmente, la reducción de los salarios se asocia en una mejora en la producción, la demanda y el empleo, a través de dos mecanismos de transmisión.

En el primer mecanismo, el canal de la competitividad, los salarios más bajos conllevan mejores términos de intercambio y una mayor competitividad: los productos nacionales sustituyen los productos extranjeros, y este hecho estimula la demanda agregada y hace aumentar la producción, la demanda y el empleo.

El posible efecto negativo proviene del aumento del tipo de interés real generado por la previsible disminución de la inflación esperada

El segundo mecanismo, el canal de la política endógena, es más complejo: una reducción de los salarios disminuye la inflación, y -en una economía con política monetaria propia-esto genera una política monetaria más expansiva, que estimula la demanda agregada y el empleo.

Pero cuando un país no puede aplicar una política monetaria nacional propia, como ocurre en una unión monetaria, este segundo canal desaparece y el efecto de la flexibilidad salarial sobre el empleo y el bienestar puede ser nulo o incluso negativo. El posible efecto negativo proviene del aumento del tipo de interés real generado por la previsible disminución de la inflación esperada, sin que ésta venga acompañada de una disminución del tipo de interés en el caso de un país pequeño que forma parte de una unión monetaria.

.

Flexibilidad de salarios y política fiscal expansiva

Cualquier reducción de los salarios en respuesta a un choque adverso, según los autores, debería complementarse con políticas capaces de estimular la demanda agregada. En el caso de una unión monetaria, sólo una política fiscal expansiva puede lograr este objetivo.

La implicación de esta teoría para la zona euro es que una política fiscal europea coordinada debe permitir a los países afectados por un choque asimétrico poder implementar políticas fiscales expansivas, y flexibilizar de esta manera las restricciones que impone el Tratado de Maastricht.

.

Referencia bibliográfica:
Jordi Galí, Tomasso Monacelli (2016). “Understanding the Gains from Wage Flexibility: The Exchange Rate Connection” American Economic Review, 106 (12): 3829-68. DOI: 10.1257/aer.20131658

.

Dejar comentario

Deja tu comentario
Pon tu nombre aquí