La honestidad de las personas según su lengua

En un espacio totalmente privado, la prueba consistía en lanzar un dado anotando mentalmente el valor obtenido

Decimos menos mentiras cuando hablamos en una lengua extranjera

.

Se han llevado a cabo estudios sobre el comportamiento deshonesto de las personas sin tener en cuenta implícitamente el lenguaje. Un estudio en el que han participado investigadores de la UPF demuestra que las personas son más honestas cuando se expresan en un idioma que no es el suyo propio. Los resultados de esta investigación cuestionan las teorías del comportamiento ético y muestran el papel del lenguaje en la configuración del comportamiento.

.

UPF / Albert Costa, jefe del Grupo de Investigación en Producción del Habla y Bilingüismo (SPB) del Centro de Cognición y Cerebro (CBC) y profesor de investigación ICREA del Departamento de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (DTIC) de la UPF, con Joanna D. Corey, doctoranda y miembro de su equipo, conjuntamente con investigadores provenientes de Israel, Holanda y EE.UU., es coautor de un trabajo publicado el 1 de julio en la revista Topics in Cognitive Science que ha estudiado el grado de honestidad de las personas según su lengua.

Hablantes nativos de hebreo, coreano, español e inglés realizaron las tareas experimentales del estudio llevadas a cabo en paralelo en diferentes países y en diferentes lenguas nativas. Todos los participantes realizaron estas tareas, la mitad en su lengua y la otra mitad en una lengua extranjera. Por ejemplo, en Barcelona participaron 185 personas que tenían el castellano como lengua materna y sabían hablar inglés, por lo que la mitad lo hizo en castellano y la otra mitad en inglés.

El comportamiento deshonesto se asocia a una tendencia automática que cuenta con un sistema emocional rápido e intuitivo

En un espacio totalmente privado, la prueba consistía en lanzar un dado anotando mentalmente el valor obtenido. Las personas obtenían una remuneración pecuniaria según el número que decían habían obtenido. Sólo la persona sabía el número que le había salido “nosotros nunca lo sabremos”, comenta Costa. En el experimento, los participantes podían mentir si eso les suponía beneficios materiales, sin ningún riesgo.

Si todo el mundo hubiera dicho la verdad, por cálculos probabilísticos los investigadores saben que debería salir una distribución más o menos homogénea de los números que contiene el dado, en cambio “lo que encontramos es que cuando la explicación del número obtenido en el dado se hacía en lengua extranjera, los valores más altos eran menores que cuando la explicación se hacía en una lengua nativa”, explica Costa. Resultados que fueron claramente significativos en todas las muestras experimentales de todos los centros participantes en el estudio.

En definitiva, los resultados revelaron que, en promedio, las personas exageraban menos los ingresos obtenidos cuando usaban una lengua extranjera, es decir, en un contexto de lengua extranjera las personas tienden a mentir menos que cuando están en un contexto de lengua nativa.

Los autores explican este hecho diciendo: “el comportamiento deshonesto se asocia a una tendencia automática que cuenta con un sistema emocional rápido e intuitivo. En cambio, esta tendencia desaparece cuando empleamos un idioma extranjero, menos intuitivo y automático, y a la vez más analítico que podría hacer que se redujera la tentación de mentir”.

Añade Costa, “las conclusiones de nuestro estudio son especialmente relevantes si tenemos en cuenta que muchas personas tienen que tomar decisiones que nos incumben en un contexto de lengua extranjera, generalmente en inglés, como por ejemplo los eurodiputados en Bruselas”.

.

Referencia bibliográfica: 
Yoella Bereby-Meyer, Sayuri Hayakawa, Shaul Shalvi, Joanna D. Corey, Albert Costa, Boaz Keysar (2018), “Honesty Speaks a Second Language”, Topics in Cognitive Science, 1 de julio,  https://doi.org/10.1111/tops.12360.

.

Dejar comentario

Deja tu comentario
Pon tu nombre aquí