La igualdad en el hogar se rompe a la hora de cuidar el primer hijo

Las autoras realizaron un análisis longitudinal cualitativo de 31 parejas en España, ambos miembros con ingresos, que practicaban una división igualitaria de las tareas domésticas durante el embarazo. / UPF

Las parejas que comparten de manera igualitaria las tareas del hogar, ¿pueden mantener esta paridad después del nacimiento del primer hijo? ¿Cómo se relaciona la satisfacción subjetiva de la pareja con la conciliación entre la vida laboral y la familiar? (work life balance, WLB, en inglés) ¿Qué factores facilitan o dificultan esta satisfacción? Y finalmente, ¿qué medidas se pueden implantar para mejorar la situación?

 

UPF / A todas estas preguntas intenta responder un estudio publicado recientemente en la revista L’Année Sociologique y hecho por María José González, profesora del Departamento de Ciencias Políticas y Sociales de la UPF y miembro del Grupo de Investigación en Sociodemografía (DemoSoc) y del Centro de Estudios de Género (CEDG) de la Universidad; Irene Lapuerta (Universidad Pública de Navarra), Teresa Martín-García (CSIC) y Marta Seiz (UNED), en el marco del proyecto interuniversitario ‘Transparent‘ (Transición a la maternidad / paternidad).

El estudio reveló que la mitad de las parejas, después del nacimiento del primer hijo, había cambiado hacia una división tradicional y desigual de género

Las autoras realizaron un análisis longitudinal cualitativo de 31 parejas en España, ambos miembros con ingresos, que practicaban una división igualitaria de las tareas domésticas durante el embarazo. Las parejas fueron entrevistadas una primera vez durante el período de gestación, y una segunda alrededor de dieciocho meses después del nacimiento del primer hijo.

El estudio reveló que la mitad de las parejas, después del nacimiento del primer hijo, había cambiado hacia una división tradicional y desigual de género en cuanto a las tareas de cuidado al recién nacido, y sólo quince de las 31 parejas compartían las responsabilidades de cuidado.

“Contrariamente a nuestras hipótesis, una división igualitaria del trabajo doméstico no conduce automáticamente a una división igualitaria en la atención infantil. En el estudio, atribuimos este resultado a otros ideales y expectativas prenatales de los hombres y de las mujeres en torno a la paternidad “, opinan las investigadoras.

Esta desigualdad, sin embargo, a menudo no ha llevado a la insatisfacción con el equilibrio entre la vida familiar y laboral: “La satisfacción de las parejas parece depender menos de estrategias específicas desarrolladas para alcanzar el equilibrio dentro de la pareja que de las expectativas iniciales e ideas previas sobre la paternidad”, afirman.

 

Diferentes tipos de parejas en función de la satisfacción y de la igualdad

Las autoras han identificado diferentes grupos entre las parejas estudiadas, en función de los grados de satisfacción en el equilibrio entre la vida familiar y la igualdad. La clasificación iría desde el ideal de “parejas satisfechas y conjuntamente responsables” (en la mayoría de ellas, la mujer ganaba igual o más que su pareja), pasando por las “satisfechas y desiguales”.

Las autoras han identificado diferentes grupos entre las parejas estudiadas, en función de los grados de satisfacción en el equilibrio entre la vida familiar y la igualdad

Las parejas de este grupo tenían que renunciar a sus ideales debido a circunstancias ajenas a su control (dificultades laborales, etc.) o por tener concepciones divergentes sobre la paternidad (a menudo poco definidas inicialmente, lo que llevaba después a la satisfacción).

Por último, encontramos las “parejas insatisfechas y desiguales”, expresadas principalmente por mujeres, y que se relaciona con la disonancia entre las expectativas iniciales y los acuerdos finalmente adoptados. “En consecuencia, tal como esperábamos, el grado de coherencia entre las expectativas iniciales y las prácticas reales nos ayudan a comprender una gran variedad de razones y de situaciones dentro de las parejas”, afirman las autoras.

 

Factores que contribuyen a aumentar la satisfacción en el equilibrio laboral y familiar

Uno de los aspectos que puede influir en el grado de satisfacción de la pareja a la hora de encontrar este equilibrio es lo que las autoras llaman un “contexto institucional” favorable, que se puede conseguir a través de programas laborales compatibles con el cuidado infantil, la flexibilidad en el trabajo y un entorno propicio de trabajo. Sin embargo, han encontrado que un ambiente de trabajo favorable no siempre conduce a la satisfacción, y viceversa.

Han encontrado que un ambiente de trabajo favorable no siempre conduce a la satisfacción, y viceversa

Por otra parte, la disponibilidad de tener una red familiar para cubrir los huecos dejados por las políticas públicas y los derechos formales también ayuda a mejorar este nivel de satisfacción. De todos modos, las autoras identifican dos condiciones básicas para estar satisfechos: la capacidad de la pareja de poner sus ideales originales y sus planes a la práctica y una implicación paterna que hace que ambos estén comprometidos y compartan responsabilidades.

 

Medidas para mejorar y necesidad de cambio de la cultura laboral en España

“Nuestros resultados sugieren que hay mucho margen de mejora en la promoción de estrategias más equilibradas, responsables y por tanto, más satisfactorias, entre el trabajo y la vida familiar, especialmente por los padres que mostraron un deseo inicial de compartir las responsabilidades paternales y no pudieron hacerlo debido a las limitaciones e impedimentos en el trabajo”, aseguran las autoras.

Algunas de las medidas de mejora que mencionan en su estudio son poner en práctica políticas públicas para expandir los derechos de los padres y establecer los primeros patrones de crianza compartida

Algunas de las medidas de mejora que mencionan en su estudio son poner en práctica políticas públicas para expandir los derechos de los padres y establecer los primeros patrones de crianza compartida. Estas políticas normalizarían nuevas concepciones de paternidad, como un fenómeno que afecta a hombres y a mujeres por igual y que requiere protección para ambos sexos, para la sociedad en general y para el mercado laboral en particular.

Para facilitar todas estas mejoras, las autoras abogan por la necesidad de introducir cambios en la cultura del trabajo en España, basada muy a menudo en el presentismo y en la expectativa de pasar muchas horas en el trabajo, sobre todo para posiciones de alto rango que presuponen un compromiso exclusivo. Como consecuencia, si se pudieran implementar estas mejoras, “seguramente habría un aumento de la implicación paterna en el cuidado, más margen de maniobra para los padres y una mayor facilidad para la pareja para sacar adelante sus planes”, concluyen.

Referencia bibliográfica: 
González, M.J., Lapuerta, I., Martín-García, T. y Seiz, M. (octubre 2018). Satisfaction with Work-Life Balance: Couples with Egalitarian Practices in their Transition to First-Time Parenthood in Spain.  L’Année sociologique 2018 (2): 341-366.

Dejar comentario

Deja tu comentario
Pon tu nombre aquí