Quizás los efectos más sorprendentes del lenguaje se han encontrado en el dominio de la moral, otro aspecto relevante que los autores del artículo publicado

Reflexiones sobre los efectos de la lengua extranjera en la toma de decisiones

.

La investigación referida a la toma de decisiones a menudo se fija en el contexto de la situación y en los beneficios y las pérdidas que implica lo que decidimos hacer, más que en la lengua que, a su vez, se convierte en un aspecto meramente instrumental, un soporte a través del cual fluye la información. Hoy en día, este enfoque tiende a ser revertido dado que los psicólogos han comenzado a entender la importancia de la lengua en relación con el pensamiento racional.

.

Cuando se utiliza una lengua que no es la materna aparecen la disminución de la emoción o la distancia psicológica 

UPF / Aunque parecería que las elecciones que tomamos deberían ser independientes de la lengua, varios estudios apuntan a que el uso de un idioma extranjero influye en la elección de una determinada opción.

Un artículo publicado el 3 de septiembre en Trends in Cognitive Sciences reflexiona sobre el impacto del uso de una lengua extranjera frente a la percepción del riesgo, la inferencia y la moral, e incluye una posible explicación sobre las causas, como por ejemplo la disminución de la emoción, la distancia psicológica y el aumento del tiempo de deliberación, aspectos que aparecen cuando se utiliza una lengua que no es la materna.

Es un trabajo de Albert Costa, profesor de investigación ICREA del Departamento de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (DTIC) y de Alice Foucart, ambos miembros del Centro de Cognición y Cerebro (CBC) de la UPF, hecho con psicólogos de la Universidad de Chicago (EE.UU).

.

Idioma extranjero y percepción del riesgo
Los resultados sugieren que los riesgos parecen más pequeños en un idioma extranjero  

El uso de un idioma extranjero afecta a cómo las personas perciben y actúan en situaciones de riesgo. Los resultados obtenidos de los estudios llevados a cabo hasta el momento sugieren que los riesgos parecen más pequeños en un idioma extranjero. Por ejemplo, cuando las personas consideran los peligros potenciales de actividades como ‘viajar en avión” o de aspectos relacionados con la “biotecnología”, los individuos perciben los riesgos asociados a estos factores como menores y maximizan los beneficios, cuando se utiliza un idioma extranjero. Esta reducción en la percepción del riesgo también se hace patente en las transacciones monetarias.

En psicología, en el paradigma conocido como “enfermedad asiática”, las personas tienden a ser más valientes cuando se habla en términos de pérdidas (morirán X personas) y sienten aversión al riesgo cuando se habla en términos de ganancias (se salvarán y personas). Esta asimetría se reduce cuando se usa un idioma extranjero. La diferente percepción al riesgo se encuentra también en otros contextos y, en conjunto “esto sugiere que los riesgos en una lengua extranjera son evaluados de manera diferente por las personas y presentan más consistencia con sus decisiones”, afirman Costa y Foucart, coautores del artículo.

.

Bien común versus norma moral

Quizás los efectos más sorprendentes del lenguaje se han encontrado en el dominio de la moral, otro aspecto relevante que los autores del artículo publicado en Trends in Cognitive Sciences tratan. Costa y Foucart constatan el hecho de que las personas, cuando utilizan una lengua extranjera, son menos sensibles a la intención y más sensibles a los resultados, lo cual entra de lleno en cuestiones de tipo ético y moral. Hay pruebas sólidas que demuestran que los individuos son más propensos a apoyar comportamientos utilitaristas en un idioma extranjero. Por ejemplo, en estudios previos se ha podido comprobar que las personas que utilizan un idioma extranjero están el doble de veces más dispuestos a sacrificar una vida para salvar cinco, en comparación con aquellos que utilizan su lengua materna.

Los individuos son más propensos a apoyar comportamientos utilitaristas en un idioma extranjero 

Este efecto se repite de manera independiente en varios idiomas: inglés, español, alemán, italiano y sugiere que, ante prohibiciones de carácter deontológico, como “prohibido hacer daño”, el conflicto con el valor utilitario de promover el bien común, hace que el uso de una lengua extranjera haga decantar la balanza hacia el bien de la mayoría en comparación con las normas morales, “lo cual es consistente con el hecho observado según el cual las personas que utilizan un idioma extranjero son menos propensas a condenar violaciones de tabúes morales o sociales”, afirman los autores.

Para entender mejor el efecto del uso de una lengua extranjera en el comportamiento de los seres humanos, sería importante examinar sistemáticamente los efectos de tener varios orígenes lingüísticos, las competencias y el papel que desempeña la cultura como factores que, en opinión de los autores, podrían intervenir en la moderación de los efectos de la lengua extranjera en la toma de decisiones. Esto apunta hacia una nueva línea de investigación futura: estudiar las contribuciones relativas de estos diversos mecanismos para comprender mejor tanto el comportamiento de las personas cuando utilizan un idioma extranjero como, en general, para ser conscientes del efecto de las lenguas que utilizamos en las elecciones que hacemos.

.

Trabajo de referencia:

Sayuri Hayakawa, Albert Costa, Alice Foucart, Boaz Keysar (2016), “Using a Foreign Language Changes Our Choices”, Trends in Cognitive Sciences, 3 de septiembre, http://dx.doi.org/10.1016/j.tics.2016.08.004.

.

Share