La importancia de llamarse Ernesto

Escena de la primera producción de la comedia con Alan Aynesworth en el papel de Algernon (a la izquierda) y George Alexander en el papel de Jack (a la derecha). / Wikimedia

El 14 de febrero de 1895 se estrenaba en el Saint James’ Theatre de Londres la obra de Oscar Wilde, entonces en su máximo momento de gloria, La importancia de llamarse Ernesto. El título original en inglés: The Importance of Being Earnest, A Trivial Comedy for Serious People; o lo que es lo mismo: La importancia de ser honesto, una comedia trivial para gente seria.

 

CV / Dentro de la producción literaria de Oscar Wilde, esta obra resulta especialmente significativa por tres razones. La primera, que fue la obra dramática que mayor éxito obtuvo entre el público, en su momento; la segunda, los problemas de traducción a otras lenguas del título de la obra, que hacen perderle el sentido; la tercera, que fue la última obra que escribió y que su estreno se produjo tres meses antes de su encarcelamiento por «indecencia».

Se trata de una obra que, en clave de comedia, es una crítica a la sociedad victoriana, a sus costumbres y a la doble moral en sobre la que estaba organizada

Se trata de una obra que, en clave de comedia, es una crítica a la sociedad victoriana, a sus costumbres y a la doble moral en sobre la que estaba organizada, por la cual Wilde, como genuino e irreverente victoriano, sentía una irresistible pulsión amor/odio. Un joven baronet victoriano, Ernest Worthing, alterna una vida seria y protocolaria con frecuentes francachelas en compañía de su amigo Jack. Con motivo de una indiscreción por su parte, la situación amenaza con comprometerle seriamente en su vida oficial y en su relación con su novia. Jack le ayudará a salir del embrollo, pero Ernest comprenderá como lección la importancia de ser consecuente, serio y honesto con uno mismo. Durante su representación, el público se reía a carcajadas y fue un éxito rotundo.

 Ernest –Ernesto- y earnest son palabras homófonas en inglés –suenan igual-, pero una es un nombre propio y la otra significa «serio», «honesto»

El título invita a la confusión en su traducción por el doble sentido que le es implícito.  Ernest –Ernesto- y earnest son palabras homófonas en inglés –suenan igual-, pero una es un nombre propio y la otra significa «serio», «honesto». El nombre completo también da pie a una posible reiteración. El apellido de Ernest es Worthing, se lo puso en principio Oscar Wilde por el nombre de la población costera de Sussex, en la cual estaba veraneando cuando escribió la obra. Pero también puede dar pie a un doble sentido. Worth significa en inglés «valor», «mérito», con lo cual también podríamos decir que el nombre completo, Ernest Worthing, aludiría a algo así como «meritando la honestidad» o el propio título de la obra la importancia de ser honesto.

Para mantener este doble sentido original, en algunas lenguas se le ha cambiado el nombre. En catalán, por ejemplo, se la ha llamado  La importancia de ser Franc, donde Frank, como nombre inglés, significa también en catalán «franco», «honesto». En castellano, una de las primeras traducciones fue ‘La importancia de ser Severo’, donde Severo sería también el nombre propio del protagonista, pero más adelante se mantuvo como ‘La importancia de llamarse Ernesto’, dado que no se podía poner «de ser Ernesto»… En fin.

Fue también la última obra que escribió Oscar Wilde. Poco después del estreno, recibió una carta de John Sotho Douglas, marqués de Queensberry, increpándolo como sodomita

Fue también la última obra que escribió Oscar Wilde. Poco después del estreno, recibió una carta de John Sotho Douglas, marqués de Queensberry, increpándolo como sodomita; el marqués sospechaba que Wilde mantenía relaciones homosexuales con su hijo, Lord Alfred Douglas. Wilde le demandó por injurias. El marqués salió libre, pero Wilde tuvo que afrontar un nuevo juicio en el cual el acusado era él, bajo los cargos de sodomía e indecencia.

Fue condenado a dos años de prisión y trabajos forzados. Durante su estancia en prisión, le escribió una carta a su acusador que se publicó posteriormente con el nombre de De Profundis, y también un poema. Ya en libertad, escribió otro poema, La balada de la cárcel de Reading, pero que ya no entran en lo que sería, en rigor, su producción literaria como autor.

Cuando salió de la cárcel, en mayo de 1897, estaba desecho física y psíquicamente, y arruinado económicamente. Se autoexilió a Francia, viviendo en París con nombre falso, Sebastián Melmoth, Murió el 30 de noviembre de 1900, a los 46 años, debido a una meningitis. Está enterrado en el cementerio Père Lachaise de París.

 

TAMBIÉN ESTA SEMANA:

Lunes, 8 de febrero de 1828

Nacía en Nantes Julio Verne (f. 1905), escritor de novelas de aventuras y ciencia ficción, de gran éxito hasta hoy en día.

Martes, 9 de febrero de 10 a.C.

En la isla de Kyuchu (Japón), según la tradición, se avistaron este día nueve soles. Se considera que pudo ser un fenómeno conocido como un parahelio múltiple.

Miércoles, 10 de febrero de 1673

Se estrenaba en París la última obra de Molière, El enfermo imaginario. El propio Molière, enfermo, moriría interpretándola una semana después.

Jueves, 11 de febrero de 1873

En España, el rey Amadeo I abdicaba tras algo más de dos años de reinado. Las Cortes proclamaron entonces la I República española, eligiendo a Estanislao Figueras como presidente.

Viernes, 12 de febrero 1554

La reina Juana I de Inglaterra, también conocida como Juana Grey, era decapitada por traición, pasando la corona a María I Tudor. Se la conoce como la reina de los nueve días porque reinó entre el 10 y el 19 de julio de 1553.

Sábado, 13 de febrero de 1837

El autor romántico español, Mariano José de Larra, se suicidaba en Madrid de un disparo en la cabeza. Tenía 27 años.

Domingo, 14 de febrero de 1895

Se estrenaba en Londres la obra de Oscar Wilde, La importancia de llamarse Ernesto.

Dejar comentario

Deja tu comentario
Pon tu nombre aquí