La incidencia de las enfermedades neurodegenerativas

Las técnicas de investigación modernas permiten a los equipos científicos crear modelos de factores de riesgo y protectores

La UE invierte 25 millones de euros en investigar los factores que contribuyen al Alzheimer

.

Cordis / La Unión Europea invertirá 25 millones de euros para investigar los factores que contribuyen al riesgo de desarrollar enfermedades neurodegenerativas como el Alzheimer.

El programa conjunto de investigación sobre las enfermedades neurodegenerativas (JPND, «Joint Programme – Neurodegenerative Disease Research») ha publicado dos convocatorias de propuestas para que equipos científicos de toda Europa evalúen y amplíen el conocimiento que se posee sobre estrategias de atención sanitaria y social destinadas a los pacientes de estas enfermedades discapacitantes.

Imagen: Cordis

Según el profesor Philippe Amouyel, Director del Comité de Gestión de JPND: «La incidencia de las enfermedades neurodegenerativas como el Alzheimer y el Parkinson experimenta un crecimiento explosivo debido al envejecimiento poblacional, un proceso que influye enormemente en los sistemas sociales, económicos y sanitarios de todo el mundo. A raíz de ello, los Estados miembros han decidido invertir en este ámbito para así frenar la progresión de las enfermedades neurodegenerativas, prevenir su aparición y mejorar la atención que se presta a aquellos que las sufren, tanto pacientes como cuidadores.»

El profesor Amouyel añadió: «Esta inversión forma parte de una serie de iniciativas anuales de financiación pertenecientes al JPND que se desarrollarán en los próximos tres años y cuya finalidad es dar con soluciones a los principales problemas descritos en nuestra Estrategia Científica Europea. Por medio de las convocatorias de este año se pondrán 25 millones de euros a disposición de científicos de más de 20 países.»

Según apuntó el profesor Thomas Gasser, de la Universidad de Tubinga (Alemania) y presidente del comité consultivo científico de JPND: «Estas acciones suponen un importante paso adelante hacia la consecución de los objetivos primordiales de JPND, que son encontrar las causas, desarrollar curas e identificar formas adecuadas de asistir a los pacientes de enfermedades neurodegenerativas».

En las dos convocatorias publicadas se incluyen las siguientes enfermedades neurodegenerativas: enfermedad de Alzheimer y otras demencias, enfermedad de Parkinson (EP) y otros trastornos relacionados con la EP, enfermedad priónica, enfermedad de la neurona motora, enfermedad de Huntington, ataxia espinocerebelar y atrofia muscular espinal.

Con la primera convocatoria de propuestas se espera atraer a equipos internacionales que estudien los distintos procesos activos durante el envejecimiento normal en comparación con el neurodegenerativo y determinen la influencia que poseen los factores genéticos y del entorno. Distintos factores como los antecedentes familiares, el sexo, el nivel de estrés y la alimentación, entre otros, son capaces de modificar el riesgo de padecer alguna de estas enfermedades, aportar protección o incluso prevenir su desarrollo. No obstante, es muy probable que las enfermedades neurodegenerativas se deban a una combinación de factores genéticos, epigenéticos, medioambientales y sociales, por lo que resulta básico conocer sus relaciones e importancia relativa para así averiguar cuáles sería posible cambiar o modificar.

Las técnicas de investigación modernas permiten a los equipos científicos crear modelos de factores de riesgo y protectores. La financiación aportada por esta convocatoria permitirá utilizar estas técnicas y aplicarlas a las enfermedades neurodegenerativas. El conocimiento generado se podrá así aprovechar para el desarrollo de estrategias que permitan retrasar e incluso prevenir la aparición de estas enfermedades.

Con respecto a la segunda convocatoria, se considera que una mayor integración y coordinación de los enfoques otorgados a la atención sanitaria y social en toda Europa permitirían ahorrar costes y mejorar la calidad de la asistencia que reciben los pacientes de enfermedades neurodegenerativas y en consecuencia mejorar también la situación de sus cuidadores. Esto implicaría evaluar las fortalezas y las debilidades de la atención formal (por ejemplo la prestada en los hospitales) y la informal (la aportada por la familia y en el hogar). Los trabajos destinados a definir las mejores prácticas permitirán sentar unos cimientos sólidos sobre los que apoyar nuevas iniciativas que reduzcan las desigualdades y las ineficacias existentes y crear sistemas sanitarios y de atención a los pacientes de enfermedades neurodegenerativas equitativos, justos y eficientes.

En esta convocatoria se solicita a los equipos científicos que evalúen y comparen las políticas, las estrategias y las intervenciones relacionadas con la calidad, el acceso y el rendimiento de la atención que se presta a los pacientes de enfermedades neurodegenerativas. Se evaluarán, por ejemplo, vías de asistencia, intervenciones psicosociales y estrategias para la fase terminal. En esta convocatoria se valorarán también propuestas para perfeccionar las métricas que se emplean actualmente para evaluar el impacto de las intervenciones sanitarias y sociales sobre la calidad de vida de los pacientes y sus cuidadores.

Dejar comentario

Deja tu comentario
Pon tu nombre aquí