La influencia del cine centroeuropeo en la era poscomunista

Los artículos hablan del cine durante este período en Polonia y Eslovaquia. / Pixabay

¿Qué papel tuvo el cine tras la caída del comunismo? Escritores analizan la visión del cine polaco y eslovaco sobre la transición al mercado libre durante los años noventa del siglo pasado.

 

Cordis / Los medios de comunicación han mostrado siempre un gran interés en los años posteriores a la caída del Bloque del Este entre 1989 y 1991. Los años noventa del siglo pasado dieron lugar a un sinfín de cambios económicos, políticos y sociales en los países de la Europa central poscomunista. Estos cambios moldearon la democracia en estas zonas tal y como las conocemos hoy. Sin embargo, aunque la transición del socialismo al mercado libre ha sido objeto de innumerables estudios desde el punto de vista económico, político y social, su impacto cultural ha sido bastante ignorado.

El trabajo se centra en la República Checa Polonia y Eslovaquia y explora la respuesta del cine y la televisión de estos países ante la llegada del mercado libre

El proyecto financiado con fondos europeos ATFM está investigando el efecto de estos cambios en la perspectiva y la vida de la sociedad centroeuropea desde un punto de vista cultural. El trabajo se centra en la República Checa Polonia y Eslovaquia y explora la respuesta del cine y la televisión de estos países ante la llegada del mercado libre. La página web de la revista paneuropea en línea «Political Critique» contiene dos artículos sobre cómo se expresaron y plasmaron estos cambios en el cine y los programas de televisión de los noventa del siglo pasado. Basados en la investigación llevada a cabo por el proyecto ATFM los artículos hablan del cine durante este período en Polonia y Eslovaquia.

 

El cine polaco de los noventa: mucha pedagogía y poca calidad

Las películas polacas de la década de los noventa no eran precisamente muy buenas. Muchos entendidos en la materia las consideran intrascendentes y los críticos las atacan por no explicar nada sobre Polonia. Kaja Puto, la autora del primer artículo, coincide hasta cierto punto en que aquellas producciones eran de baja calidad, pero no está de acuerdo en que fuesen irrelevantes o que no explicaran nada sobre el país. Si bien es cierto que no reflejaban la situación de Polonia en ese momento, expresaban mucho sobre la transformación en curso.

El héroe de las historias en el poscomunismo siempre tenía valores occidentales, como el deseo de ganar dinero y lograr el éxito

Aquellas películas promovían la idea de que el estado no podía garantizar la prosperidad. El mensaje subyacente era que aquellos cambios los devolverían a la normalidad, representada por la imagen del mundo occidental. El héroe de las historias en el poscomunismo siempre tenía valores occidentales, como el deseo de ganar dinero y lograr el éxito. Por el contrario, su adversario era alguien que rechazaba esos valores y esperaba la ayuda del Estado, y se le conocía de forma peyorativa como un hombre soviético. En definitiva, el cine polaco asumió un papel formativo, se centró en copiar los patrones occidentales y se olvidó de las necesidades del país.

 

El cine eslovaco poscomunista carecía de voces críticas

El segundo artículo lo escribió el crítico de cine Matej Sotník y, desde su punto de vista, el cine eslovaco llegó a su fin cuando, en 1995, se privatizaron los estudios de cine locales. Aunque antes de 1989 estos estudios llegaron a tener más de mil empleados, la dura transición a la economía capitalista acabó por derrumbarlos.

En la Eslovaquia poscomunista de los años noventa del siglo pasado se produjeron menos de diez óperas prima

En la Eslovaquia poscomunista de los años noventa del siglo pasado se produjeron menos de diez óperas prima. Las historias tenían poco que ver con la situación política del país, y la televisión pública no era más que una herramienta propagandística cuyo contenido pasaba por la censura. Según Sotník: «Esta censura se ocultaba, perduraba y, de hecho, sigue existiendo hoy en día, en tanto que la radio y la televisión continúan bajo el control directo del Parlamento».

El equipo de ATFM (Articulating the free market: A cultural history of the economic transformation in central Europe, 1989-1999) tiene el objetivo de ofrecer una visión cultural innovadora sobre los cambios fundamentales que tuvieron lugar en la Europa central de los años noventa.

Dejar comentario

Deja tu comentario
Pon tu nombre aquí