La “intuición” influye en el comportamiento del inversor

Imagen de John Hain en Pixabay

Un estudio científico, publicado recientemente en la revista Scientific Reports, identifica el aumento del volumen de materia gris y de conectividad estructural en circuitos dopaminérgicos del cerebro de los inversores como aquellas áreas cerebrales más utilizadas cuando de invertir se trata.

 

UCM / Los investigadores apuntan a que este desarrollo neural viene determinado funcionalmente por vías genéticas asociadas con la biosíntesis de la dopamina, adrenalina y noradrenalina. Estos neurotransmisores se han relacionado con la sensibilidad a la recompensa, así como la actitud hacia el riesgo económico, siendo la recompensa y el riesgo los dos pilares sobre los que se asientan las decisiones de inversión.

¿Cómo es posible? Gracias a la plasticidad del cerebro. Un equipo de neurocientíficos y economistas en los que ha participado la Universidad Complutense de Madrid (profesor Tomás Ortiz, del departamento de Medicina Legal, Psiquiatría y Patología, Facultad de Medicina UCM), la Universidad Rey Juan Carlos y el Gordon Center for Medical Imaging – Massachusetts General Hospital – Harvard Medical School, han encontrado que estas vías dopaminérgicas se fortalecen a medida que los inversores ganan años de experiencia operando en los mercados financieros.

Se trata de un novedoso enfoque genético-conectómico de neuroimagen para investigar la influencia de la experiencia laboral en inversiones sobre la anatomía del cerebro

Tal y como se esperaba, estas áreas cerebrales han cambiado su estructura para englobar toda la experiencia acumulada invirtiendo en los mercados. La memoria de este aprendizaje incluye no sólo los eventos del mercado y las decisiones de inversión, sino también el conjunto de alteraciones orquestadas en el cuerpo cuando se siente una emoción a causa de un riesgo o una oportunidad. A pesar de que algunos inversores legendarios como Warren Buffet han afirmado que aquel inversor que tenga dificultades gestionando sus emociones, igualmente lo tendrá manejando su dinero, suficientes investigaciones han confirmado que no es obligatorio usar la fría lógica de Mr. Spock para tomar decisiones de alto riesgo. Esta investigación confirma que la “intuición” influye en el comportamiento inversor.

Los resultados obtenidos son pioneros dentro del campo de la neuroeconomía debido a la metodología empleada: un novedoso enfoque genético-conectómico de neuroimagen para investigar la influencia de la experiencia laboral en inversiones sobre la anatomía del cerebro.  Sin realizar tarea alguna de decisión para evitar sesgos cognitivos y vinculando la neuroimagen con la genética, estos investigadores han sido capaces de identificar la influencia de la experiencia laboral en la anatomía del cerebro del inversor.

Dejar comentario

Deja tu comentario
Pon tu nombre aquí